Río Cuarto | jardines maternales | jardines | Educación

Los jardines maternales de las vecinales volverán en marzo

La medida beneficiará a unos 1.500 niños, aseguró la secretaria de Educación del Municipio, Mercedes Novaira. Al mismo tiempo, destacó que no ha habido brotes en los establecimientos que funcionaron como taller

Mientras los jardines maternales privados ya fueron habilitados para volver a la actividad normal bajo protocolo, los 34 espacios que funcionan en las vecinales y que dan contención a unos 1.500 niños se preparan para regresar en marzo. Así lo aseguró a Puntal Mercedes Novaira, secretaria de Educación del Municipio, quien destacó que no se han dado brotes de infectados en la prueba piloto que se hizo bajo la modalidad de taller.

“La habilitación de los jardines maternales fue una disposición del Municipio. Pasamos por una primera etapa en la que los jardines funcionaron como talleres y con horarios reducidos y, como funcionó bien, decidimos avanzar y confiar en el resguardo de cada una de las familias. La medida genera una gran esperanza para el año que viene, ante el comienzo de un nuevo ciclo lectivo. Los padres que trabajan necesitan dejar a sus hijos en espacios seguros. Por su parte, los niños necesitan volver al lugar al que dejaron de ir por el inicio de la pandemia y recuperar un espacio de educación necesario. Es un servicio que funciona como el ordenador social más importante para los niños de la primera infancia, ya que allí se encuentran con sus pares”, afirmó Novaira.

-Las docentes de los jardines dicen que no ha habido contagios en el tiempo en el que funcionaron como taller, ¿coinciden con eso?

-Sí, no ha habido ningún foco de contagio en las instituciones privadas. Si hubiera existido alguno, hubiésemos sido los primeros en enterarnos, ya que el personal de la Secretaría de Educación está trabajando en la primera línea de la pandemia.

Entre otras cuestiones, como medidas preventivas, las docentes de los jardines maternales serán sometidas a testeos de manera mensual. A la vez, los padres o tutores no podrán ingresar a los establecimientos, para disminuir la circulación de gente.