Villa María |

El equipo de emergencia nocturno receptó 156 casos de violencia

Trabaja desde el 15 de marzo de este año mediante un protocolo firmado en conjunto por la Secretaría de Inclusión Social, la Unidad Judicial y el Ministerio Público Fiscal. Allí acompañan y asesoran a personas que desean denunciar

El equipo de emergencia nocturno receptó 156 denuncias por violencia de género desde el inicio de su actividad el 15 de marzo del corriente año, siendo su primer abordaje el 22 del mencionado mes.

La coordinadora del espacio, Rocío Tosolini, explicó que hacen un acompañamiento y asisten a quienes denuncian.

Son cuatro los profesionales que llevan a cabo esta tarea, dos trabajadores sociales y dos psicólogas. Destacó que entre los primeros hay un hombre y una persona no binaria. Describió que trabajan en duplas, alternando semana a semana.

Equipo de emergencia

En torno al equipo de trabajo, detalló que existe un protocolo que fue firmado por la Secretaría de Inclusión Social, la Unidad Judicial y el Ministerio Público Fiscal.

En el marco de este convenio, afirmó que se abrió en la segunda nombrada una oficina que solo recepta denuncias por violencia de género.

“Lo que hace este equipo de emergencia es estar en la Unidad Judicial, trabajar en conjunto con los sumariantes de la misma y poder contener, también asistir a mujeres y personas con identidades disidentes que se presentan a denunciar un hecho de violencia”, remarcó Tosolini.

En ese momento, aclaró los alcances que conlleva hacer una denuncia y cómo articulan con otros espacios, por ejemplo el Hospital Regional Pasteur, el área Social de la Municipalidad en conjunto con el Polo de la Mujer para continuar con el acompañamiento.

“Es importante en estas problemáticas de violencias, trabajar en redes interinstitucionales para que la persona se sienta acompañada y se puedan satisfacer las necesidades de contención que requiera”, enfatizó la coordinadora del espacio.

Polo de la Mujer

La entrevistada premonizó que en el Polo de la Mujer el acompañamiento y la asistencia se realizan a solicitud de la Justicia mediante oficio o presentación espontánea de la mujer, que sin haber presentado denuncia se acerca a asesorarse.

En efecto, comentó que dentro del acompañamiento hacia la mujer, “la idea es que se adhiera al espacio, que entienda cuáles pueden ser los alcances de una medida de restricción, por ejemplo”.

De este modo, acentuó que se trata de darles las posibilidades, como ayudas económicas, para que pueda afrontar la situación que está vivenciando.

“Es importante remarcar que un vínculo puede estar atravesado por múltiples tipos de violencias, entre ellas física, psicológica, verbal, económica”, expuso.

Al respecto indicó que por eso trabajan con el área social del Municipio y con el equipo interdisciplinario de abogada, trabajadora social y psicóloga.

“El papel de un profesional de psicología es fundamental porque es, para mí, el que más secuelas deja y es muy difícil salir”, recalcó.

Por este motivo, aseveró que es fundamental el acompañamiento de profesionales que conformen un equipo especializado para poder contener a la mujer que está siendo atravesada por la violencia.

Justicia

En torno al accionar de la Justicia, Tosolini alegó: “Muchas veces es difícil entender el funcionamiento”.

Y agregó: “Por suerte, desde la Secretaría tenemos este equipo y el protocolo, por ende, tenemos buena relación. Hemos entendido que es importante trabajar en conjunto esta problemática”.

La entrevistada dio a conocer que cuando una persona denuncia violencia de género interviene en un principio la fiscalía de turno.

Allí, especificó, se investigan los hechos que presumiblemente pueden llegar a ser delitos.

Mencionó que del relato de la denuncia también se le da lugar a un juzgado de familia, en caso de que se encuadre dentro de la misma.

En relación a esto, precisó que la participación es para que pueda abordar los hechos.

En este caso, determinó que hay violencias y vulneraciones de derecho que se dan dentro del marco de un grupo familiar, una relación de noviazgo, un vínculo de familiares y parejas.

“Se aborda desde el plano provincial porque hay una ley que justamente, por entender que es una gran problemática las violencias que se dan dentro de la familia”, enfatizó.

En torno a por qué no son considerados ciertos hechos como violencia de género, Tosolini puntualizó que la violencia familiar está englobada dentro de la primera.

Y aclaró: “La violencia de género son aquellos hechos de vulneraciones de derechos que vive una mujer o persona con identidad disidente que pertenecen a LGTBIQA+”.

La división histórica del género adjudicada por el sexo, declaró, ha traido desigualdades pero no hay solo dos.

“Las diferencias entre sexo y género han servido para dividir la sociedad y para que sea organizada patriarcalmente de una forma en que los varones puedan ejercer el poder sobre las mujeres”, cerró.

Las nuevas masculinidades y el trabajo para erradicar la violencia de género

La coordinadora del equipo de emergencia nocturno y asesora legal de Polo de la Mujer, Rocío Tosolini, consideró que el enfoque y el trabajo sobre las nuevas masculinidades permitirían erradicar la violencia de género.

Mencionó que esta problemática se puede abordar de varias maneras, pero, desde su opinión, la forma de terminar con ella “es cambiar un poco la mirada de la sociedad y construir nuevas masculinidades para que no existan los varones violentos”.

“La Justicia puede funcionar de manera perfecta, el juzgado puede imponer todas las medidas establecidas en la ley, la fiscalía ordenar las detenciones de cualquier varón violento pero, en realidad, lo que se requiere es que no existan más varones violentos”, sentenció.

Para ello, consideró que “la única forma de entenderlo” es demostrar que “la masculinidad, como históricamente ha sido entendida, no beneficia a nadie”.

En este sentido y para finalizar, Tosolini acentuó: “Es complejo, por el momento el acompañamiento es fundamental, entender que ante un hecho de violencia todos estamos obligados a denunciar y es muy importante hacerlo”.