Policiales | joven | Salud | Entre Ríos

Nuevo rechazo a la excarcelación y a la domiciliaria de Nahir Galarza

La medida fue tomada por segunda vez en el año por el Supremo Tribunal de Justicia de Entre Ríos. La joven fue condenada a prisión perpetua por matar a su novio. El asesinato ocurrió en 2017 en la ciudad de Gualeguaychú.

El Supremo Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJER) rechazó el pedido de excarcelación y, subsidiariamente, el de arresto domiciliario de Nahir Galarza, la joven condenada a prisión perpetua por matar a su novio en 2017 en Gualeguaychú, que había sido solicitado por los casos positivos de coronavirus registrados en el penal donde está alojada.

El fallo, difundido ayer, fue firmado por los jueces Miguel Giorgio, Claudia Mizawak y Daniel Carubia y se convirtió en la segunda vez en el año en que a Galarza se le niega el beneficio solicitado con la excusa de la pandemia.

Los jueces tuvieron en cuenta un informe médico que detalla el "buen estado de salud, nutrición y aseo" de la joven, las condiciones de la unidad penal y diferentes exámenes médicos.

Los abogados defensores José Ostolaza y Pablo Sotelo habían solicitado la prisión domiciliaria con tobillera electrónica porque, según ellos, la joven "está medicada con loratadina, es alérgica y necesita un paff" para respirar, con lo cual argumentaron que eso "la convierte en una persona de riesgo".

"La solvencia de la interna se ve consolidada por su buen comportamiento, además del fuerte acompañamiento de su grupo familiar", apuntó la defensa, factores "esenciales para garantizar eficazmente la tutela de sus derechos a la vida e integridad física".

Por su parte, los abogados querellantes de la familia del asesinado Fernando Pastorizzo, Juan Carlos Peragallo y Sebastián Arrechea, y el de la madre, Rubén Virué, así como el procurador general, Jorge Amilcar García, se opusieron al pedido.

"No es el estado de salud de Nahir el fundamento real del pedido, sino el aislamiento dispuesto en el país, lo que basta para desestimar el planteo", aseguraron.

Los jueces solicitaron un informe a la subalcaide Daniela Cuesta, del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, quien detalló que Galarza tiene un recreo de dos horas todos los días y dos teléfonos celulares, uno para mensajes y otro para videollamadas, con el que se comunica con su familia.

Además, se encuentra en un pabellón con cuatro compañeras, de 7,45 metros por 4,10 de ancho, con dos ventanas, un baño con agua caliente, una pileta de lavar, mesa con sillas y televisión por cable.

A su vez, el informe médico refirió que Galarza presenta "buen estado de salud; en tratamiento con buena evolución por un eczema en mano izquierda".