Río Cuarto | Córdoba | Agua | departamento

Los meses sin lluvias ya complican los planes para la campaña gruesa

Las condiciones en el centro sur de Córdoba ya dificultan el desarrollo del trigo, que tuvo un recorte importante de siembra, tras un otoño y la mitad del invierno sin precipitaciones. Hay pronósticos poco alentadores para maíz.

El acumulado de precipitaciones de los últimos cuatro meses -los tres del otoño y lo que va del invierno- estuvo muy por debajo de los registros históricos para Córdoba y en particular para el departamento Río Cuarto. Pero además, las previsión climática anticipa que el trimestre agosto-septiembre-octubre traería tiempo seco, con un marcado déficit de agua, lo que ya no sólo complicaría el desarrollo de los cultivos de invierno, sino que empieza a dibujar un gran signo de interrogación para la próxima campaña gruesa.

Los habituales mapas de reservas de agua y pronósticos que publican entidades y organismos especializados mostraban hace un año tonalidades de verdes fruto de las lluvias que acompañaron, especialmente en toda la franja central del país. Ahora, esos mismos mapas están pintados con tonalidades de marrón.

Puntualmente, la Bolsa de Cereales de Córdoba realizó el balance hídrico de julio en la provincia y el departamento que más agua recibió sólo registró 2 milímetros en promedio. En el caso de Río Cuarto, sólo recibió 1 milímetro. Pero más atrás, el balance del período abril-julio revela que en el caso del departamento sumó menos de la mitad de los valores históricos. Según la Bolsa, se registraron unos 40 milímetros cuando el promedio se ubica por sobre los 90.

“Se agrava el déficit hídrico que ya se venía teniendo de meses anteriores. En el caso de julio, todos los departamentos estuvieron por debajo de la media histórica. La perspectiva para el siguiente trimestre es que las precipitaciones sigan estando por debajo de la media”, indicó la entidad.

A su vez, en el último informe productivo correspondiente a la segunda quincena de julio, la Bolsa remarcó que en prácticamente toda la provincia de Córdoba se observa déficit hídrico y daño por frío, producto de varios días con temperaturas mínimas bajo cero que ahora dejaron paso a días de marcas primaverales, al menos hasta mañana.

Sumado a esto, el Servicio Meteorológico Nacional dispuso en su informe trimestral que la zona central y el este patagónico tendrán mayor probabilidad de precipitaciones deficitarias. Y en una nota al pie destaca que “se seguirá monitoreando la evolución de las lluvias en la Cuenca del Plata debido al período marcadamente deficitario observado en los últimos meses”.

Por último, el Inta también reveló la situación y en su habitual mapa de Agua Útil (AU), que hace referencia a la lámina de agua aprovechable por los cultivos y que el suelo contiene hasta la profundidad efectiva de las raíces, ubica al sur santafesino, el este y sur de Córdoba en baja y hacia el departamento Río Cuarto y el centro, con una escasez en ascenso.

Por eso no sólo las consecuencias se están observando ya en la campaña fina, sino en los planes de la gruesa y sus planteos que comenzarán el próximo mes.