Nacionales |

Inquietud de la UIA por un anticipo extraordinario de ganancias

La Unión Industrial Argentina (UIA) le manifestó ayer al Gobierno nacional su "preocupación" por el incremento de la carga tributaria que significaría para el sector el anticipo extraordinario del impuesto a las ganancias para fortalecer el frente fiscal.

El ministro de Economía, Sergio Massa, propicia que unas 2.000 mil empresas adelanten ganancias de 2023 para recaudar unos $ 200 mil millones que servirían para aliviar la situación actual de la caja.

Massa justificó esa decisión anunciando que el dinero será destinado al pago de un bono adicional a los jubilados y pensionados como consecuencia de la fuerte inflación de los últimos meses que les carcomió el poder adquisitivo.

La UIA celebró ayer una nueva reunión de su Junta Directiva de la que participó el dos veces presidente de esa entidad, José Ignacio de Mendiguren, quien se llevó de forma directa el reclamo del sector que supo liderar.

"El Centro de Estudios y el Departamento de Política Tributaria se encuentran analizando de qué manera este nuevo cambio en materia tributaria afectará a cuestiones como el capital de trabajo, las decisiones de inversión y la generación de empleo, en un contexto restrictivo para el financiamiento y con suba de tasas de interés", indicó la UIA en un comunicado de prensa.

La representación industrial alertó que "debido a que ocurriría con el año en curso y con los flujos de caja de las empresas ya planificados, generaría complicaciones en las cadenas de pagos".

De Mendiguren tomó nota, pero no hizo ninguna mención al respecto en un posterior contacto con los periodistas que lo aguardaban a la salida del encuentro.

Massa anunciará hoy el aumento de las jubilaciones y pensiones y las características del bono de refuerzo que se pretende financiar con este adelanto de impuestos. La Afip aún no publicó la resolución para su instrumentación, de allí que se desconoce el impacto que tendrá en las empresas.

Desde el Gobierno defienden la medida, ya que consideran que no es un "aumento de impuestos", sino una facultad de la Afip para diagramar el cobro de los tributos. Además, de esta forma, se pone a resguardo de tener que llevar la discusión al Congreso Nacional, ya que cualquier nuevo gravamen debe ser discutido en el Parlamento.

En la UIA temen que el hueco fiscal que se producirá el año que viene sea compensado con otras medidas que signifiquen una nueva erogación al sector.