Tranquera Abierta | Hacienda | Feedlot | Cámara Argentina de Feedlots

"El precio de la hacienda tiene un atraso del 60 por ciento"

Fernando Storni, de la Cámara de Feedlots, afirmó que la demanda está planchada y no hay cambios a la vista

Los feedlots aseguran que la crisis que atraviesa el sector por el desequilibrio de la ecuación económica es la más prolongada que recuerden. Para eso ayudaron un cúmulo de factores: una oferta que se mantuvo firme e incluso creció por efecto de la sequía, que obligó a sacar hacienda de los campos; una demanda que se mantiene planchada tanto en el mercado interno como externo; y costos en alza, especialmente de alimentos.

El combo hace que los engordadores hoy pierdan entre 20 mil y 40 mil pesos por cada animal que es terminado. Cuanto más producen, mayor es el problema.

El presidente de la Cámara de Feedlots, Fernando Storni, habló con Tranquera Abierta sobre la delicada situación del sector y cómo imagina que será la salida. En la cadena no descartan un salto importante en los precios de hacienda y de la carne, aunque nadie arriesga en qué momento sería ni de qué magnitud. “Seguimos con un atraso muy grande. Es el único, o uno de los pcos bienes que no se mantuvo cerca de la inflación, tanto cortes vacunos como hacienda, que se mantiene un 60% abajo”, alertó Storni.

¿Cuál es el motivo?

La explicación más fuerte es la sequía complicada y prolongada que tuvimos. Creo que nadie esperaba tanto tiempo bajo esta condición extrema. Los feedlots más pequeños han sufrido de manera más fuerte la crisis con una ocupación cercana al 30% mientras empresas más grandes todavía tienen una ocupación mayor.

Se dice que hubo mucha salida de hacienda de los campos por la sequía y que esos animales fueron al feedlot...

Sí. Hay una ocupación mayor a otros años por la falta de pasturas, y con una situación de negocio pésimo vemos que en realidad esto responde a la obligación de encerrar por falta de pasto en los campos. Esta es sin dudas la crisis más larga de los últimos 12 o 13 años que tiene el sector, con muchos meses seguidos de pérdida.

¿Pérdida de qué magnitud?

El engorde a corral tiene idas y vueltas a lo largo de un año, con momentos positivos, otros ajustados y algunos por debajo; es un negocio de promedio. Pero este período venimos con una pérdida fuerte en cada animal terminado, que ronda los $20 mil o $40 mil dependiendo si le ponemos o no el costo financiero.

Más producción, más problemas...

Cada empresa, en función de su volumen, se descapitaliza y otras intentan mantener, subsidiando con otras actividades, esperando la suba para recuperar la pérdida.

¿Cuándo puede cambiar?

Es difícil saberlo. Todavía hay un stock de hacienda mayor que el año pasado cuando se dio el quiebre de precios. Esto es oferta y demanda. Después hay decisiones del Estado que colaboraron de alguna manera a que sucedan estas cosas, como el tema exportaciones y el tipo de cambio.

Y el dólar soja...

El dólar soja impactó en la pérdida delos corrales porque tiene un impacto alto en los costos de la alimentación. Comenzamos el año con la invasión rusa a Ucrania y la revalorización de los granos y después tuvimos el dólar soja de septiembre y diciembre que movieron las pizarras de un día para el otro. Y no sólo se mueve la soja porque mueve el maíz, los subproductos del trigo, del girasol.

¿Si la lluvia se regulariza puede ayudar a recomponer los valores?

Puede ayudar a un cambio, pero recordemos que venimos con encierres anticipados además por la situación de sequía que impiden recriar. Eso va a comenzar a salir de los corrales y en algún momento nos vamos a chocar con una falta de hacienda importante. Lo difícil es saber cuándo, pero esa situación va a ocurrir. Porque además las empresas se van descapitalizando. El capital de trabajo son las cabezas que tienen y cada vez van a ir encerrando menos. De hecho hoy las estructuras más chicas están en ese proceso.

Siempre se dice que la suba de la carne no es gradual, sino de a saltos, ¿con este atraso puede haber un salto grande?

Tiene pinta de que se de un salto importante, aunque no sé si para recuperar todo el atraso. Es difícil saber el momento y el nivel que tendrá el movimiento. Son demasiadas las variables y los jugadores que entran a consideración. Todavía no hay signos de recuperación.

El consumo interno sigue frenado...

Por eso insisto en que esto es oferta y demanda y en la demanda no hay que esperar cambios fuertes. No se espera una recuperación del poder adquisitivo que pueda traccionar. Y en el mercado externo lo único que puede ocurrir, aunque no creo que suceda, es el dólar carne. Y por el lado de los precios no se ve ninguna recuperación internacional. Entonces lo único que queda es el cambio por el lado de la oferta, pero tenemos todavía corrales con mucha hacienda y por lo tanto no habrá nada inmediato.