Arquitectura | invierno | interior | espacio

Tips para que tus ambientes sean más cálidos

Mantener una casa caliente es tarea casi plena del sistema de calefacción con que cuente el inmueble para acondicionar los espacios. Pero determinados detalles podrán reforzar esa sensación de calidez no sólo en lo visual sino también desde otros sentidos.

Colores, texturas y luminosidad son algunas variables que pueden hacerse cómplices del diseño interior para contrarrestar el frío invierno y hacernos sentir resguardados de las bajas temperaturas del exterior.

Si bien no es necesario repensar todo el espacio interior según las características de cada estación del año, algunos consejos pueden ser de utilidad al momento de hacer más llevaderas las contingencias climáticas que caracterizan a cada período.

Alfombras

Pensar en un recambio de alfombras según el clima exterior puede ser una opción para aportarles calidez a los ambientes. Es común que los colores claros ganen protagonismo en verano, pero pensar en alfombras de colores oscuros o neutros para darle calor a un espacio es una primera decisión que puede contribuir a aportarle confort a tu lugar de descanso.

La textura de la alfombra también irá de la mano con el tipo de sensación que intentemos conseguir y, en períodos de baja temperaturas, una superficie similar a la piel de oveja, de frondoso pelaje, devolverá calidez al momento de posarnos sobre ella.

Almohadones y cubrecamas

Disponer de al menos dos juegos de fundas para alternar entre verano e invierno para un mismo almohadón puede ser una buena alternativa no sólo al momento de buscar sensaciones diferentes, sino que también permitirá higienizar correctamente cada juego a su turno sin tener que archivarlos durante el proceso.

En ese caso, se puede pensar en telas oscuras con texturas aterciopeladas para que brinden cobijo frente a las bajas temperaturas. Otra posibilidad es contar con dos juegos distintos de almohadones que puedan rotarse según la época del año y lo mismo sucede con los cubrecamas, siempre con el criterio de llevar las tonalidades más claras para los períodos de calor y las oscuras durante el período invernal.

Pantallas para lámparas

La iluminación es otro factor que incide en las sensaciones que podamos captar de un espacio interior y cambiar las pantallas de las lámparas puede contribuir a aportar calidez a nuestro entorno. Así, una lámpara oscura forrada en dorado que esparza la luz de forma eficaz es un modo sencillo de cambiar el aspecto de una habitación y hacer que parezca más cálida.

Cortinas

El solcito de invierno es disfrutable en cualquier espacio interior de una casa, por ello las cortinas de invierno deben ser lo más amigables posible con el paso del sol. Ganar horas de sol en nuestro hogar brindará el bienestar de poder obtener al menos algunas horas de calor natural y esa posibilidad es muy valorable.

Mantas

Como ya hemos referidos en otras oportunidades, colocar mantas de invierno en sillones y sofás constituye un recurso que aporta calidez al espacios por su sola presencia. Más aún si echamos mano de ellas al momento de optar por descansar o mirar una película, por lo que sin dudas pasará a convertirse en nuestra gran aliada.

Aquellos que cuentan con algún artefacto de calefacción que permite visualizar la llama, tales como estufas a leña o salamandras, verán incrementado aún más esa sensación de calidez visual por lo que a poner en ejecución estos consejos para hacer más disfrutable durante este frío invierno.