Internacionales | johnson | ministro |

Johnson se halla estable; récord de muertos en Gran Bretaña

El primer ministro pasó su primera noche en terapia intensiva con asistencia de oxígeno

El primer ministro británico, Boris Johnson, infectado de coronavirus, se mantuvo ayer estable en su primer día en terapia intensiva, con oxígeno pero sin estar conectado a un respirador, mientras el país registró un nuevo récord de 786 muertos por el virus en las últimas 24 horas.

El último balance oficial reportó un total de 6.159 muertos y más de 55.200 casos de infectados, con alrededor de 3.000 casos nuevos en las últimas 24 horas, un conjunto de cifras que, pese a su contundencia, fueron interpretadas con optimismo por el Gobierno.

El principal asesor científico del Gobierno, Patrick Vallance, aseguró que es posible que el Reino Unido esté comenzando a aplanar la curva de la epidemia, según explicó en la sesión informativa diaria que compartió ayer con el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, quien quedó a cargo del Ejecutivo británico mientras Johnson continúe en el hospital.

Las autoridades hicieron este anuncio optimista luego de que el vocero de Boris Johnson informara a la prensa que el primer ministro se encontraba estable, que no fue diagnosticado con neumonía y que no está conectado a un respirador, a pesar de haber sido internado en terapia intensiva por síntomas persistentes de coronavirus.

El premier, el primer jefe de Gobierno con un caso conocido de coronavirus en el mundo, pasó la noche en terapia intensiva en el Hospital Saint Thomas, de Londres, después que sus síntomas de la enfermedad causada por el virus empeoraran y tuviera dificultades para respirar.

Mientras esté allí, Raab asumirá el control operativo del Gobierno.

Respira sin ayuda

"Permaneció estable durante la noche, recibe tratamiento de oxígeno normal y respira sin ayuda. No ha requerido respiración mecánica ni asistencia respiratoria invasiva", contó el canciller durante la presentación ante la prensa.

Agregó que se mantiene de buen humor y, de acuerdo con la práctica clínica habitual, su progreso continúa siendo monitoreado de cerca.

"No es sólo el primer ministro para todos nosotros en el gabinete, no es sólo nuestro jefe, también es un colega y nuestro amigo. Entonces, todos nuestros pensamientos y oraciones están con él en este momento, con Carrie y con toda su familia", agregó.

Raab insistió en que está "seguro" de que Johnson "superará" su batalla contra el coronavirus y lo calificó como un jefe "luchador".

En su primer día al frente del Gobierno, el ministro resaltó que mantendrá las medidas de bloqueo y distanciamiento social, cuyo plazo vence el lunes, bajo constante evaluación y precisó que todavía no están en la etapa de anunciar un levantamiento.

"Tomaremos cualquier decisión cuando sea el momento adecuado, de acuerdo con los hechos y el asesoramiento científico y médico. Se acerca un fin de semana largo festivo de Pascua, clima cálido y entendemos que la gente está haciendo grandes sacrificios para seguir los consejos. Está ayudando, está contribuyendo a nuestra capacidad para abordar el coronavirus", puntualizó.

Sin embargo, consideró que lo peor sería quitar el pie del acelerador y arriesgar a perder lo ganado hasta ahora.

"Lo fundamental es tomar decisiones basadas en evidencia, por lo que hemos dicho que realizaremos cualquier evaluación una vez que tengamos la prueba de que las medidas están funcionando y que el tipo de impacto nos lleva más allá del pico, lo que significa que pueden hacerse responsablemente; todavía no estamos en esa etapa", agregó.

Cuarentena para el N° 2

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Michael Gove, anunció que él también deberá aislarse, ya que un miembro de su familia desarrolló síntomas de coronavirus, aunque él se encuentra bien y seguirá trabajando desde su casa.

Gove es el último de una serie de miembros del gabinete que entraron en aislamiento: el premier Johnson; el ministro de Salud, Matt Hancock; el principal asesor médico del Gobierno, Chris Whitty; y el asesor del primer ministro, Dominic Cummings.

A su vez, la novia del primer ministro, Carrie Symonds, que está embarazada de su primer hijo, informó el fin de semana que está "en vías de recuperación" después después de mostrar síntomas similares a los que provoca el virus.

Ayer la reina Isabel II envió un mensaje a la familia de Johnson y a Symonds para comunicarles que está pensando en ellos y que les desea una "pronta y rápida recuperación".