Policiales | Disparo | arma | Homicidio

La autopsia reveló que el disparo fue a corta distancia y hacia una zona vital

El informe del médico forense señala que la bala recorrió una trayectoria de entre 5 y 10 metros para impactar en una parte del cuerpo que es de alto riesgo para la vida humana. El imputado será indagado y trasladado al penal local

Los resultados de la autopsia realizada a Rafael Sosa -pescador asesinado de un tiro el domingo en Las Mojarras- no hacen otra cosa que confirmar el rumbo de la investigación que lleva a cabo por estas horas la Fiscalía de Instrucción de Tercer Turno, a cargo de René Bosio.

El informe emitido por el médico forense con relación al disparo efectuado por Marcos Orozco (28) concluyó en dos puntos fundamentales para la investigación: en primer lugar, que el tiro recorre una corta distancia (entre 5 y 10 metros), y en segundo lugar, que el proyectil de la escopeta impacta en una zona vital para el cuerpo humano (debajo de la cabeza y por sobre el cuello).

Cabe destacar que Orozco se encuentra imputado por los delitos de “homicidio calificado por el uso de arma de fuego” (en perjuicio de Sosa) y “tentativa de homicidio por el uso de arma de fuego” (por las lesiones que recibió el segundo pescador presente en el lugar del hecho, Rubén Lema)

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Provincia de Córdoba tomó conocimiento también de cuál fue la causa de la muerte del pescador: “shock hipovolémico por hemotórax por múltiples heridas de proyectil de arma de fuego”.

Este medio pudo conocer que la etiología medíco legal confirmó la calificación que hasta el momento sostenía la Fiscalía: fue un homicidio.

El propietario del campo y presunto autor del crimen permanece en la alcaldía a la espera de su indagatoria. Cumplida dicha etapa procesal, será trasladado al Establecimiento Penitenciario N° 5 de barrio Belgrano. Cabe destacar que este último designó como abogado defensor a Alfonso, Martín Silvano.

Domingo fatal

Efectivos del destacamento de Arroyo Algodón junto con personal de la patrulla rural sur llegaron al lugar de los hechos comisionados por la central de comunicaciones y evidenciaron que al costado del arroyo yacía muerto el pescador. Junto a él se encontraba Lema (también herido), que pudo dar cuenta de lo ocurrido.

En base a ese primer contacto comenzaron las averiguaciones para dar con el supuesto autor del disparo.

El hombre que sobrevivió al brutal hecho sostuvo que mientras pescaban en el arroyo se apersonó el dueño del campo. También dijo que tras una discusión, éste último efectuó el mortífero disparo. El arma homicida es una escopeta calibre 16.