Nacionales | cuarentena | mayo | actividad

La mitad de la industria tuvo problemas para operar en junio por la cuarentena

El Indec indicó que el 5,6% de las empresas fabriles consultadas no tuvo actividad en ese período.

La mitad de las industrias consultadas siguió teniendo problemas para operar en junio y solo 46,4% pudo producir normalmente, informó hoy el INDEC.

En tanto, el 5,6% de las empresas fabriles consultadas no tuvo actividad en ese período.

El relevamiento, que muestra mejoras, indicó que el 46,4% pudo operar normalmente en junio contra un 38,6% que se había registrado en mayo último.

La encuesta, que alcanzó a 1.700 establecimientos, reflejó que el 48% operó parcialmente en junio contra un 50,3 de mayo.

Los establecimientos que no pudieron producir en junio alcanzaron al 5,6% del total de la muestra, mientras en mayo ese registro había llegado al 11,6%.

El leve aumento de los registros se debió a una mayor flexibilidad de la cuarentena impuesta por la emergencia sanitaria.

Entre las empresas que operaron parcialmente o no tuvieron actividad productiva, 39% declaró que la principal causa fue que no pudo contar con el personal necesario, otro 29% no tuvo pedidos mientras, que un 27% cerro u operó parcialmente debido a las restricciones de la cuarentena.

En los sectores manufactureros que trabajaron con normalidad, el rubro alimentos y bebidas y tabaco operó en un 78%, la refinación de petroleo en un 53% y el de madera, papel y edición lo hizo en un 50% de su capacidad y fueron los que manifestaron menos problemas para operar.

La industria textil, prendas de vestir, cuero y calzado tuvo la mayor proporción de locales sin actividad productiva ya que un 24% del total mientras que un 53% lo hizo parcialmente.

Según la encuesta, entre los locales que operaron normal o parcialmente, un 60% lo relacionaron con la caída de la demanda interna derivada del aislamiento y los problemas financieros.

Entre los problemas financieros, más del 60% de las industrias consultadas indicó que se debieron a la extensión de los plazos de pago de los clientes, y más del 50% a los cheques rechazados.