Policiales | juicio | Homicidio | Sosa

Estiman que el juicio por el crimen del pescador podría desarrollarse el próximo año

La causa fue elevada días atrás a la Cámara del Crimen. La defensa de Marco Orozco (28), villamariense acusado por homicidio e intento de homicidio -ambos delitos calificados por el uso de arma de fuego-, no apeló tal resolución

El fiscal René Bosio confirmó a PUNTAL VILLA MARÍA que la causa por el asesinato del pescador Rafael Antonio de las Mercedes Sosa (70), hecho ocurrido el domingo 1° de agosto en un campo ubicado a metros del arroyo Las Mojarras, fue elevada a juicio.

El funcionario judicial estimó que la audiencia podría desarrollarse el próximo año. Al respecto, explicó que la demora se debe a que hay una gran cantidad de causas atrasadas.

Además, indicó que se trata de un juicio por homicidio, delito que en la mayoría de las circunstancias precisa de varios testigos y testimonios.

El magistrado a cargo de la Fiscalía de Instrucción de Tercer Turno señaló que días atrás solicitó la elevación a juicio. “Se notificó a la defensa, pasaron los términos procesales de los abogados para recurrir a una apelación, y por ende, la causa se elevó definitivamente a la Cámara del Crimen, por lo que solo queda esperar el día del juicio”, señaló ante este matutino.

Fuentes del Ministerio Público Fiscal (MPF) explicaron que el juicio oral podría adelantarse “si el querellante, la defensa y la Fiscalía acuerdan el desarrollo de un juicio abreviado”.

En este caso en particular y de acuerdo a como se manejó la instrucción, se espera que la defensa recurra directamente al juicio. De ser así, ésta puede utilizar como último recurso y estrategia, el pedido de aminorar la pena.

Orozco -quien se encuentra alojado en el Establecimiento Penitenciario N° 5 de esta ciudad- está acusado por los delitos “homicidio calificado por el uso de arma de fuego” (por el asesinato de Sosa) y “tentativa de homicidio calificado por el uso de arma de fuego” (delito en perjuicio del segundo pescador presente en la escena, Rubén Lehmann).

El hecho

El sangriento episodio tuvo lugar a metros del arroyo Las Mojarras e involucró a tres personas.

Todo inició con Orozco reprochándole a los dos pescadores que estaban realizando la actividad en una propiedad privada.

El propietario del campo les arrojó a Sosa y Lehmann cascotes de tierra. Esta acción fue respondida por los pescadores del mismo modo, quienes además manifestaron que se encontraban en un lugar público.

Luego del entredicho, Orozco se retiró del lugar y regresó a los 10 minutos empuñando una escopeta calibre 16 y apuntando en dirección a las víctimas. Estos al verlo se resguardaron detrás de un arbol cercano a un arroyo.

El detenido caminó hasta una cercana distancia y les disparó a quemarropa. El proyectil recorrió una distancia no mayor a los 10 metros. El impacto de la bala terminó con la vida de Sosa e hirió de gravedad a Lehmann.

las más leídas