Internacionales | Congreso | votos | penal

El Congreso peruano no reunió los votos para destituir a Vizcarra

No obstante, quedó sospechado por el Ministerio Público por un presunto hecho de connotación penal.

El Congreso unicameral de Perú quedó ayer muy lejos de reunir los votos necesarios para que prosperara la moción de vacancia del presidente de la república, Martín Vizcarra (foto), quien de ese modo continuará en el cargo.

La destitución del mandatario consiguió apenas 32 votos, muy lejos de los 87 necesarios para aprobarla, y aun de los 65 con que el viernes de la semana pasada fue admitida la moción para su debate y votación.

En cambio, 78 legisladores rechazaron la iniciativa y otros 15 se abstuvieron, en tanto cinco estuvieron ausentes, según la transmisión en vivo de la televisora oficial del Congreso.

Con el resultado puesto, el jefe de Gabinete, general Walter Martos, afirmó que “hubo conversaciones con algunos líderes políticos antes del proceso” de vacancia, pero aseguró que “no hubo ningún tipo de conversación bajo la mesa”.

La votación se inició alrededor de las 21.30 (las 23.30 en la Argentina) del viernes, al cabo de una prolongada sesión -realizada de manera remota- iniciada por la mañana, con la presentación voluntaria de Vizcarra ante el pleno del Parlamento.

El debate sobre la moción de vacancia duró poco más de siete horas y una vez que concluyó, antes de votarla, el Congreso insumió cerca de una hora y media en una breve discusión y dos votaciones sobre una reforma a la legislación sobre financiamiento de los partidos políticos, que fue aprobada.

De todos modos, Vizcarra quedó sospechado por el Ministerio Público, que lo relacionó con “un presunto hecho de connotación penal”.

La fiscal anticorrupción Janny Sánchez vinculó a Vizcarra y a la exministra de Cultura Patricia Balbuena con aparentes responsabilidades en la contratación irregular del cantante Richard Cisneros en el caso que originó el escándalo que motivó el juicio político al mandatario.

“Se advierte la presunta vinculación con altos funcionarios públicos como son el señor Martín Alberto Vizcarra Cornejo, actual presidente de la República, y la exministra de Cultura Patricia Jacquelyn Balbuena Palacios con un presunto hecho de connotación penal”, precisó Sánchez.

Lo hizo en la resolución en la que decidió investigar e imputar a tres exfuncionarias de menor rango.

Además, al no tener competencia para investigar a Vizcarra y Balbuena, Sánchez remitió un informe a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, para que ésta se pronuncie de acuerdo con sus atribuciones.

De cualquier forma, si se comprobara que Vizcarra cometió algún delito, sólo podrá ser procesado por la Justicia una vez que deje el cargo, lo que debe ocurrir el 28 de julio de 2021 o podría suceder antes sólo si el Congreso volviera a inciarle un proceso de vacancia y reuniera los votos necesarios para destituirlo.

Mientras tanto, Sánchez resolvió investigar e imputar a Mirian Morales, exsecretaria general del Despacho Presidencial, por colusión agravada, negociación incompatible, obstrucción a la Justicia y ocultamiento real; a Diana Tamashiro, exsecretaria general del Ministerio de Cultura, por negociación incompatible y colusión agravada en perjuicio del Estado; y a Karem Roca, exsecretaria privada de Vizcarra, por ocultamiento real y falsedad genérica en perjuicio del Estado.

Tamashiro dejó el cargo a fines de junio último y Morales y Roca fueron relevadas la semana pasada, luego de la difusión de unos audios -aparentemente filtrados por Roca- en los que Vizcarra pide a dos asesoras que mientan ante una comisión investigadora, lo que dio lugar al proceso de vacancia en el Congreso.

Aliviado por el resultado de la votación en el Congreso, Vizcarra llamó ayer a trabajar “todos unidos” para afrontar los desafíos que “realmente importan a los peruanos”.

“Los grandes desafíos del Perú nos exigen actuar con sensatez y responsabilidad; sigamos trabajando todos unidos por lo que realmente importa a los peruanos”, escribió en Twitter.

Así, llamó a “luchar contra la pandemia” de coronavirus y promover “la reactivación económica, el fortalecimiento de la democracia, el combate a la corrupción, para mejorar la calidad de vida de quienes más lo necesitan”.