Policiales | estafas | Anses | Banco Central

Advierten sobre nuevas modalidades para cometer estafas virtuales

Los delincuentes llaman a los jubilados y les dicen que deben cambiar las claves bancarias para recibir un retroactivo. Se hacen pasar por empleados de Anses.

El famoso cuento del tío, una modalidad que recrudeció en pandemia, es aggiornado por los delincuentes a los nuevos tiempos y los estafadores se las ingenian para hacer caer en sus garras a los adultos mayores.

Sobre el cierre de marzo y los primeros días de abril hubo una seguidilla de casos en la ciudad y la región donde muchos vecinos fueron víctimas de los estafadores.

El caso de mayor resonancia que informó la Policía durante esos días fue el de una señora de 88 años del oeste del macrocentro de la ciudad que fue engañada al recibir una llamada de una mujer que se hizo pasar por su nieta, quien le dijo que un empleado bancario iba a ir a buscar el dinero ahorrado que tenía en su casa.

La mujer -convaleciente de coronavirus- le entregó unos 30 mil dólares y pesos argentinos a un hombre que se llegó a los pocos minutos a su casa.

Los modus operandi de los estafadores también van mutando como un virus.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FBancoCentral_AR%2Fstatus%2F1382321628776910850

Ahora, los adultos mayores reciben un llamado en el que les dicen que deben cambiar las claves de su cuenta bancaria y caen en la trampa para esquilmar sus pocos ingresos y hasta les sacan un crédito.

La trampa para enganchar a los jubilados es decirles que tienen un retroactivo de 98 mil pesos, a partir de un fallo de la Corte Suprema de Justicia por pagos que se venían liquidando mal.

El estafador se hace pasar por empleado de Anses para aprovecharse de los indefensos adultos mayores.

Las modalidades tradicionales de cuento del tío se siguen utilizando como: cambios de billetes por una nueva denominación, el pedido de dinero por un familiar secuestrado, los premios ganados por una cadena de electrodomésticos, entre otros.

En la mayoría de los casos, los llamados salen desde las cárceles y en el exterior hay familiares que completan el ardid.

Desde la Unidad Departamental de Policía se recomienda no entregar ningún tipo de dato personal ni clave de tarjeta o cuenta bancaria. Además, cortar la comunicación y realizar la correspondiente denuncia llamando al 101 o al 911.

Transferencias

Por otra parte, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) advirtió de una nueva modalidad delictiva, que se está registrando a partir del crecimiento de las operaciones virtuales.

“Prestá atención al recibir un aviso sobre un supuesto error al realizar una transferencia bancaria, es una nueva práctica ilegal detectada. No respondas a estos mensajes y comunicate con tu banco a través de los medios que te ofrece para hacer consultas”, señaló la entidad en su cuenta de Twitter.

Reiteró que no se deben compartir claves ni datos personales y que “tu banco no te llamará para pedírtelos”.

Los correos electrónicos que simulan ser legítimos (phishing), llamados y mensajes de texto falsos (smishing) son técnicas habituales para estafar. Se recuerda que las cuentas en redes sociales de los bancos tienen un tilde.

Ante la sospecha de haber sido víctima de un ciberdelito, realizar de forma inmediata la denuncia en la unidad judicial o en la policía.

Lo que se lee ahora