Deportes | defensa-y-justicia |

Defensa sigue con su racha ante los grandes

Defensa y Justicia puso en fila a tres equipos grandes y les ganó a todos, empezando por Boca Juniors en la Bombonera, siguiendo con Racing en Florencio Varela y culminando con Independiente en Avellaneda, donde la victoria por 1 a 0, con gol de Mariano Barbeiro, en el cierre de la 24ta. fecha de la Superliga, le permitió alcanzar el décimo lugar que lo clasifica para la Sudamericana del año próximo, lo mismo que el Rojo, que está sexto. 

La frustración de Independiente por no poder rebasar a Huracán, quinto y último conjunto que está entrando a la Libertadores de 2019, se sumó a la derrota sufrida la semana anterior también como local ante el campeón brasileño, Corinthians, que le complicó las chances de clasificación a los octavos de final del actual certamen sudcontinental.

Por su parte, el Halcón, aunque con peor diferencia de gol, emparejó en puntaje a River Plate, el único grande de los cuatro que enfrentó en esta seguidilla que lo pudo vencer en el sur del Gran Buenos Aires.

Claro que todo esto tuvo una historia inmediata que fue la de anoche en el Libertadores de América, donde en los últimos cinco días el Rey de Copas no le hizo honor justamente a esa identificación.

Es que el primer tiempo de ambos conjuntos resultó malo porque al tener en teoría estilos similares se anularon mutuamente, cuando se podía imaginar todo lo contrario: que podía salir un partido abierto y entretenido.

Sin embargo ocurrió lo contrario, ya que se dio el típico encuentro en el que los protagonistas ya saben qué va a hacer el rival (Ariel Holan llegó a la dirección técnica de Independiente justamente desde Defensa y Justicia), por lo que ambos equipos quedaron circunscriptos a maniobras individuales que tampoco aparecieron.

En ese rubro sobresalieron dos futbolistas por lado: Martín Benítez y Juan Sánchez Miño en el local y Tomás Pochettino junto a Horacio Tijanovich en la visita, quienes probaron a ambos arqueros, quienes respondieron siempre con seguridad.

El local recién mejoró sobre el final de la primera parte, pero ya no tuvo tiempo suficiente para desarrollar ese dominio al plano de la efectividad en el área rival.

Sin embargo, el Rojo volvió a defeccionar en el arranque del segundo periodo y sobre todo después de los 11 minutos, cuando otra mala reacción del arquero uruguayo Martín Campaña, en una jugada muy similar al gol de Corinthians de la semana anterior, cuando fue al primer palo y se le escapó la pelota, le permitió a Mariano Barbeiro anotar el único tanto del cotejo.

Y lo malo de Independiente fue que renunció a su esencia después de esa conquista visitante, ya que ante la adversidad apeló a centros y pelotas largas cuando es un déficit habitual su juego aéreo.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Lo que se lee ahora