Deportes |

El duelo entre España y el Portugal de Cristiano es el plato fuerte del Grupo B

Los equipos ibéricos pelearán por el primer puesto, mientras que Marruecos e Irán buscarán sorprenderlos

España, gran candidato al título en Rusia, dirimirá con el vigente campeón de la Eurocopa, el Portugal de Cristiano Ronaldo, el primer puesto de un Grupo B que tendrá a Marruecos e Irán como partícipes necesarios de esa disputa.

Ronaldo, ícono de Real Madrid y de un Portugal rey de Europa, se las verá con compañeros de convivencia en España, cuyo seleccionado fue campeón del Mundial de Sudáfrica 2010 y las Eurocopas de 2008 y 2012.

A pesar del revés del último Mundial, en el que cayó en fase de grupos, sumado a la decepción de la Eurocopa 2016 (eliminados en octavos), la selección española vuelve a partir como una de las grandes favoritas para llevarse el Mundial, y más aún después de ver la gran actuación del equipo en su última prueba de fuego antes de la Copa del mundo. 

Es que el conjunto dirigido por Julen Lopetegui dejó una gratísima impresión goleando 6-1 a la Argentina de Jorge Sampaoli, presentándose como clara candidata a levantar el trofeo que todo futbolista quiere en su palmarés. 

Pero Portugal llegará con ganas de hacer historia. La selección portuguesa jugará el séptimo Mundial de su historia y viene con antecedentes favorables. Al mando del actual seleccionador, Fernando Santos, arribaron a cuartos de final en la Eurocopa de 2012, alcanzaron los octavos en el Mundial de 2014 y finalmente lograron hacer historia conquistando la de 2016, su primer gran campeonato. 

Sobre sus jugadores clave hay pocos secretos, más allá de que es archisabido que Cristiano Ronaldo es el líder indiscutible de este equipo, que tras su espectacular actuación en la hazaña de su selección en la pasada Eurocopa y su buena campaña con el Real Madrid, fue premiado con el Balón de Oro. Tras el capitán emergen Pepe en la defensa, Moutinho en el centro del campo y André Silva como delantero central. 

Portugal es claro candidato a pasar a octavos de final. El asunto es saber si lo hará en el primer lugar o el segundo.

Por su parte, Marruecos volverá a disputar un Mundial después de 20 años y por supuesto que desde esta posibilidad la ilusión los deposita en la intención de una clasificación a octavos de final, que en la previa surge quimérica. La única vez que lo logró fue en México 1986. Pero esta vez el sorteo no lo ayudó demasiado al representativo africano, ya que se tendrá que jugar el pase a la siguiente fase con españoles y portugueses, por lo que una clasificación tendría tintes de hazaña. 

Y finalmente está Irán, que es "a priori" el equipo más débil del grupo. El seleccionado asiático participará por quinta vez en su historia en el gran evento mundialista, pero a pesar de clasificarse por segunda vez consecutiva, aún no ha ganado un partido desde la Copa del Mundo desde 1998. 

La figura de este equipo es Sardar Azmoun, delantero del Rubin de Kazán ruso, llamado a ser el máximo referente de la selección durante los próximos años. 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas