Deportes | Alem | Ticino | experiencia

"Ticino me recuerda a mi Alem"

Pablo Suárez consideró que "es raro que me llamen para dirigir a un equipo que ganó 2 de los últimos 3 títulos en la Liga. Veo en ellos la calidad, la experiencia y las ganas que tenía aquel equipo que integré en Alem"

Pablo Suárez es el actual DT de Atlético Ticino y fue uno de los mejores volantes de las últimas décadas del fútbol local.

Campeón con Alem, club de sus amores, emigró a Banfield donde firmó contrato y estuvo a punto de debutar en primera, pero los saqueos en diciembre de 2001 postergaron el partido y luego la fecha. Llegó una oferta de Liga Deportiva de Quito, donde jugó profesionalmente, y una lesión frustró su pase a Corea. Volvió a Banfield, donde Falcioni lo dejó libre, y en su regreso a casa fue bicampeón con Alem, luego con Yrigoyen y Rivadavia. Un crack, con una gran historia para comentar, y más de 150 camisetas coleccionadas.

“Tengo de todo un poco, pero más de 40 camisetas diferentes de Alem. Veo a los chicos que dirijo en Atlético Ticino, y tienen el mismo hambre y sentido de pertenencia que la generación de Alem que integré y ganó tantos títulos. Este año, iban por otro título, pero la pandemia detuvo todo. Espero que puedan jugar el próximo torneo Federal, porque son los actuales campeones de la Liga, y ya ganaron lo suficiente para probarse en otro nivel. Se lo merecen”, aseguró.

Aislado con sus afectos

Pablo Suárez está aislado con su familia, sin el virus, pero complicado por ser contacto estrecho ante el avance de covid 19.

Explicó que “mi señora Mariana Martino (hija del dirigente de Alem, Hugo) con mis hijas Paulina y Guillermina me acompañan a todas partes. Fui DT en Santa Eufemia, y me acompañaban con sus reposeras y el mate. Siempre me dicen que si nos tenemos que ir a otro país por el fútbol, nos vamos todos juntos. Me bancan mucho”.

Aclara que “tuve algún contacto en Ecuador, donde jugué. Crecer en lo que uno le gusta y tener su compañía no tiene precio”.

Estima que “los 25 días que llevo aislado con mi señora (y sus suegros) estamos bien, sin síntomas. Me dio negativo el hisopado, pero nos cuidamos hasta de tomar mate. Encerrados, y en mi caso trabajando con el colegio”.

Explica desde su experiencia que “el virus está entre nosotros. Hay que cuidarse. También la gente tiene la necesidad de trabajar, y es insostenible estar 7 meses en cuarentena. Yo perdí 2 trabajos temporales por esta pandemia: como DT y la Escuelita de deportes”.

Agrega que “mi sueldo de docente no alcanza. Hay que trabajar y entender que las medidas deben ser rigurosas y claras, porque es insostenible no poder trabajar, y no saber convivir con este virus. Si no te cuidás, estás equivocado, y estar 7 meses aislado es una locura”.

La escuela de vida

Destaca que “trabajo como profesor de educación física y como preceptor en el Colegio Inmaculada Concepción de Villa Nueva. Allí presenté un proyecto de Escuelita de Deportes hace 2 años”.

Señaló que “la Escuelita y mi cargo como DT en Ticino se pararon. Era insostenible seguir por Zoom, porque se sabe que no se jugará el torneo de la Liga”.

Amplió al señalar que “Claudio Filipa es el preparador físico, y siempre envió trabajos para los chicos, y en mi caso trabajamos con videos la faz táctica, pero se nota el desgano y desmotivación”.

Indicó que “la idea de los dirigentes era volver este mes en forma presencial, pero se complicó la situación”.

Añadió que “tenemos la ilusión de jugar un torneo superior. Este equipo ganó un par de torneos consecutivos con Germán Vicario, y tuve la suerte de que confiaron en mí para dirigir a un equipo que está armado, que juega muy bien, y que tiene hambre. Está en una edad justa este plantel, con muchos pibes de 25, 26 o 27 años con mucha experiencia en primera, y con caudillos grandes como Juan Bianchi o Bettiol que apuntalan la estructura, con pibes de inferiores que pintan para grandes cosas, y con un crack como Ayrton Páez”.

Manifestó que “no soy un necio para cambiar lo que hicieron bien. Si ganaron 2 de los últimos 3 torneos jugando muy bien, por algo fue. Es raro que te llamen para dirigir a un equipo con aspiraciones serias, y más allá de que en Alem me tocó dirigir a un gran equipo, este Ticino me recuerda mi Alem, que en 2003 y 2004 estaba en un momento justo, con pibes bien formados de mucha calidad, y con hambre y gran sentido de pertenencia”.

Rogó que “no se arrepientan los dirigentes y me respeten esta oportunidad que me habían confiado. Sé que le buscaron la vuelta, pero hay mucha incertidumbre. En las Ligas no volverá el fútbol en 2020. A Ticino iba con 3 jugadores y el profesor en mi auto a entrenar. Es imposible en la actual situación”.

Insistió en que “las escuelas están en idéntica situación. No es lo mismo enseñar virtualmente, el alumno no aprende lo mismo, y menos educación física. Como preceptor tenés que receptar todo lo que te envían los profesores, y las dudas que se le generan al alumno y a los padres. Tengo 3 cursos, es decir a 100 chicos a cargo”.

Señaló que “recién ahora se está aclarando que sólo pasarán de año los chicos que tengan el 30% de los trabajos aprobados, y los trabajos no aprobados deberán ser aprobados entre febrero y abril de 2021. Mientras cursarán otro año”

Capacitarse para crecer

Pablo Suárez fue un gran jugador, es profesor de educación física, preceptor, hizo el curso de DT, y ahora asumió otro desafío. Comenta que “estoy haciendo el curso de árbitro con Patricia Guerrero y Gabriel Chiaraviglio”.

Remarcó que “la UDAF lanzó esta posibilidad, y por ahora veo que me sirve de mucho para no protestar jugadas al vicio. Me doy cuenta que no conocemos todas las modificaciones a la reglas los DT. También me sirve para saber cómo nos ven ellos a los DT. Cambió mucho”.

Recordó que “capacitaciones hice siempre, y las charlas que se hicieron me sirvieron. Por supuesto, después hay que llevar todo a la práctica y evaluar la experiencia, pero conocer ayuda”.

Señaló que “de la misma manera que soñé como jugador, lo sigo soñando como DT. En Ecuador me llamaron tres veces, y si me surge voy a atreverme a aprovecharla”.

Se preguntó: “¿Quién dijo que no se puede llegar más arriba? Pienso que hay que capacitarse, aprender y experimentar. Ver qué corregir y mejorar, pero primero hay que capacitarse para ayudar a la suerte”

Manifestó que “dirigí a Alem en un torneo superior, y me dejó mucha enseñanza. No fue fácil con jugadores que eran mis excompañeros y amigos. Hicimos una gran campaña, pero pudimos llegar más lejos con un poco de contundencia, que es lo que faltó contra Banda Norte en los 2 partidos”.

Agregó que “Atlético Ticino tiene calidad, hambre y sentido de pertenencia para ir a jugar un torneo superior. Ojalá pueda volver a dirigir a este plantel, porque en tres partidos me encantó ver el nivel que tienen, lo bien que juegan, y las ganas de seguir ganando”.

suarez y compañía.jpg

las más leídas