Internacionales | gobernador | Nueva York | social

Subestimamos la pandemia, dijo el gobernador de Nueva York

Tras describir un sistema de salud colapsado, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, reconoció ayer que el coronavirus "es un enemigo que subestimamos desde el primer día" y anunció que le pedirá más ayuda al presidente Donald Trump, el mismo día que la cifra nacional de muertos superó los 10.000, 3.048 en ese estado.

Pese al aumento constante de fallecidos, Cuomo destacó en Twitter que desde hace varios días la cifra de nuevos muertos no supera los 600, por lo que concluyó que "el distanciamiento social ha dado sus frutos", pidió "seguir así" y aseguró que estos números podrían indicar que la situación, tanto sanitaria como de transmisión del virus, está comenzando a estabilizarse.

Explicó que pese a la crisis sanitaria que vive el estado epicentro de la pandemia en el país, la cantidad de personas nuevas que ingresan diariamente a los hospitales disminuyó, al igual que la cantidad de pacientes críticos que requieren respiradores.

Pero advirtió que la gente debe seguir cumpliendo las medidas de distanciamiento social y confinamiento, en algunos casos. Hasta ahora el gobernador no había querido imponer esta norma por la fuerza, pero ayer destacó que elevó a 500 y 1.000 dólares las multas a quienes violen las reglas del distanciamiento social y confinamiento exigidas.

Además, anunció que "Nueva York permanecerá en pausa hasta el 29 de abril".

"Las escuelas no son una necesidad esencial, por lo que permanecerán cerradas. Hoy nuestra principal preocupación es la salud pública", argumentó.

Pero las medidas de precaución ya no son suficientes en el estado.

El gobernador aseguró que necesita aumentar entre 55.000 y 110.000 el número de camas hospitalarias, y para conseguirlo le pedirá a Trump que le habilite espacio en el buque-hospital Com fort, de la Marina.