Deportes | Daniel Bertoni | Independiente | Seleccion

Daniel Bertoni: "Siempre vuelve a mi mente, me siento cada vez más campeón del mundo"

Hiperganador con su amado Independiente y uno de los 22 que levantaron la copa en Argentina 78, habló con Puntal. A pesar del paso de los años, el sentimiento por lo obtenido sigue creciendo

De los pocos jugadores en el mundo en anotar en la final de un mundial. Son muchas cosas para una sola carrera, usted ya lo sabe, forman parte de la memoria colectiva del futbolero argentino todo.

Gloria en Sevilla, Fiorentina y Napoli, una carrera internacional de privilegio en el fútbol del mundo.

En diálogo exclusivo con Puntal, así refleja este tiempo de regreso incipiente de la actividad en Sudamérica y lo que le deja ver el exitoso y atractivo fútbol europeo. Pasen y vean.

“Lo transito bien, veo mucho fútbol europeo, me gusta muchísimo. Veo un fútbol de primer nivel, eso me satisface mucho, de ver grandes equipos, el ritmo que imponen, la dinámica que tienen. Se dan grandes finales, como la del último viernes entre Sevilla y Bayern Munich por la Supercopa de Europa o la final misma de la Champions. Te deja sensaciones muy lindas ver un fútbol que progresa más y tiene mayor velocidad”, expresó.

-Si lo comparamos con el fútbol nuestro pareciera que es otro deporte.

-No sé si otro deporte, nosotros le mandamos los mejores jugadores. Lo que pasa es que la Argentina hoy no saca tanto grandes jugadores para exportar, yo no veo tantos grandes futbolistas y ahora más que nunca está el problema económico, que se torna muy grave y los clubes van a hacer ofertas bajas para aprovechar otro tipo de traspasos, más si tenemos en cuenta la inflación y cómo se devalúa el dólar.

-Cómo símbolo de Independiente ¿qué le sugiere el proceso Pusineri?

-Nada, porque no empezó nada todavía. Pusineri no tuvo tiempo de trabajar, llegó también Burruchaga y no tuvo tiempo de hacer mucho. Cuando comience el campeonato hay que ver, en Europa, por ejemplo, ya van comenzando, mientras que en Argentina no entendemos nada, dicen que ahora en estos días cuentan muertos de meses anteriores y no se sabe nada. Por ahora hay fútbol de la Copa Libertadores, que lo miro. Me gusta River que juega un fútbol distinto, con una presión distinta y que sabe bien lo que quiere. Acá muchos periodistas dicen de lo bien que presiona River, pero no es sólo eso, presiona, la roba y sabe cómo jugarla.

-¿Es el mejor equipo de esta parte del mundo hoy River?

-Yo creo que sí, a nivel sudamericano es uno de los mejores. A nivel local hace mucho tiempo que no gana un título en el país, diferente de lo que pasaba antes, cuando dominaba en la Argentina e internacionalmente le costaba. Me hace acordar mucho al Independiente de la época mía. Ganábamos cosas a nivel internacional y a nivel local nos costaba. Lo hablábamos con Bochini días pasados de lo que fue nuestro paso en los setenta, años en los que ganamos doce títulos, entre internacionales y locales.

-¿Se da tiempo para dimensionar todo lo que ha sido su carrera como jugador y todo lo que ha ganado?

-Hay tiempo de valorizar y revalorizar, pasa que en la época nuestra comparada con la de hoy, teníamos muchos menos títulos porque había también menos competencias en disputa. Fijate que el Bayern ganó casi todo en unos meses y sigue ahora jugando finales, en un año o una temporada mete ocho títulos de la nada casi.

-En el libro “100 motivos para ser hincha de Sevilla”, uno de ellos es la dupla Scotta-Bertoni, ¿qué significó el equipo andaluz en su vida?

-Hemos dejado un gran recuerdo, nos quieren muchísimo. Cuando fui al acto en el que a mi amigo Pablo Blanco (defensor histórico del equipo sevillano) lo ingresaban dentro de las leyendas del Sevilla, el recibimiento que tuve fue extraordinario. El propio Pablo me decía que le había opacado la fiesta por cómo me habían recibido, a lo que yo por supuesto le dije que no. La verdad es que rescato el amor y el cariño que me tiene el sevillano y el recuerdo que dejamos en una época en la que no era un equipo tan competitivo como ahora, que está repleto de figuras y de jugadores extranjeros y pocos españoles.

-¿Qué significó transitar los ochenta en Italia, donde estaba el mejor fútbol del mundo?

-Yo llegué a Fiorentina como único extranjero, distinto a lo que pasa ahora. Fui uno de los primeros en jugar en esa condición, el primer extranjero también en hacer un gol en el campeonato y la Copa Italia, tuve también esa suerte y quedar en la historia después de que se abrieron las fronteras. Luchamos siempre por ganar campeonatos en un fútbol muy difícil, donde estaba Juventus, que era casi toda la selección italiana, más Platini, Laudrup y Boniek, llevaban un montón de jugadores fantásticos. Después pasé a Nápoles y coincidí con Maradona, luego en Udinese lo hice con Edinho, Graziani, Collovatti, todos campeones del mundo. Era un campeonato con grandes figuras, hoy en día son muy pocos los italianos que se destacan en los grandes clubes. Ha cambiado mucho el fútbol.

-¿Cómo eran esos primeros años de Diego en Nápoles?

-Maradona fue uno de los más grandes jugadores de la década esa. Sumale a Platini, Falcao, Zico, Sócrates. Hoy pasa lo mismo con Messi, que está un escalón por encima de todos, pero sumale a Cristiano Ronaldo, Neymar, Ibrahimovic, todos de una gran calidad que son opacados por estas grandes figuras.

-¿Se acuerda seguido que es campeón del mundo?

-Siempre vuelve a mi mente, me siento cada vez más campeón del mundo. Le ganamos a una de las mejores selecciones de la época, de la década, que llegó a dos finales del mundo y las perdió contra dos grandes equipos como Alemania y Argentina. Nosotros en ese tiempo suplementario como lo ganamos lo pudimos haber perdido también.

-¿El mundo del fútbol fue injusto con Passarella por el trato que recibe hoy?

-Passarella como jugador, extraordinario, fue de elite para el fútbol mundial en aquella época. Después si no le fue bien como presidente, es una cosa aparte. Como técnico tuvo en River y la selección buenas producciones, con River fue campeón y con Argentina en Francia 98 no llegó a las semifinales porque no tuvo suerte. En la Florentina lo aman y es respetado mundialmente como jugador, a mí me pasa lo mismo, a los 65 años me llaman de todos lados para hacer notas, quiere decir que hemos dejado una marca registrada como jugadores.