Río Cuarto | ciudad | las | río

No tener fiebre y una declaración de no presentar síntomas, lo que exigen al entrar a la ciudad

Es en la posta sanitaria del acceso a Río Cuarto. Los usuarios hablan de las debilidades de la fiscalización en las rutas. Hubo evasiones

Casi en forma simultánea con el anuncio de los intendentes del Gran Río Cuarto, se reforzaron los controles sanitarios en las rutas de acceso. Sobre todo, para el tránsito de la Autovía 36 desde la ciudad de Córdoba, donde la situación epidemiológica por el coronavirus se agravó fuertemente. El monitoreo, que ahora se hace vehículo por vehículo, se limita a la medición de la temperatura corporal y a una declaración jurada sobre la presencia de síntomas compatibles con la enfermedad. También se verifican los permisos para circular, que se consiguen en la página Argentina.gob.ar. Hubo numerosos casos de evasión de los puestos a través de caminos alternativos, e incluso un par de detenidos por un hecho de este tipo.

El puesto sanitario que controla el ingreso de personas de la Autovía Gobernador Bustos empezó a operar las 24 horas, con controles de temperatura y un chequeo clínico.

La casilla de Salud se ubica a la altura del kilómetro 607 de la Ruta 36, y funciona con cuatro trabajadores por turno. Con el apoyo de de la Policía, detienen a los vehículos, toman la temperatura corporal y aplican un cuestionario que tendría validez de declaración jurada. En términos generales, se les pregunta a los viajeros si han tenido síntomas compatibles con Covid-19 durante los últimos días.

Si no tienen fiebre y declaran no haber tenido manifestaciones clínicas sospechosas, sólo les resta presentar el Certificado Único de Circulación para entrar o atravesar la ciudad. Ese permiso se consigue a través de la página oficial del gobierno, Argentina.gob.ar, y -según la situación particular- habilita a las personas a moverse libremente de una ciudad a otra.

Hasta el momento, según informaban ayer desde la posta sanitaria, no se detectaron personas con síntomas sospechosos de coronavirus en la ruta.

Con un brote de más de cien casos en el Hospital Italiano, que tuvo que ser desalojado por medidas de seguridad, y otro más reciente en el Mercado Norte, la ciudad de Córdoba es la más complicada de toda la provincia.

De hecho, las autoridades sanitarias tomaron la decisión de volver a la fase anterior de la cuarentena para contener este último foco, luego de flexibilizar por ejemplo la actividad del comercio.

En la capital provincial, el coronavirus tiene circulación comunitaria, lo que en términos generales hace más difícil el control del contagio. Esto significa que hubo personas que se infectaron sin haber tenido contacto con casos importados o su entorno.

Esa situación genera gran preocupación en el interior provincial, y en el caso de Río Cuarto, ha movido a las autoridades locales a reforzar los controles en la Autovía Gobernador Bustos, que habilita comunicación directa con la capital provincial.

Días atrás, este diario informaba que, después de una reunión de los intendentes del Gran Río Cuarto en el COE, se ponían en marcha los puestos sanitarios.

Y ayer, la atención se concentró en la comunicación con la ciudad de Córdoba. En la Autovía, la larga fila de vehículos para ingresar a Río Cuarto tenía una demora de hasta una hora antes de llegar a la posta de Salud. Y los viajeros daban cuenta, en general, de la liviandad de los controles en las rutas, tanto de la región como de otras provincias.

Desde un transportista al que controlaron por primera vez en la ciudad, después de hacer más de 600 kilómetros desde la Ciudad de Buenos Aires, a otro que, saliendo de Córdoba capital, cruzó todas las localidades de la Ruta 36 sin que le hicieran un solo chequeo hasta Río Cuarto.

Otros testimonios relataban ayer que, en las rutas de la región, los puestos sanitarios funcionan sólo de 8 a 20, lo que deja una amplia ventana sin control.

Finalmente, muchos se preguntaban qué prevenciones se toman con los posibles casos asintomáticos, como el caso de trabajadores que llegaban para prestar servicios en empresas locales.

En otro orden de cosas, también se dieron en los últimos días varios episodios de evasión al puesto sanitario, utilizando la vieja ruta a Córdoba, paralela a la autovía. Fueron numerosos los casos, y ayer se fijaron allí controles policiales.

De hecho, dos cordobeses de 31 y 40 años de edad fueron detenidos este miércoles por intentar evadir el control sanitario por un camino vecinal.