Tranquera Abierta | Córdoba | Alfredo S. Mondino | Legislatura

Reconocen a Alfredo S. Mondino por su gran trayectoria empresaria

Construyó junto a su esposa, y luego sus hijos, una firma familiar insignia en el mercado de hacienda y cereales. Hubo un acto en Del Campillo.

Alfredo S. Mondino es sinónimo de hacienda y cereales en el sur de Córdoba, porque la firma se asocia inmediatamente a Del Campillo, donde esta semana la Legislatura de Córdoba le rindió un homenaje a su vasta trayectoria empresaria que hoy lo lleva a trascender las fronteras de Córdoba y pisar fuerte en la región central del país. Desde su lugar de origen, la consignataria se consolidó como una potente referencia con representantes en Córdoba, San Luis, La Pampa, Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza; y con negocios en todo el país.

El reconocimiento, que fue extensivo a su mujer Lidia Báez, quien apuntaló la empresa en los momentos en los que el timón era difícil de contener, llegó por iniciativa del legislador radical Dante Rossi que fue parte del acto que esta semana se realizó en esa pequeña localidad, en donde además la firma logró tejer estrechas relaciones con buena parte de la comunidad.

Claro que, como recordó Mondino al momento de agradecer la distinción, “no todo fue color de rosas”. De hecho, rememoró que en los ‘80 pasó por Del Campillo un referente de la actividad de remate feria: Gaspar Brandemann. Y en esa oportunidad, le dijo: “Mirá, la gente no te va a terminar de conocer y no vas a terminar de crecer hasta que no te fundas por lo menos dos veses”. Mondino lo recuerda hoy con una sonrisa, pero asegura que en su caso se cumplió al pié de la letra: “Diría que me fundí dos veces y media. Menos mal que mi señora siempre estuvo allí y hasta dejó la escuela, que tanto le apasionaba, para ayudarme. Y logramos salir adelante en momentos muy duros. Después llegó la sangre jóven con mis hijos y más tarde mis hijas y todo un gran equipo que nos permitió despegar”, recordó el empresario en diálogo con Tranquera Abierta.

Mondino remarcó que hoy la situación es distinta: “A la empresa le está yendo bien, tenemos muy buenos equipos de trabajo, la verdad que formamos un buen grupo. La gente nos apoya, y la verdad es que nuestra característica es que somos todos muy sencillos, y eso siempre cae bien. Si con algo me caractericé es con ser igual con todas las personas sin importar quien sea, nunca hice distinción”, remarcó.

Y luego enfatizó que Alfredo S. Mondino es “una gran empresa familiar y es muy lindo porque trabajamos todos juntos. Cuando la gente viene a cobrar sabe que siempre uno hay, no que se fue el gerente, o salió fulano o mengano. Acá los días de vencimiento somos puntuales, y con la nuestra gente a fin de mes lo mismo. Nos gusta la seriedad y eso es lo que te lleva adelante”.

La firma tiene la característica de ser una de las principales consignatarias a nivel nacional y su semilla germinó en Del Campillo. Para transitar ese largo recorrido, Alfredo Mondino explica que “el secreto fue que la mujer es la base de todo; y cuando tenés la suerte de que te ayude es fundamental. Ella se encargó más de los chicos y cuando terminaron de estudiar a los dos varones les gustaba lo que yo hacía, les gustaba la feria. Y eso lo motiva a uno. Cuando me fue mal, mi mujer puso lo que tenía que poner y los chicos trabajaron muy bien, enseguida se pusieron con la empresa con métodos más nuevos y siguieron abriendo sucursales y abrimos el área cereales que fue una muy buena decisión”, indicó en la charla con Tranquera Abierta.

Ya en el homenaje, Rossi, que había llevado hasta Del Campillo el reconocimiento de la Legislatura, relató los argumentos que habían tenido en cuenta: “Tanto han hecho por su comunidad, con su ejemplo, su honestidad, su trabajo responsable. Uno lo ve a Alfredo con una trayectoria enorme al frente de la empresa; está Lidia también que sostuvo esta empresa que brinda trabajo y servicio; y es la consignataria más importante de la región. Uno desde Córdoba y desde distintos puntos de la provincia ve un nombre y una empresa registrada. Y desde Córdoba se mira con admiración a esos empresarios que trabajan y están al frente de una empresa familiar, le ponen pasión y brindan ejemplo y hacen crecer económicamente a una comunidad”, explicó el legislador radical.

Por su parte, Lidia Báez, agradeció “el reconocimiento a la Legislatura de la Provincia a la extensa trayectoria empresarial y solidaria. A las autoridades presentes, a nuestra familia, clientes y amigos, equipo de trabajo, a Dios y a mis ángeles custodios que nos permitieron sortear tantos inconvenientes y educar a nuestra familia y hoy ser fuente de trabajo para tantas otras en tiempos tan difíciles”, destacó quien para Alfredo fue la pieza fundamental en la construcción de la empresa.

Alfredo S. Mondino recibe reconocimiento a su trayectoria de parte de la Legislatura de Córdoba.

Por último, fue Mondino el encargado de recordar sus primeros pasos que lo llevaron a construir la firma que hoy lleva su nombre: “Entré a la cooperativa a los 22 años, después del servicio militar, y a los dos años me pusieron como gerente de la cooperativa, como encargado de Remate Feria. Algo que siempre me apasionó porque de chiquito con mi hermano jugábamos al feriero”.

Y continuó: “De ahí seguimos con buen éxito, trabajamos bien. Hicimos una pequeña empresa y luego a los 40 años decidí, como cualquiera que quiere buscar su destino, formar mi propia empresa”.

Pero sobre el final, dejó algunos principios a tener en cuenta: “Hay un dicho que dice que el mejor vendedor es el peor administrador. Y entonces pasó lo que me pasó. Vendía muy bien, era bárbaro, pero después faltó la administración”. Y allí Brandemann le adelantó lo que le pasaría.

Pero finalmente todo cambió. “Fuimos creciendo, nos esforzamos, somos gente de laburo, y nos equivocamos un montón de veces. Pero a lo mejor de 10 acertamos en 6 porque el que no se equivoca es Gardel”, concluyó Alfredo Sebastián Mondino.