Río Cuarto | bioseguridad | personal | Tribunales

El superintendente ratificó que se respetan las normas de bioseguridad

Carlos Lescano Zurro no ocultó su malestar por el reclamo del sindicato AGEPJ. Confirmó que en el Polo Judicial se llevan a cabo todas las medidas sanitarias para prevenir la pandemia y se mostró sorprendido por las quejas

Con el riesgo de la pandemia acechando desde los primeros meses del año, la tarea de Carlos Lescano Zurro al frente de la Superintendencia de los Tribunales de Río Cuarto se asemeja a la de Sergio Goicoechea, el arquero que en el Mundial de Italia 90 se consagró como un experto atajador de penales.

A poco de asumir en esta función que lo obliga a velar por el normal funcionamiento del Polo Judicial en su conjunto, se topó con la feria extraordinaria, que prácticamente paralizó el funcionamiento de la Justicia durante largas semanas.

Desde entonces, debió atender cada uno de los protocolos de bioseguridad que bajaban desde la provincia y, a la vez, tuvo que lidiar, por un lado, con la lluvia de reclamos de los abogados que exigían (y aún lo hacen) una mayor reapertura de los Tribunales y, por otro lado, con la postura de la Asociación Gremial de los Empleados Judiciales (AGEPJ), que, como sucedió la semana pasada, viene exigiendo que se implementen todas las normas de bioseguridad para que quienes transitan por el edificio ubicado en el noreste de la ciudad no corran riesgos en su salud.

Entrenado en la función de ser la cara visible de la institución, Lescano Zurro atendió solícito la consulta de Puntal, sin ocultar el disgusto que le generó la queja de AGEPJ, la que, a todas luces, consideró injusta y fuera de lugar.

“No comparto en absoluto lo que sostiene el gremio y ratifico que aquí se están cumpliendo todas las medidas de bioseguridad que nos indican los protocolos”, resaltó de arranque el funcionario, respondiendo así al comunicado que el sindicato hizo público el viernes pasado.

Recordó que a toda aquella persona que ingresa a los Tribunales se le controla la temperatura y se le brindan elementos de desinfección y dijo que, sobre ese punto, no tuvieron ningún tipo de sorpresa.

Además, recalcó que se toman todas las precauciones para que se respete el distanciamiento y nadie ingresa al edificio sin su correspondiente tapabocas.

Una de las objeciones que hizo la AGEPJ apuntó a la cantidad de empleados que se encuentran trabajando de manera presencial en las distintas áreas, como así también la falta de rotación del personal.

Sobre este punto, Lescano Zurro estimó que más del cincuenta por ciento del personal hoy está trabajando de manera presencial pero recordó que cada repartición tiene la atribución de preservar a aquellos empleados que por su edad o por alguna otra circunstancia se encuentren dentro de la población de riesgo.

“La rotación de personal se está haciendo en todos los casos en los que eso es posible, acá hay que tener en cuenta que todo el tiempo estamos haciendo equilibrio entre lo que se espera que hagamos para cumplir con el servicio de justicia y el cuidado que debemos tener para preservarnos todos”, puntualizó.

Pese a los periódicos reclamos de algunos letrados particulares, Lescano Zurro consideró que están trabajando a buen ritmo y reconoció que el cuello de botella se ha dado en las áreas que llevan a cabo sus tareas con los expedientes electrónicos: “Si antes teníamos cien expedientes que atender por día, hoy esa cifra es el doble, por eso se pueden generar algunas demoras”.

las más leídas