Nacionales | presidente | BID | Estados Unidos

Claver-Carone, el candidato de Trump, fue elegido como presidente del BID

Por primera vez en la historia de la entidad crediticia, su titular no será un latinoamericano.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció que eligió ayer al estadounidense Mauricio Claver-Carone, hasta ahora asesor del presidente Donald Trump, como su presidente para los próximos cinco años.

Los 48 gobernadores de la entidad se reunieron de manera remota para escoger al sucesor del colombiano Luis Alberto Moreno -quien concluye su tercer período consecutivo al frente del organismo-, que por primera vez en la historia del BID no será un latinoamericano.

Claver-Carone, actual director de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, asumirá el 1 de octubre por un período de cinco años, con posibilidad de reelección.

Será el quinto presidente en la historia del BID, luego del chileno Felipe Herrera (1960-71), el mexicano Antonio Ortiz Mena (1971-1988), el uruguayo Enrique Iglesias (1988-2005) y Moreno (desde 2005).

Como presidente estará a cargo de las operaciones del Grupo BID, formado por el propio BID y las divisiones BID Invest (de asistencia al sector privado) y BID Lab (laboratorio de innovación), informó el organismo en un comunicado en su sitio web.

El BID no precisó el resultado de la votación pero recordó que para ser consagrado presidente, un candidato debe ser votado por la mayoría absoluta de la totalidad de los votos de los 48 países miembros y al menos 15 de los 28 países de la región, incluidos Canadá y Estados Unidos.

No obstante, fuentes del organismo afirmaron que Claver-Carone recibió 30 votos de gobernadores y 23 de países de la región y se registraron 16 abstenciones.

La asamblea iba a realizarse en mayo pasado en Barranquilla, Colombia, pero fue aplazada debido a la pandemia de coronavirus.

Claver-Carone llegó a la votación como el único candidato, después de que Estados Unidos, el principal accionista del BID, rompiera una regla no escrita que rigió a lo largo de las seis décadas de vida de la institución con sede en Washington, según la cual un latinoamericano ejercía la presidencia, secundado por un estadounidense.

Malestar en la región

La decisión de la Casa Blanca causó malestar en varios países de la región, así como en numerosos expresidentes y excancilleres.

En ese contexto, la Argentina, Chile, Costa Rica y México argumentaron que la votación debía posponerse nuevamente debido a que la pandemia no permitió el debate adecuado, postura que fue acompañada por la Unión Europea (UE).

De hecho, la Argentina, que buscaba presentar al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, pero finalmente resolvió no postularlo, anunció el jueves que se abstendría en la votación.

Se rompió la tradición

“Dejamos asentada nuestra coincidencia con las múltiples y respetadas voces de las más variadas procedencias políticas, académicas, sociales e ideológicas que han expresado la inconveniencia para América Latina y el Caribe de vulnerar una tradición de gobernanza regional”, dijo la Presidencia argentina en un comunicado.

Antes, Costa Rica había retirado la postulación de su expresidenta Laura Chinchilla.

Abogado de 45 años, nacido en Miami de padre español y madre cubana, y criado en Madrid, Claver-Carone se convirtió en una figura ineludible de la comunidad cubano-estadounidense en Florida y Washington, a tal punto que cofundó uno de los comités de acción política anticastristas más influyentes de Estados Unidos.

Duro crítico del descongelamiento de la relación con Cuba impulsado en 2014 por el entonces presidente Barack Obama, se sumó al equipo de Trump durante la transición previa a la asunción y a poco andar se convirtió en su hombre de confianza para la política de Washington frente a América Latina.