Río Cuarto | comercios | personas | actividad

A pesar de las amenazas de rebeldía, hubo sólo una decena de operativos en comercios

El gobierno señaló que hubo alto cumplimiento y que los negocios que habían abierto cerraron rápidamente cuando los inspectores llegaron. Hoy se habilitan las obras privadas

Finalmente, las amenazas de una rebelión masiva entre los comerciantes no se produjeron. Ayer, en el primer día de la extensión de la Fase 1 en la ciudad, los inspectores municipales apenas tuvieron una decena de intervenciones en comercios que habían abierto sus puertas a pesar de la prohibición motivada por el brote de coronavirus.

El secretario de Prevención y Control Ciudadano, Guillermo Natali, manifestó que en ninguno de los casos se tuvo que aplicar multas porque los agentes explicaron la situación y los propietarios de los comercios cerraron voluntariamente, sin oponer resistencia.

En total, las intervenciones de los efectivos municipales fueron 15, entre ellas en un partido de bochas. También debieron advertir a personas que estaban en espacios públicos tomando mates.

Pero, en general, desde el Municipio indicaron que el resultado fue positivo porque, si bien hubo más circulación de personas por la flexibilización de algunas actividades, no se registraron grandes inconvenientes.

“La verdad, excelente el comportamiento de los riocuartenses. Ha sido un día de conducta ejemplar tanto en el sector comercial como entre la gente que debió concurrir a los bancos. Tuvimos dos sucursales en las que concurrió una importante cantidad de gente -en el Banco de Córdoba de la calle Pedernera y en el Supervielle de Avenida Italia- pero pusimos a mucho personal ayudando a mantener el distanciamiento social y la gente se comportó muy bien”, manifestó Natali.

Los autoconvocados habían advertido que, en una reunión realizada a través de Zoom, un alto porcentaje estaba dispuesto a abrir sus puertas a pesar de la disposición municipal. Ese grupo aseguró que de un total de 500 comerciantes, el 95 por ciento había asegurado que ayer trabajaría. Sin embargo, la realidad fue diferente. En parte, porque la rebeldía ante disposiciones sanitarias implica fuertes multas para los infractores. Además, Río Cuarto adhirió a la escala provincial para las sanciones, que establece hasta 500.000 pesos de multa.

Desde el gobierno municipal indicaron que hasta ahora no debieron aplicar esa escala sancionatoria pero que van a hacerlo en el caso de que se comprueben incumplimientos sistemáticos.

A partir de hoy, estarán habilitadas las obras privadas y las industrias no esenciales sin atención al público. Por eso, ahí también estarán enfocados desde hoy los controles de la Municipalidad.

Desde que se lanzó la nueva Fase 1, desde los organismos de control reenfocaron los operativos, que eran principalmente vehiculares y que ahora se concentraron en los comercios, que pueden hacer operaciones pero solamente online, y en los bancos para evitar largas colas y aglomeraciones de personas.

Recién desde el sábado se podrá volver a la actividad tal como se desarrollaba en la ciudad hasta el 11 de septiembre, cuando el gobierno de Juan Manuel Llamosas decidió volver a la Fase 1 debido a la gran cantidad de casos de Covid que se vienen registrando desde el inicio de agosto.