Córdoba | Provincia | víctima

Córdoba ya registró seis casos de femicidio durante la cuarentena

Tras el asesinato de una mujer de 43 años en Colonia Caroya, la provincia acumuló ocho hechos en lo que va de 2020. Por el crimen descubierto el domingo último en un descampado, detuvieron al esposo de la víctima.

Durante el período de cuarentena decretado desde marzo, la provincia de Córdoba registró seis casos de femicidio.

El último episodio se descubrió el domingo en la localidad de Colonia Caroya. Con este, ya son ocho las mujeres asesinadas en contexto de violencia de género en lo que va de 2020.

Juana Francisca Valdez (43) fue hallada muerta en un descampado en la intersección de las calles 124 y 2. El cuerpo estaba semienterrado, confirmaron fuentes vinculadas con la investigación.

Como principal sospechoso, el fiscal de Jesús María, Guillermo Monti, ordenó la detención de Antonio Jeremías González (35), el esposo de la víctima.

El hombre sería la misma persona que advirtió a la Policía sobre la presencia del cadáver. Ahora es imputado por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar contexto de género.

Desaparecida

Por otra parte, se advirtió que Valdez había estado desaparecida pero nadie lo denunció.

Sospechan que la mujer fue enterrada en el lugar hace más de un mes; no obstante, el fiscal aguarda el resultado de la autopsia para determinar más datos sobre la mecánica y data de la muerte.

Sus familiares llevaban meses sin ningún contacto con ella. Ayer, su mamá contó que la víctima presentaba un retraso madurativo.

“Esto me cayó muy pesado. Lo único que pido es justicia para mi hija”, expresó Sabina Nicolasa Quinteros a la prensa local.

“Juana era más buena que el pan, no se merecía lo que le pasó. Si no quería estar con ella porque no la dejó que se fuera. No tenía necesidad de matarla, yo estoy bien segura de que él la mató”, agregó Claudia Quinteros, una de las hermanas de la víctima, quien confirmó que la mujer tenía hijos pero de anteriores parejas.

Anoche, un grupo denominado como “Mujeres autoconvocadas del norte de Córdoba” convocó a movilizarse en Jesús María para repudiar los femicidios.

Un delito que no se detiene

“Todos los delitos han descendido en este período menos los delitos vinculados a la violencia de género”, afirmó a Puntal Betiana Cabrera Fasolis, coordinadora de Mumalá Córdoba, en alusión a la etapa de aislamiento y distanciamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus.

“No han descendido porque nosotras tenemos a nuestros propios verdugos adentro de nuestros hogares o tal vez estamos cumpliendo aislamiento con ellos”, agregó la referente.

Cabrera Fasolis señaló que 1 de cada 5 víctimas de femicidio tenía denuncias por maltratos e incluso con medidas judiciales en el medio. Sin embargo, manifestó su preocupación por un 80 por ciento de las mujeres asesinadas que no acuden en busca de ayuda.

Por otra parte, afirmó que en la provincia, a diferencia de otras jurisdicciones se han dispuesto acciones como la posibilidad de denuncias telefónicas, pero consideró que aún faltan medidas más integrales para brindar una mayor contención a las damnificadas.

A su vez, precisó que la mayoría de los femicidios se están produciendo en el interior de Córdoba.

“Tenemos que saber que en el interior es mucho más difícil acceder a una denuncia o ir a una Unidad Judicial porque suelen estar más alejadas de los domicilios de las víctimas”, expresó.

“Nos falta a llegar a todos los rincones y sobre todo en las provincias”, consideró.

Añadió que en el país, en lo que va del año, están observando un aumento del 10 por ciento en la cantidad de femicidios.

Víctimas vulnerables

Cabrera Fasolis también se refirió a la situación de vulnerabilidad que presentan algunas de las mujeres asesinadas, por falta de redes de contención.

De ese modo, respondió en hechos como el de Mónica Ordóñez en Río Cuarto o el de Juana Valdez en Colonia Caroya.

“En este último caso ella también tenía una discapacidad y eso las hace mucho más vulnerables”, señaló la referente de Mumalá.

“Patologías psiquiátricas, consumos problemáticos o embarazos son situaciones que vamos registrando y vamos encontrando que las hacen más vulnerables”, subrayó la dirigente cordobesa.

El caso riocuartense de Mónica Ordóñez está contemplado entre los siete femicidios que ya se denunciaron este año en el interior de la provincia.

La mujer, de 35 años, fue asesinada el miércoles 5 de agosto en el predio de El Andino. En la causa hay dos detenidos.