Espectáculos | cine | actor |

Oscar Martínez: "Algo pasó que me volvió visible para el cine"

El reconocido actor argentino filme en Madrid el tramo final de "Competencia oficial", la nueva película de Gastón Duprat y Mariano Cohn que encabeza junto a la dupla española Penélope Cruz-Antonio Banderas.

Oscar Martínez ya filma en Madrid el tramo final de "Competencia oficial", la nueva película de sus compatriotas Gastón Duprat y Mariano Cohn que encabeza junto a la dupla española Penélope Cruz-Antonio Banderas en una labor que para el actor ratifica que algo pasó que lo volvió "visible para el cine".

"Muchas de las películas que hice en los últimos siete años tuvieron un suceso importante, como 'Relatos salvajes' o 'El ciudadano ilustre', y así llego a la cuarta película que hago en España", repasa Martínez durante una entrevista telefónica con Télam.

Los otros tres largometrajes que estelarizó en aquel país fueron "TocToc" (2017, Vicente Villanueva), "Yo, mi mujer y mi mujer muerta" (2019, Santi Amodeo) y "Vivir dos veces" (2019, María Ripoll).

Pero, además, el autor y director teatral, de 70 años, recibió el 27 de agosto pasado la tercera distinción que otorgada por el Festival de Cine de Málaga, en este caso a su trayectoria.

"Allí me miman, me tratan con una consideración, una calidez y una generosidad que me dejan en deuda. De verdad tengo un vínculo por el que me siento en deuda", confiesa el artista que antes en Málaga obtuvo lauros como actor de reparto en "Kóblic" (2016, de Sebastián Borensztein) y como protagonista de la citada "Yo, mi mujer y mi mujer muerta".

En Málaga, el reconocimiento a la trayectoria de Martínez lo recibió el local Banderas, quien prometió entregarle la Biznaga durante el rodaje madrileño de "Competencia oficial".

En medio de esa profusa labor del otro lado del Atlántico, Oscar también multiplicó su filmografía argentina tomando parte reciente en "La patota", de Santiago Mitre; "El espejo de los otros", de Marcos Carnevale; "El ciudadano ilustre", de Cohn-Duprat; "Las grietas de Jara", de Nicolás Gil Lavedra; "La misma sangre", de Miguel Cohan; y "El cuento de las comadrejas", de Juan José Campanella.

La película es una suerte de comedia negra al mejor estilo corrosivo y mordaz que nos tienen acostumbrados Gastón y Mariano y que en esta ocasión tiene que ver con todo el universo del actor de cine porque Antonio y yo somos dos actores que nos aborrecemos y competimos exhibiendo nuestras vanidades, imposturas, contradicciones bajo la tutela de Penélope, quien encarna a una directora excéntrica y perversa La película es una suerte de comedia negra al mejor estilo corrosivo y mordaz que nos tienen acostumbrados Gastón y Mariano y que en esta ocasión tiene que ver con todo el universo del actor de cine porque Antonio y yo somos dos actores que nos aborrecemos y competimos exhibiendo nuestras vanidades, imposturas, contradicciones bajo la tutela de Penélope, quien encarna a una directora excéntrica y perversa

-¿A qué atribuís este presente tan ligado al cine?

-Algo pasó que me volvió visible para el cine. De "Relatos salvajes" (2014) para acá no dejé de filmar, que es algo similar a lo que le ocurrió a Ricardo (Darín) a partir de "Nueve reinas" (2000). Me empezaron a caer ofertas con una continuidad que antes, cuando privilegiaba mucho la actividad teatral, no se daba. Tuve siempre la suerte de poder elegir, pero es cierto que para el cine antes no se me convocaba tanto.

-¿Podría decirse que le encontraste el sabor a hacer películas?

-A partir de la continuidad encontré el placer que seguramente debe tener que ver con la comprensión del trabajo de un modo que antes me era esquivo. La experiencia permanente me permitió encontrarle el pulso al modo en el que se trabaja para hacer cine.

-¿Puede pensarse que para el actor hacer teatro y cine son casi dos oficios distintos?

-En lo esencial el trabajo es el mismo, aunque en el cine y por las interrupciones y porque vas saltando cronológicamente, deviene en otro oficio en ese sentido.

-¿Qué podés contar acerca de "Competencia oficial"?

image.png

-Es una suerte de comedia negra al mejor estilo corrosivo y mordaz que nos tienen acostumbrados Gastón y Mariano ("El hombre de al lado", 2009; "Todo sobre el asado", 2016) y que en esta ocasión tiene que ver con todo el universo del actor de cine porque Antonio y yo somos dos actores que nos aborrecemos y competimos exhibiendo nuestras vanidades, imposturas, contradicciones bajo la tutela de Penélope, quien encarna a una directora excéntrica y perversa.

-Ese mismo rodaje se suspendió en marzo por la pandemia ¿Cómo está ahora la actividad audiovisual en España?

-Se están haciendo más de 100 series y otros rodajes y de a poco va volviendo la actividad teatral. Entiendo que se tiende a convivir con el virus hasta que esto dure y esté resuelto con la vacuna.

-También por entonces pero aquí en la Argentina estabas preparando "Mi abuela, la loca" junto a Norma Aleandro y dirigida por Claudio Tolcachir ¿Te interesaría hacer teatro por streaming?

-A mí el streaming para el teatro no me va porque hacer y presenciar teatro es una actividad eminentemente presencial y comunitaria.

-¿Cómo atravesaste la cuarentena?

-Me costó mucho sobrellevar la cuarentena y se me fue toda la energía en eso sin poder aprovechar el tiempo, por ejemplo, para escribir. Lo cierto es que me desestabilizó mucho estar sin trabajar.

Lo que se lee ahora
las más leídas