Río Cuarto | cajeros | alcohol | banco

A pesar del riesgo, en la mayoría de los cajeros no hay alcohol en gel

Son lugares de circulación permanente de gente, con habitáculos cerrados y sin ventilación. Sin embargo, sólo algunos bancos han puesto dispensers. Desde el Municipio indicaron que debería haber provisión de sanitizante

“Recuerde higienizar sus manos luego de la utilización del cajero automático”, dice la pantalla de la sucursal del Bancor que funciona en el Centro Cívico. Pero si el usuario quiere usar alcohol en gel o algún otro sanitizante deberá haberlo llevado él mismo. Hay dos cajeros y ningún dispenser.

El panorama se repite en la mayoría de los bancos de Río Cuarto, sean públicos o privados, a pesar de que los cajeros son lugares de alto riesgo para el contagio del coronavirus. En una de las entidades del microcentro, el Santander de Constitución, la cartelería recuerda lo importante de desinfectarse las manos después de usar los cajeros; sin embargo, no hay alcohol en gel. Sólo quedan los carteles que indican dónde debería estar el dispenser y eso hace suponer que alguna vez estuvo.

En la sede central del Banco Nación hay dos sectores con cajeros automáticos. Allí sí hay dispensers de gel sanitizante estratégicamente ubicados. En total, son tres. El único detalle es que ayer por la tarde ninguno de esos aparatitos blancos con botones azules tenía una gota de alcohol.

En la mayoría de las entidades no hay nada. En ninguna de las sucursales del Banco de Córdoba hay dispensers en los cajeros, por ejemplo. Sí están para la atención al público pero esos sectores que están abiertos las 24 horas y que reciben a gran cantidad de gente de manera permanente no tienen provisión de sanitizantes.

El Banco Hipotecario de la calle Constitución no tiene alcohol en gel, tampoco el ICBCde Sobremonte. En el Macro de Constitución no existe ningún dispenser y tampoco en el BBVA de Belgrano y Sobremonte.

El Banco Galicia ha dispuesto un dispenser en su sucursal del microcentro, pero no hay nada en la de Presidente Perón Oeste y avenida Sabattini.

¿Cuáles son la excepción?Ayer por la tarde sí había dispensers (y tenían alcohol en gel) el banco Patagonia de calle Sobremonte, el Supervielle y el HSBC.

Entre las recomendaciones que emitió el Banco Central de la República Argentina, no está la de poner dispensers en los sectores de los cajeros automáticos. En el protocolo de salud que se dio a conocer el 20 de abril del año pasado, en el artículo 10, la autoridad monetaria señala:“Establecer una periodicidad regular para la limpieza y desinfección de cajeros automáticos en acuerdo con las jurisdicciones y con cronograma establecido. De igual manera, se deberá disponer de mensajes en las pantallas de los dispositivos, informando la importancia de la higiene de manos luego de realizar operaciones en el cajero”.

No obstante, si es importante higienizarse las manos después de hacer las operaciones, ¿cómo lo hará la gente si no hay alcohol en gel disponible? Si algunas entidades lo tienen, ¿por qué las demás no pueden hacer lo mismo? Si hasta el negocio más chico está obligado a tener alcohol o sanitizante en la entrada para que la gente se limpie las manos, ¿no está mucho más justificada la presencia de dispensers en los cajeros automáticos, que reciben a gran cantidad de personas de manera permanente?

Los riesgos

Isaac Pérez Villarreal, subsecretario de Salud de la Municipalidad, resaltó que los cajeros automáticos implican un riesgo adicional no sólo por la afluencia permanente de público, sino además por las características de los lugares.

“Todo lo que implique contacto aumenta el riesgo. Pero, además, en este caso tocás metal, tocás una pantalla y toca todo el mundo, uno detrás de otro. No es que hay un tiempo de desinfección entre un usuario y el siguiente, sino que es continuo el uso de los cajeros. Como recomendación, sería bueno que hubiera un sistema de alcohol en gel a la entrada, al margen de que el personal de mantenimiento y limpieza haga un recorrido periódico para desinfectar. Tengamos en cuenta, además, que en la mayoría de los casos son habitáculos muy cerrados. Y que los cajeros no están distanciados uno de otro, están muy cerca en realidad”, manifestó el funcionario municipal.

Como recomendación a los usuarios, Pérez Villarreal precisó que cada persona tome la precaución de llevar un recipiente individual de alcohol en gel y que lo use al ingreso y a la salida de los cajeros automáticos. “Es algo que hay que convertir en parte de la rutina. Es recomendable que la gente lo tenga, que lleve su propio desinfectante”, puntualizó el subsecretario de Salud.