Río Cuarto | bebé | mamá | situación

Abandono de bebé: "No hizo nada que llamara la atención", dijo la enfermera

El pequeño ya se encuentra con una familia de acogimiento, según indicó la responsable de la Senaf, Estela Larrarte.

La maternidad Kowalk vio perturbada sus actividades cuando una madre abandonó a su bebé, luego de presentar datos falsos ante los trabajadores de la institución.

El hecho sucedió el martes, cuando una mujer, de aparentemente 29 años de edad, se presentó ante los profesionales por dolencias propias de un embarazo avanzado. Quien atendió a esta persona fue la licenciada en Obstetricia, Mónica Roda, quien fue la encargada de asistir el parto.

“Las licenciadas en Obstetricia somos las primeras en recibir a las pacientes. Le hicimos el ‘triage’, le preguntamos el motivo de la consulta y después le hicimos la evaluación pertinente. Si mal no recuerdo, ella dijo tener 29 años, siendo éste su cuarto embarazo, supuestamente”, recordó la profesional de la salud, sobre los primeros momentos de contacto con la mamá del bebé.

“La evalúo y constato que está en franco trabajo de parto. Tenía una dilatación avanzada, por lo que debió ser internada. Estaba sola, con un pequeño bolso de mano, nada más”, detalló Mónica, quien luego agregó: “Ella me dice que, en alguna oportunidad, se había atendido en el Hospital. Los partos anteriores los había hecho en el nosocomio local, por lo que no tenía historia clínica en nuestra Maternidad”.

Acto seguido, la obstetra le pidió su documento y la mamá afirmó no tenerlo consigo. “Me dice no haberlo traído”.

En este punto, la situación empieza a presentar algunas anormalidades, pero el proceso continúa con su ritmo habitual.

“Al tomar todos sus datos, le pido el número del documento y ella manifestó no recordarlo, algo que se puede llegar a dar en algún que otro caso, pero es muy raro que nos olvidemos nuestro número de DNI”.

La obstetra recuerda que la mujer es internada a las 19 horas, teniendo a su bebé a las 20.45, aproximadamente. “Fue un parto normal y no hubo nada que nos llame la atención”, detalló.

Una vez que se presenta al recién nacido a su mamá y se da el fortalecimiento post parto entre ambos, el infante es apartado para hacerle los chequeos correspondientes.

“En ese momento, me quedo hablando a solas con ella. Le comento que en un mes o dos, como máximo, la quería controlar en el Hospital, porque se habían detectado ciertas disfunciones en el suelo pélvico. Le pido su número de teléfono para citarla y ella me lo da de forma natural”, rememoró Roda.

Luego de todo este proceso, se le brinda la cena a la reciente madre, quien pide tomarse una ducha, mientras su hijo ya se encontraba al lado de su cama en su cunita.

“Cerca de medianoche el bebé lloraba. La enfermera de la sala se da cuenta y va a ver si le pasaba algo. Cuando entra al baño, se da cuenta de que la mujer se escapó, siendo que pudo haber salido por el baño, de ahí al patio y después retirarse por la puerta central. La Kowalk no tiene cámaras y nadie vio nada”, indicó la trabajadora de la Maternidad.

“Comunicamos lo sucedido a la directora y luego a la Policía. Más allá de no representar un delito, se debe dar aviso. Rápidamente, acudieron los oficiales que notificaron a la Senaf. Llamamos al teléfono que ella brindó, contestándonos un señor que nada tenía que ver con todo esto”. Y continúa el relato: “Tengo entendido que la Policía fue a la dirección aportada, siendo la misma un edificio abandonado. Nos comunicamos al Hospital para pedir datos y no coincidían con los brindados por ella. El teléfono tampoco era el suyo, porque al llamar nos contestaron de una tienda de electrodomésticos”, comentó Mónica, entendiendo en ese momento “que esto, seguramente, fue algo premeditado”.

Por suerte, el bebé se encontraba en óptimas condiciones. “Tuvo un peso lindo de 3 kilos 280 gramos”, destacó la doctora, quien recuerda que, en 12 años como profesional, “Nunca me pasó algo igual. Mi compañera, que tiene el doble de años de trabajo, tampoco vivió una situación semejante. Sí he tenido casos en los que la mamá se escapó, pero siempre lo hacía con su bebé”.

“A veces nosotros, como profesionales, y la sociedad en general, tenemos que ser más empáticos y no debemos juzgar a esta mamá, más allá de toda esta triste situación generada para el bebé”, recalcó la profesional de la salud, que fue quien vivenció desde un primer momento esta particular historia de vida.

A pesar de tratarse de una situación de abandono de persona, para la obstetra “hay algo importante y positivo en todo esto y es que esta mamá eligió una maternidad con profesionales, donde la contuvieron y, ante cualquier situación, acogerán a ese recién nacido de la forma más adecuada. Para que haya tomado tal decisión, seguramente, debe haber pasado por algo muy grave que sólo ella y Dios conocerán”.

Educación sexual

La doctora Roda, a modo de cierre, dejó sobre la mesa un tema que ha tomado mucha relevancia durante estos últimos años, que puede prevenir muchísimas enfermedades y otros problemas en esta materia.

Para la especialista, “la educación sexual es tan necesaria, porque vemos muchas situaciones que se dan tanto en las clases sociales más altas como las más bajas. No hay diferencias, la educación sexual es importante en todos los niveles, porque podemos advertir sobre los métodos anticonceptivos correctos para cada mamá”.

“También es significativo hablar de las relaciones sexuales y las enfermedades de transmisión, porque en este último tiempo han aumentado de manera exponencial, y lo vemos muchísimo en los adolescentes. Es por esto que queremos hacer hincapié en esta problemática y en los controles adecuados para poder combatirla. Con la educación sexual, podemos prevenir muchísimas cosas, como un embarazo no deseado o una enfermedad por transmisión sexual”, finalizó la licenciada.