Deportes | Atlanta | entrenador | estudiantes

Retratos desde Villa Crespo: así vive Fabricio Pedrozo la vuelta a las prácticas

El puntero es uno de los hombres importantes que tiene el equipo de Fabián Lisa y en exclusiva para Puntal contó las sensaciones de volver a entrenar después de tanto tiempo y los objetivos para el campeonato.

Atlanta debe ser junto con Estudiantes de Río Cuarto de las estructuras futbolísticas mas consolidadas en este campeonato de la Primera Nacional. Hasta con una génesis similar en torno a los proyectos, coherencia en el tiempo, venir de una categoría inferior como lo es la B Metropolitana o el Federal A.

Fabricio Pedrozo, nacido en El Dorado, Misiones en 1992 y con orígenes en San Lorenzo de Alma-gro, cuenta lo que es este tiempo de regreso a los entrenamientos, sumado a la incertidumbre sobre cómo va a jugar el campeonato en términos de continuidad. Dividiendo la cabeza entre una presunta final con San Martín de Tucumán o la continuidad como pareciera que va a ocurrir.

Entre otros temas, también habló de su paso muy exitoso por The Strongest de La Paz donde pudo ser campeón boliviano en 2016 que le permitió jugar Copa Libertadores.

-La verdad que arrancamos muy de a poco, no haciendo una pre-temporada exigente. Nosotros ya veníamos trabajando en casa, en nuestros patios o livings. Le dimos continuidad a ese trabajo en otros espacios, haciendo físico, fuerza y todos los días trabajos con pelota que están muy buenos, calibrando las piernas, los pases, porque nos hemos desacostumbrado a los pases finos, ha pasado mucho tiempo. Estamos bien, entrenando en grupos separados y de a poco ir agregando jugadores para tener más trabajos por hacer. Calculamos que la próxima semana puede haber oposición en los entrenamientos, hay muchas expectativas y por eso nos estamos preparando para lo que tenga que ser, aunque no tenemos precisiones todavía.

-¿Al menos salir y hacerlo al aire libre es ya un avance no?

-Es algo hermoso, volver a estar en una cancha con el solcito de la mañana. No tenemos el vestuario porque hay que ir cambiados, pero tenemos un pequeño momento para entrenar y compartir con los compañeros, estábamos en grupos de a seis, ahora son ocho. La ver-dad que nos hace bien a la cabeza y en lo físico es volver a encontrarse con la pelota, nos pone muy contentos y disfrutando volver a los entrenamientos por mucho tiempo.

-No se sabe cómo continuará todo aún, ¿preocupa eso, el no saber cómo va a definirse el torneo?

-Uno sigue con la incertidumbre pero hay que esperar y preparase para cualquier cosa, si nos toca jugar una final o un reducido. Hay muchas cosas que pueden pasar y uno tiene que estar preparado para todo, hay que estar listo para lo que toque, con mucha expectativa esperando lo mejor. Veníamos haciendo todo muy bien, nos salía casi todo, estamos muy contentos por eso y tenemos que seguir así.

-En lo anímico como ha influido en la cabeza de ustedes como jugadores, el hecho de no poder jugar por tanto tiempo, ni una lesión con cirugía te lleva a estar parado de esta manera.

-Al principio no preocupábamos bastante, faltaban pocas fechas para las instancias finales, con nada más que un ascenso a Primera en juego, con muchos candi

datos y equipos que juegan bien. Estábamos por entrar en la recta final y nos pasa esto, al principio mucha preocupación, pensábamos demasiado pero estamos bien parados y volviendo, hoy en día nos sentimos mejor, desde lo anímico, lo físico y eso va ayudar mucho para lo que tenga que ser. Sean varios partidos o una final, el volver a entrenar ya nos pone bien y vamos a poder afrontar cual-quier compromiso.

-En Río Cuarto hay mucha expectativa por Estudiantes, ¿cómo lo has visto?

-Viene desde hace varios años haciendo buenas campañas, igual que Atlanta, con dos ascensos se-guidos peleando por la punta con buenos jugadores y buen funciona-miento. A nosotros nos ganaron bien, por ahí en el último podríamos haber empatado, creo que ju-gamos mejor pero por algo se llevaron la victoria, es un gran equipo de la categoría y se preparó para ascender como nosotros.

-Tuviste un paso por The Strongest, ¿qué fue jugar en un club grande e importante de Bolivia?

-Fue un paso muy importante en mi carrera. Es un gran club, me costó por la altura los primeros tiempos, acostumbrarme, pero cuando lo pude hacer con varios trabajos físicos y demás cosas fue saliendo todo bien. Empezar a jugar a ganarme la titularidad, tuve al profesor Cesar Farías (reco-nocido entrenador venezolano) me enseño muchísimo, es un hom-bre muy inteligente. En ese primer torneo fuimos campeones, alcanzamos en la última fecha a Bolívar que iba puntero, jugamos la final por el campeonato, se la ganamos y pude hacer el primer gol de la final. Fue algo muy importante para mí, el llegar ser campeón por primera vez, jugar Copa Liberta-dores y llegar hasta octavos de final donde quedamos afuera con Lanús. Fue un gran año aunque no pude renovar y me vine para Atlanta. Después logré el ascenso con el club (a la Primera Nacional, desde la B Metropolitana), fueron grandes años para mí en lo indivi-dual aunque uno siempre aspira a más y tiene la ambición de seguir creciendo y logrando cosas en el fútbol.

-¿Qué es la figura de Pablo Escobar en The Strongest? (delantero paraguayo nacionalizado boliviano, emblema del conjunto paceño).

-Aprendí muchísimo de él, es un gran delantero y a sus 38 años cuando fui estaba intacto. El jugaba de nueve, metió mucho goles, siempre se lo veía mano a mano con el arquero, era muy inteligente. Lo disfrute y fue algo muy bueno para nosotros porque nos ayudó en un montón de cosas en ese año. Junto con Farías ayudaron mucho a lograr el campeo-nato.

Lo que se lee ahora