Internacionales | domingo | Bolivia | votos

Bolivia: Arce cerró su campaña y afirmó que el domingo "se terminará esta pesadilla"

El candidato del MAS prometió ganar con más del 50%

El candidato presidencial por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, le prometió ayer al pueblo boliviano que en las elecciones del próximo domingo ganarán "con más del 50% y se terminará esta pesadilla", en referencia al gobierno de facto que lleva 11 meses de gestión, tras el golpe de Estado del año pasado contra el presidente Evo Morales.

Arce fue el orador de fondo en un colorido y multitudinario acto de cierre de campaña que protagonizó junto con su compañero de fórmula, David Choquehuanca, en la ciudad de El Alto, vecina a La Paz.

En tanto, el otro candidato en condiciones de disputar el triunfo, Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, cerró su actividad proselitista anteanoche en Santa Cruz de la Sierra, durante un acto en el que llamó a "derrotar definitivamente" el proyecto socialista de Morales.

"¡Somos mayoría, carajo!", cantó Arce ayer a la tarde en medio de las voces de sus seguidores en el acto, transmitido en directo por Facebook, para luego afirmar: "La derecha pensaba que iba a matar al MAS, pero ¡acá estamos! ¡Y vamos a ganar el domingo!".

"Luego del sangriento golpe de Estado hemos vivido una pesadilla en la que el pueblo ha sentido dolor, hambre; han vuelto el clasismo, la discriminación, la prepotencia", lamentó el exministro de Economía y luego convocó al pueblo a "defender la democracia" y a "construir un país más justo".

Según los sondeos, Arce marcha adelante en las preferencias de los votantes, pero no está claro si esa diferencia le alcanzará para ganar en primera vuelta (con el 50% de los votos o con 10 puntos porcentuales por sobre el segundo).

El expresidente Mesa sería, según las encuestas, quien podría entrar en esa segunda vuelta, para lo cual se beneficiaría de los votos que el domingo irán para otras opciones de derecha.

Mesa, quien gobernó Bolivia entre 2003-2005, cerró su campaña en la ciudad oriental de Santa Cruz, cabecera de la región más rica de Bolivia y más contraria al MAS, donde llamó a sus compatriotas a votar por él para evitar que el partido de Morales y Arce vuelva al poder.

"Que quede claro, que nadie se equivoque, porque somos los únicos que podemos derrotar definitivamente a Morales y a Arce, porque Arce no es otra cosa que Morales y Morales 'never in the life' (nunca más en la vida)", declaró Mesa y eligió el inglés para separarse del MAS, el partido que respondió a las exigencias indígenas de Bolivia.

"El único proyecto de futuro viable es de Comunidad Ciudadana", agregó el exmandatario, de 67 años.

Mesa decidió cerrar su campaña en Santa Cruz en vez de en La Paz, en un aparente intento por quitarle votos al derechista Luis Fernando Camacho, líder de un comité cívico local que cobró notoriedad hace un año cuando alimentó las sospechas sobre supuesto fraude en las elecciones del año pasado e impulsó las protestas que condujeron al golpe de Estado. Camacho, abogado de 41 años que figura tercero en los sondeos, cerró por su parte su campaña ayer a la tarde con una "gran caravana" por las calles de la ciudad de Santa Cruz.