Nacionales |

Fracasó la audiencia de mediación entre el Presidente y Patricia Bullrich

La titular del PRO había dicho en una entrevista televisiva que el Gobierno intentó obtener un retorno de Pfizer para comprarle las vacunas contra el Covid

El presidente Alberto Fernández y la titular del PRO, Patricia Bullrich, se enfrentaron ayer en una audiencia de mediación luego de que la referente opositora lo hubiera acusado de hechos irregulares en la negociación con el laboratorio Pfizer por las vacunas contra el Covid-19, aunque no se vieron cara a cara.

La audiencia había sido convocada por el titular del juzgado civil 21 de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Sáenz, en el marco de la demanda que el jefe de Estado presentó contra la exministra de Seguridad con el objetivo de que se retractara después de haber acusado al Gobierno.

El Presidente y la dirigente opositora en ningún momento estuvieron cara a cara, sino que participaron de la audiencia desde despachos separados dado que la titular del PRO en ningún momento estuvo dispuesta a retractarse.

Ante la negativa de Bullrich a retractarse, el juez abrió el caso a prueba, acto que dispuso ante el abogado Gregorio Dalbón, representante legal del Presidente en esta demanda, y la parte demandada.

Fue en ese momento que el Presidente le dijo al juez que el cruce entre las partes solo tenía sentido si Bullrich estaba dispuesta a retractarse y, según pudo reconstruir Télam de fuentes seguras, enfatizó: "Estoy acá porque no soy corrupto ni ladrón, estoy defendiendo mi honor".

“No había posibilidades”

"Ella nos tiene acostumbrados a que declare por TN y La Nación+. Como no había posibilidad de retractación, no lo expuse al Presidente y se quedó en un despacho aparte. Ella estaba desesperada por verlo, lo que no tenía ningún sentido, solo la perversidad de querer insultarlo", sintetizó Dalbón al salir del juzgado, y se adjudicó la decisión de reservar a su defendido y evitar el cara a cara con la referente opositora.

El proceso judicial es porque la exdiputada nacional denunció que la presencia de un intermediario en las negociaciones entre el Estado argentino y el laboratorio sugerían que hubo un posible pedido de sobornos, algo que fue negado por el Gobierno y desmentido incluso por representantes de la empresa Pfizer: ante ello, el mandatario interpuso la demanda y dijo que el resarcimiento será donado.

La exministra de Seguridad ratificó sus dichos y cuestionó al mandatario por no haber accedido a un careo: "No se animó a mirarme a los ojos".

"Se escondió en un cuartito y mandó una patota", lanzó Bullrich, acompañada por su abogado, Néstor Balian.

"Es una vergüenza que el Presidente de la Nación haya venido para quedarse en cuartito guardado. Lamento que el Presidente no tenga lo que debería tener para enfrentarnos cara a cara", insistió la titular del PRO en la vereda del Juzgado Civil 21, al tiempo que narró que ratificó sus declaraciones en torno a la falta de acuerdo con Pfizer en la pandemia.

En ese sentido, profundizó: "¿Por qué ratifiqué mis dichos? Porque el contrato que el Presidente no firmó le trajo dolor a los argentinos; yo hoy lo que hice fue ser un canal de expresión de todos los argentinos que sufrieron por no tener la vacuna a tiempo".

A su salida en auto, la exministra despidió al jefe de Estado con señas que dejaban entrever que huía del lugar.

Contra Ginés

La referente del PRO había asegurado en declaraciones televisivas que el entonces ministro de Salud "Ginés González García dijo que para firmar un contrato con Pfizer tenía que haber un intermediario, que es el mismo de AstraZeneca, Hugo Sigman. Y Pfizer le dijo que no se podía. Que debían ser efectivos en el tiempo y la forma de producción de la vacuna".

"La actitud de González García fue intentar tener un retorno. Eso el Presidente no lo ignoraba", le había dicho la exministra de Seguridad del gobierno de Mauricio Macri al periodista Luis Majul en declaraciones televisivas que luego repetiría, palabras más, palabras menos, en otros reportajes.

"Eso no es un error, sino que es el intento de un negociado que no se cerró. No tengo dudas de que Ginés González García quiso un retorno por esa vacuna. Eso es criminal y lo tienen que investigar los fiscales de la Nación. Si llaman a las personas de Pfizer, ellos van a decir la verdad y no van a mentir", había asegurado Bullrich.

Fueron precisamente personas ligadas a Pfizer y el propio laboratorio a través de un comunicado quienes desmintieron los dichos Bullrich: "En ningún momento hubo pedido de pagos indebidos o existencia de intermediarios", aseveró el gerente de Pfizer, Nicolás Vaquer, al exponer en una reunión informativa realizada en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, en la que también aseguró que el laboratorio estaba haciendo "el máximo esfuerzo para traer la vacuna a la Argentina".