Provinciales | Córdoba | Cámara del Trabajo | mujer

La asaltaron cuando hacía guardia en Córdoba y ahora la Provincia debe indemnizarla

La mujer policía será resarcida con un monto que supera los dos millones de pesos por el grave episodio que sufrió hace cuatro años, cuando custodiaba el edificio de Tribunales III, ubicado en la ciudad de Córdoba

Una mujer policía que sufrió un asalto mientras realizaba sus guardias en Tribunales III deberá ser resarcida por la provincia de Córdoba, que calificó los hechos como un accidente de trabajo.

La Sala Primera de la Cámara del Trabajo de la ciudad de Córdoba condenó a la Provincia a pagar $ 2.147.486 a P.Z.E., la mujer policía que fue atacada hace 4 años por delincuentes mientras cumplía una guardia en el edificio de Tribunales III, ubicado en la zona céntrica del Bulevar Illia 590.

La decisión se tomó en la causa caratulada como “P. Z. E. contra el Superior Gobierno de la Provincia de Córdoba”.

La sentencia número 156 fue emitida el 20 de octubre pasado y, tal como consignó el sitio especializado Diariojudicial.com, le sumó al monto definitivo que deberá recibir la agente los intereses, en concepto de indemnización derivada de las secuelas incapacitantes que le quedaron a raíz del hecho delictivo.

Los representantes de la Provincia desconocieron genéricamente los hechos invocados por la trabajadora durante todo el proceso.

Fue abusada sexualmente

La víctima relató que cuando estaba cerrando el portón de ingreso del edificio fue violentamente atacada por dos hombres, que le obligaron a cerrar e ingresar a los Tribunales. Acto seguido procedieron a golpearla fuertemente, sobre todo en la zona de los brazos y cuello, para luego continuar con abuso sexual sin acceso carnal, situación que se desenvolvió a lo largo de una hora y media aproximadamente.

No contentos con ello, al tener su vehículo dentro del edificio la obligaron a subir al auto, y con amenaza de un arma punzante, hicieron que les indicara dónde estaba su domicilio particular.

La Sala Primera de la Cámara del Trabajo de la ciudad de Córdoba condenó a la Provincia a pagar $ 2.147.486 a P.Z.E., la mujer policía que fue atacada hace 4 años por delincuentes mientras cumplía una guardia en el edificio de Tribunales III, ubicado en la zona céntrica del Bulevar Illia 590.

Cuando se encaminaban hacia ese lugar, el vehículo se detuvo porque se le trabó el embrague, oportunidad en la que la mujer aprovechó para golpear al delincuente que conducía y pudo escapar, solicitando ayuda.

En la demanda, P.Z.E. sostuvo que a causa de lo ocurrido fue derivada al Hospital, y transitó posteriormente un prolongado tratamiento médico y siquiátrico, con suspensión de tareas.

Accidente de trabajo

El tribunal calificó el hecho como “accidente de trabajo”, teniendo en cuenta que se produjo cuando la mujer policía cumplía su actividad de custodia en el edificio de la Cámara del Trabajo de la ciudad de Córdoba.

Sin embargo, la sentencia señaló que, a pesar de que la situación tuvo relevancia pública y los responsables fueron sometidos a proceso penal, los representantes de la Provincia desconocieron genéricamente los hechos invocados por la trabajadora durante todo el proceso.

“Resulta ciertamente incomprensible que, en un caso como el de autos, no hubiere existido una intervención activa de los funcionarios provinciales en aras no sólo de interiorizar a sus representantes sobre los antecedentes del caso, sino también de dar una solución pronta al conflicto, que involucraba un hecho de violencia muy grave contra una mujer integrante de sus fuerzas policiales”, sostuvo el tribunal.

Si se firma y no se cumple, una ley es letra muerta

Córdoba, mediante la norma provincial 10.628, adhirió a la “Ley Micaela”, que impone la capacitación en género de todas las personas que integran los tres poderes del Estado.

La capacitación está monitoreada por la Secretaría de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

La víctima relató que cuando estaba cerrando el portón de ingreso del edificio fue violentamente atacada por dos hombres, que le obligaron a cerrar e ingresar a los Tribunales. Acto seguido procedieron a golpearla fuertemente, sobre todo en la zona de los brazos y cuello, para luego continuar con abuso sexual sin acceso carnal, situación que se desenvolvió a lo largo de una hora y media aproximadamente.

Ahora bien, de la adhesión a la norma al efectivo cumplimiento de sus mandatos hay un trecho en ocasiones demasiado largo.

Así lo advirtió la sentencia que le ordena a la Provincia indemnizar a la mujer policía abusada y asaltada cuando se encontraba en funciones.

La Sala Primera de la Cámara del Trabajo de Córdoba calificó como “incomprensible” que los funcionarios provinciales no se hubiesen interiorizado del ataque que sufrió P.Z.E. ni le hubiesen dado una pronta solución.

Sobre todo, teniendo en cuenta que el ataque denunciado por esa persona se encuentra sobradamente probado a través de la sentencia número 11 que fue dictada por el Juzgado Penal Juvenil de Cuarta Nominación, antes de que la víctima presentara la demanda contra el Estado provincial.

El fallo que lleva la firma de Ricardo Agustín Giletta y Lilian Graciela Beligoy hace un severo llamado de atención a la Provincia, en el siguiente párrafo: “Evidencia una grave incoherencia que por un lado se legisle y se generen estructuras tutelares de la mujer víctima de violencia, si a la hora de dar obligada respuesta indemnizatoria a un grave y violento avasallamiento a la integridad de una agente propia, se la desentiende”, recalcaron.