Internacionales | casos | país | contagios

Con récord de casos, el gobierno de EE.UU. atribuyó el repunte al incremento de los testeos

Especialistas estiman que el número real de contagiados llegaría a 20 millones, diez veces más que lo que se informa a nivel oficial.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, atribuyó ayer el repunte de los contagios de coronavirus al incremento de pruebas hechas a la población, luego de que el país registrara un récord diario de 40.000 nuevos casos y las autoridades sanitarias estimaran que el número real de infectados rondaría los 20 millones, diez veces más que lo informado oficialmente.

"El aumento refleja el incremento del número de las pruebas realizadas", dijo Pence, responsable del comité especial sobre Covid-19, en la primera sesión informativa en casi dos meses sobre la evolución de la pandemia en el país.

Visión optimista

Si bien Estados Unidos -epicentro mundial del brote- roza los 2,5 millones de casos y los 125.000 muertos, con estados como Texas y Florida en máximos diarios de contagios, el vicepresidente aplaudió los "extraordinarios progresos" de la nación en la lucha contra el virus y afirmó que están "reabriendo el país con responsabilidad".

El discurso oficial es discutido por expertos médicos, que atribuyeron el rebrote de casos a la reapertura precoz de los estados y a la relajación de la población a la hora de aplicar el distanciamiento social.

Asimismo, alertaron que hay evidencias de que el virus está regresando y las muertes y hospitalizaciones están en aumento, sobre todo en el sur y el oeste del país.

Marcha atrás

De hecho, el incremento en las infecciones llevó a los gobernadores de algunos de los estados más afectados, como Arizona y Texas, a dar marcha atrás o poner una pausa en sus reaperturas.

Hace dos días, el país había registrado unos 36.000 casos y el miércoles alrededor de 34.000, pero los 40.000 del jueves baten el récord de 36.400 del 24 de abril, muy por encima de los 20.000 de promedio de la segunda mitad de mayo y la primera de este mes.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estimó que podría haber al menos 20 millones de personas infectadas, casi diez veces más que los 2,4 millones de casos confirmados hasta ahora en el país, la nación con más contagios y fallecimientos en el mundo.

"Probablemente detectamos el 10% del brote con los métodos que usamos para diagnosticar entre marzo, abril y mayo", señaló el director de los CDC, Robert Redfield.

El responsable sanitario dijo que esta estimación se basa en que sólo se están haciendo pruebas de detección de coronavirus a personas que presentan síntomas y aquellas que están asintomáticas y contagian a otros individuos.

A lo largo del sur y el oeste del país, varios estados están registrando una rápida aceleración de los contagios por coronavirus, una tendencia completamente a contramano de lo que sucede en Nueva York y los distritos vecinos, donde se vivió el pico en mayo y, gracias a una reapertura más cautelosa y gradual, el ritmo de nuevos casos y muertos se mantiene en constante descenso.

En un año electoral, se acrecienta la presión de la Casa Blanca para seguir avanzando en la reapertura de la economía y frenar la hemorragia de empleos: otro 1,5 millón de trabajadores pidieron el seguro de desempleo esta última semana y el gobierno confirmó una caída del 5% del PBI en el primer trimestre.

Sin embargo, algunos gobernadores comenzaron a desmarcarse y a reconocer que la situación sanitaria está empeorando.

En ese sentido, el mandatario de Arizona, el republicano Doug Ducey, decidió suspender el proceso de flexibilización de la cuarentena en su jurisdicción, tras registrar más de 3.000 infecciones diarias por cuarta vez en esta semana.

Los números "continúan yendo en la dirección equivocada", admitió.

Una decisión tomada también por uno de los dirigentes que más apoyaron la reapertura económica en un primer momento, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott.

En la última semana, Texas registró récords de hospitalizaciones, muertos y contagios diarios y el jueves batió incluso su propia marca con 5.996 positivos.

También Florida superó con creces su récord de casos diarios.

Lo que se lee ahora
las más leídas