Córdoba | campaña | producción

Córdoba tendrá la segunda cosecha de más valor con US$ 10.323 millones

Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba, la soja y el maíz explicarán gran parte de las divisas proyectadas. Es clave la suba de las cotizaciones de granos frente a una posible caída en la producción

Si bien el gran interrogante que permanece en el horizonte es qué pasará con La Niña y el aporte de agua que tendrá la campaña, hay un dato alentador que en parte se desprende de esa incertidumbre: el valor de los granos que no para de subir no sólo por el efecto climático argentino, sino especialmente por el de Brasil, que también pasa por la misma sequía, a lo que se suma la demanda china que se mantiene firme. Oferta en duda y demanda sostenida hace que los precios sigan hacia arriba. Ayer la soja cerró a US$ 438,70.

Por eso, pese a que en volumen el ciclo que ya se puso en marcha sería menor que el del año pasado en Córdoba, el resultado medido en dólares podría ser mejor. Así lo entiende la Bolsa de Cereales de Córdoba, que en su informe difundido ayer estimó que el valor bruto de la campaña ascendería a 10.323 millones de dólares, la segunda marca más alta de la historia, muy cerca de lo alcanzado en la 2012/13, aunque hay que esperar a ver dónde se detienen las pizarras, especialmente para soja y maíz.

El estudio de la Bolsa destaca que “el área sembrada para la campaña 2020/21 se estima en 8 millones de hectáreas para la provincia, que, utilizando rendimientos promedios, podría convertirse en una producción de 36 millones de toneladas de granos. Debido a los mayores precios esperados para el cierre de la campaña, el valor bruto de la producción se estima en US$ 10.323 millones, 20% por encima de la campaña previa”, detalla el informe a modo de introducción.

Por otro lado, el ingreso bruto de la producción se espera en US$ 7.886 millones. La campaña agrícola implicaría una inversión de US$ 2.486 millones por parte de los productores y un gasto potencial de US$ 678 millones en concepto de fletes. Adicionalmente, la producción agrícola y su comercialización generarían $ 15.668 millones en términos de ingresos fiscales para la provincia.

“Es importante destacar que esta estimación se basa en rendimientos promedios de los cultivos, por lo que el clima jugará un papel fundamental en los próximos meses”, alerta el informe.

El estudio recuerda que a la hora de producir un grano, el productor debe invertir dinero en insumos como insecticidas, asesoramiento técnico, semillas, entre otros. Debe poner a punto las máquinas para la siembra y la cosecha o contratar este servicio, pagar a sus empleados y llevar la mercadería al puerto de Rosario o la industria nacional donde luego se procesará el grano. “En fin, es el primer engranaje de uno de los principales generadores de ingresos, divisas y empleos del país”, explica.

En detalle

Para la campaña 2020/21, con una superficie cosechable de trigo próxima a 996 mil hectáreas, y un área sembrada de cultivos estivales estimada en 7 millones de hectáreas, la producción podría alcanzar 36 millones de toneladas, considerando los rendimientos históricos de los cultivos.

Considerando todos los cultivos mencionados, la producción agrícola provincial equivaldría a US$ 10.323 millones, lo que implica un incremento del 20% comparado con la campaña 2019/20 para ubicarse en el segundo valor más alto de la historia, un 18% por encima del promedio de las ultimas 12 campañas. “Este hecho se produce porque los precios compensarían los menores volúmenes producidos”, aclara.

Respecto al ingreso bruto de la producción, que mide la retribución a los agentes encargados de la producción, es decir la cantidad de dólares que se generan para los que participan del proceso productivo descontados los derechos de exportación y los gastos portuarios, se observa que la campaña 2020/21 tendría un potencial de alcanzar los US$ 7.886 millones, el valor más alto de las ultimas 12 campañas, reflejando un crecimiento del 24% comparado con la campaña previa, y ubicándose un 30% por encima del promedio.

Desagregando el valor bruto de la producción en los diferentes cultivos, se evidencia que el mayor aporte provendría de la soja, con US$ 5.758 millones, un valor 26% mayor al de la campaña previa y 8% por encima del promedio de las ultimas 10 campañas. En orden de importancia le sigue el maíz, que lograría un aporte de US$ 4.053 millones a la economía, lo que refleja un crecimiento de 34% respecto a la campaña 2019/20. Por su parte, el valor bruto de la producción de trigo sería 59% menor al del año pasado, y se ubicaría en un nivel 42% inferior al promedio de las últimas 10 campañas debido, principalmente, a la merma en el rendimiento del trigo a causa de la sequía. Respecto al sorgo, se observa que el ingreso potencial de divisas alcanzaría los US$ 134 millones, US$ 88 millones más que la campaña pasada.

Por último, la producción que se estima en 36 millones de toneladas requeriría alrededor de 1.200.000 viajes de camión, de los cuales 950.000 serían hacia el puerto y 250.000 dentro de la provincia. El transporte implicaría un desembolso de US$ 678 millones.