Nacionales | chicos | social | 2019

Seis de cada 10 chicos de entre 0 y 17 años viven en la pobreza

Lo aseguró un informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA sobre un relevamiento realizado antes del brote de coronavirus

La pobreza entre los chicos de cero a 17 años creció 7,8 puntos porcentuales en 2019 y alcanzó al 59,5% de esta población, mientras que la indigencia aumentó 3,9 puntos y afectó al 14,9%.

Así lo reveló ayer el Observatorio de la Deuda Social Argentina, de la Universidad Católica, al presentar un documento estadístico correspondiente al Barómetro de la Deuda Social de la Infancia titulado: "Condiciones de vida de las Infancias Pre-pandemia".

El 21,8% de los chicos menores viven hacinados en la Argentina, una situación que impide el distanciamiento social que exigen las políticas sanitarias contra el coronavirus y que complica el aislamiento por la cuarentena.

Los indicadores del espacio del hábitat de vida siguen una tendencia muy estable a lo largo del tiempo, entre 2010 y 2019, pero con algunas mejoras relevantes en el último período, como en el déficit de saneamiento y contaminación medioambiental.

Sin embargo, la calidad de la vivienda y propensión al hacinamiento siguen una tendencia más estancada, según el informe académico.

En cualquier caso los niveles de déficit siguen siendo muy elevados; en 2019, la contaminación medioambiental afectaba al 46,9% de los chicos/as; el déficit de saneamiento al 40,1%; la calidad precaria de la vivienda al 23,9% y el hacinamiento al 21,8%.

Estos datos, dice el informe, son muy relevantes para pensar los tiempos de aislamiento social y principales medidas de higiene personal que se requieren para la prevención frente a la enfermedad que está afectando al mundo entero.

En la dimensión de la subsistencia la situación de las infancias es muy delicada: la pobreza monetaria se ha incrementado de modo significativo, afectando en 2019 al 59,5% de los chicos menores de 17 años, con un incremento de la indigencia por ingresos que llegó al 14,8%.

"En los últimos dos años (2018 y 2019) se agudizó de modo muy relevante la crisis socioeconómica y afectó especialmente a los hogares con niños", dice el informe.

La pobreza de tipo estructural a través del indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) sigue un curso estable con cierta tendencia a la baja, pero todavía afecta a 27,6% de los chicos en el país urbano.

Todo esto ocurre aun con una protección social a la infancia a través de la Asignación Universal por Hijo (AUH) que ha logrado una cobertura del 41%, según la UCA.