Arquitectura | arquitecto | Arquitectos | Calamuchita

El Champaquí, a sus pies

Tres arquitectos precursores de las técnicas de arquitectura sustentable comparten la experiencia en la materialización de una casa que abre sus mayores visuales a las sierras grandes. Una verdadera obra totalmente amigada con el medioambiente.

Asentada sobre las sierras grandes de Córdoba, en el loteo Capilla Vieja, cercano al río Los Reartes en el Valle de Calamuchita, esta vivienda denominada por sus creadores “Ojo de Perdiz” se concibió como un lugar de descanso familiar, de uso eventual, pretendiendo ser el punto de conexión con las sierras de Córdoba, donde el Cerro Champaquí protagoniza la postal panorámica de las visuales hacia el oeste.

El entorno donde se implantó la propuesta contenía condiciones bioclimáticas específicas, como la amplitud térmica en ciertas ocasiones del año (hasta 25º C en lapsos de 8 hs), inviernos bajo cero y veranos calurosos.

TAPA arquitectura B.jpg

“Las estrategias de diseño se elaboraron en respuesta a esos condicionantes, por eso el uso de la tierra para los muros para amortiguar esa diferencia de temperatura, la separación de las cubiertas de techo para meter sol al espacio de mayor uso interior y también desde una conexión formal con el lugar, desde adentro desarmando los patrones de la geometría ortogonal y desde afuera, buscando amalgamarse con los perfiles montañosos”, señalaron los promotores de la obra.

Recursos naturales

El tejido urbano donde está inserto el proyecto carece de servicio de red de agua, por lo cual las cubiertas de techos se plantearon como superficies colectoras de agua pluvial ya que las precipitaciones anuales rondan los 800 milímetros, con mayor cuantía entre octubre y marzo, que es cuando más se requiere.

05a732e9-c944-4bbe-a504-64994cbe3381.jpg

“Su piel se desarrolló en técnicas de construcción con tierra, como agente de control higro-térmico, utilizando una mezcla de arcilla y fibra en su materialización con terminaciones de revoques, también con arcillas y arena”, sostienen.

Los techos se desarrollaron con el concepto de cubierta invertida, utilizando geomembrana de alta densidad de 600 micrones de espesor como aislante hidrófugo (previa aislación térmica) y luego la terminación de piedra de río sobre barrera una mecánica.

Ponemos especial foco en la huella de carbono. Ponemos especial foco en la huella de carbono.

El arquitecto Ignacio Serralonga explica a Puntal ADC que el cliente que les encomendó materializar la casa es un arquitecto de Buenos Aires que junto a su familia tenían cierta afinidad con las sierras de Córdoba y quería darle todos los aspectos de sustentabilidad posibles al proyecto.

Comenta que el mismo cliente diseñó un proyecto de planta como propuesta pero les encargó las cuestiones constructivas de materialización a los profesionales del valle serrano.

d4373377-5419-4c7d-addc-f54e434d110e.jpg

“Uno de los focos que tenemos puestos desde nuestro estudio para cualquier proyecto que abordamos es darle importancia a la huella de carbono, que uno va a generar. Apuntamos a la huella de carbono cero, que vendría a ser el grado de contaminación que uno va a generar. O bien, lo que se le saca al planeta al momento de hacer algo que queremos hacer”, señala Serralonga.

Y agrega: “Esa huella se contabiliza desde el tipo de material elegido, de dónde se extrae, cómo se procesa y cuánta energía se necesita para procesar esa materia hasta que sea utilizable. También qué logística requiere para el traslado y cómo responde en el paso de los años en cuanto a su vida útil; en síntesis, sería como el historial de vida de cada uno. Por ello, como proyectistas, al momento de elegir tenemos que optar por distintos materiales y desde la estructura hasta la terminación, nos fijamos mucho en ello”.

OJO DE PERDIZ / Capilla Vieja FICHA TÉCNICA: Autores: arquitectos Máximo Garrone, Christian Lico, Ignacio Serrallonga Nombre del estudio: “Hombre de Barro” – Vº Gral. Belgrano, Córdoba Ubicación: Bº Capilla Vieja, Los Reartes, Valle de Calamuchita Fecha inicio/final de obra: Agosto 2015/septiembre 2016 Superficie total:159 m2 - Superficie cubierta:132 m2

Por ello, el sistema estructural consiste en un esqueleto de madera utilizando postes de eucalipto para columnas, vigas de encadenado y cabios de techos, configurando una respuesta flexible y dúctil en relación a las normativas de sismo-resistencia según la localización (zona 1).

35b37566-dcb2-46dc-8add-523e393cf2e0.jpg

“El sistema se completa con los entramados de madera que se arman para los muros (técnica de quincha), que rigidizan y contienen la mezcla de arcilla y pasto coirón que se utiliza como masa de las envolventes. A nivel de suelo, las columnas se vinculan con una viga de hormigón armado”, sostienen.

Las aberturas son de madera y cuentan con doble vidriado. “Hay una gran diferencia en la huella de carbono con las aberturas de aluminio. El aluminio necesita 75 mil veces más de energía que la madera para ser producido y, con una buena madera y una correcta carpintería, se garantiza que no tengamos fugas y la respuesta térmica es óptima. En cambio, el aluminio transmite la temperatura exterior hacia el interior”, finaliza.

b0216e7c-ed36-46a1-a5f8-8f0ce4a0b5bd.jpg