Villa María | implementación | monotributo tech | Red Federal de Polos y Clusters TIC de Argentina

La mirada del clúster local sobre la posible implementación del Monotributo Tech

El debate está abierto entre aquellos talentos que quieren seguir trabajando para el exterior y el estado que pretende contener los dólares que ingresan al país por los servicios que ofrecen

El pasado 15 de enero, en sesiones extraordinarias en el Congreso de la Nación, se comenzó a discutir esta implementación que tiene como finalidad formalizar el ingreso de divisas en moneda extrajera para quienes trabajan en Argentina y las empresas del exterior.

Por ende, la mayoría de salarios son en dólares.

Desde el Gobierno se impulsa la creación del monotributo tecnológico para los profesionales del sector que facturan sus servicios basados en el conocimiento y para aquellos que compiten en juegos E-Sports.

Por un lado, el sector privado considera que la iniciativa no ayudará retener a los profesionales, sino que será todo lo contrario.

La idea desde el estado es poder retener a los jóvenes profesionales y tener un control de los dólares que ingresan al país.

La mirada local de la problemática

El Clúster de Impulso Tecnológico es una entidad nacida en Villa María y que aglutina empresas de tecnología de la región.

Forma parte de la Red Federal de Polos y Clusters TIC de Argentina, la cual está compuesta por 25 instituciones de todo el país, entre ellas cámaras empresariales, clústers y polos tecnológicos.

El Clúster ha emitido un comunicado en el que ponen de manifiesto el impacto de la implementación del llamado "monotributo tech" en la industria del software.

Según el comunicado, para las PYMEs tecnológicas, esta medida carece de sentido común.

En el escrito, destacan también que si bien aún no hay datos oficiales, se estima que unos 30.000 profesionales del sector IT trabajan actualmente para el exterior debido al incentivo que genera la posibilidad de cobrar en moneda extranjera.

Lo cual pone en evidencia una situación muy compleja y difícil de resolver en el corto plazo: la falta de competitividad para las empresas locales para contratar y retener a sus talentos como consecuencia de la brecha cambiaria.

El plan estratégico 2030 del sector tiene como meta generar 400.000 nuevos puestos de trabajo en la industria del software.

Sin embargo, para lograrlo es necesario que las empresas establezcan un ecosistema de capacitación y crecimiento del talento, trabajando en conjunto con el sector académico y el estado.

Esta es la única manera de hacer crecer a esa inmensa cantidad de argentinos de todas las edades que se están capacitando actualmente y que ingresan en esta industria como trainees o juniors.

En ese sentido, las entidades ligadas al sector de la Economía del Conocimiento se preguntan si se están atendiendo debidamente las implicancias de motivar a que compañías radicadas en el exterior contraten cada vez más talento formado en el país.

¿Queremos exportar horas de programación como un commodity o software made in Argentina? ¿Vamos a seguir generando valor para otros o queremos venderle al mundo servicios tecnológicos de gran valor agregado? ¿Estamos previendo cómo impactará esta medida en la economía nacional? La Red Federal de Polos y Clusters TIC considera que la respuesta a estas preguntas es negativa y que es necesario replantear la estrategia para fortalecer la industria del software y retener el talento local.

Marcos Vega, el Presidente del Clúster de Impulso Tecnológico, en diálogo con Puntal Villa María, resaltó: "no tenemos ningún inconveniente con los monotributistas o freelancers desde nuestro sector, bregamos porque las empresas tengamos la posibilidad de competir globalmente en un mundo en el cual la mayoría de los países tienen cada vez más incentivos para la exportación del conocimiento”,

“Tenemos muchos socios en nuestro clúster que en su trayectoria, en un principio, se han formado académicamente, luego iniciaron sus actividades como monotributistas, posteriormente conformaron un grupo de socios y actualmente están constituidos como S.R.L. o S.A”, concluyó el titular del clúster a nivel local asegurando que muchos de varios de sus socios comenzaron siendo motributistas y ahora tienen sus propias empresas.