Villa María | juicio | Oliva | Tribunales

Se eleva a juicio el caso de intento de femicidio que quedó registrado en cámaras de seguridad en 2018

La instancia judicial se llevará a cabo el 4 de marzo con la particularidad de que habrá jurado popular presente. Cabe aclarar que desde que comenzó la pandemia el desarrollo del proceso en tribunales era virtual

Con jurado popular, se elevó a juicio el intento de femicidio que quedó registrado en cámaras de seguridad de un local comercial de ropa. Cristian Oliva está acusado de homicidio agravado en grado de tentativa por un hecho ocurrido el 30 de noviembre del año 2018.

“Oliva lleva dos años y dos meses privado de su libertad y ya hay fecha de audiencia para el 4 de marzo”, explicó su abogado defensor Javier Marco.

Cabe recordar que la defensa asumió el 1 de febrero de este año, “son poquitos días, pero tuve la posibilidad de verificar la causa durante el mes de enero y tuve varias entrevistas en el establecimiento penitenciario junto con Oliva”, dijo Marco.

La acusación hacia Oliva es grave, ya que se trata de un intento de femicidio: el hombre la hirió en varias partes del cuerpo y la joven tuvo que ser hospitalizada por el ataque.

“Se llevó a cabo un sorteo de jurados populares y tenemos establecidos quiénes están seleccionados. Hay que recordar que son 24 personas que fueron elegidas y sólo 12 van a quedar. De los mismos, 8 serán titulares y 4 serán suplentes”, exprsó el abogado defensor de Oliva.

En ese sentido, agregó que Oliva tendrá la posibilidad de defenderse el 4 de marzo: “La acusación es muy grave, pero veremos en ese momento si realmente Oliva es responsable de lo que se lo acusa o si es responsable de un delito menor del que se lo acusa”, manifestó Marco.

“No quiero adelantar cómo será la estrategia, pero puedo decir que en un principio será la posibilidad de que él tenga la defensa sobre la acusación principal. Yo creo que se puede dilucidar y, por una cuestión de prudencia, voy a mantenerme en silencio”, remarcó el abogado Javier Marco.

Juicio en pandemia

En el maro del aislamiento que todavía está vigente por la pandemia, el letrado explicó que están preparados para afrontar el juicio. Ya se está desarrollando con mucha responsabilidad por parte de los tribunales, “se está viendo la posibilidad de realizarlo en la sede de tribunales o, en su defecto, en un lugar donde se pueda resguardar el espacio, teniendo en cuenta la situación de pandemia que estamos atravesando”, expuso el abogado.

Javier Marco comentó que el juicio va a ser presencial para los jurados populares, para los funcionarios que están involucrados en el caso, como fiscales de cámara, defensores; pero será desde el establecimiento penitenciario para Oliva.

El hecho

El intento de femicidio tuvo lugar a plena luz del día en el año 2018.

Fue en un local del centro de la ciudad, ubicado sobre la calle Corrientes al 117, cuando un hombre identificado como Cristian Oliva, de 31 años, llegó en bicicleta para increpar a su expareja, Alfonsina Becerra, de 26 años.

En esos momentos, la víctima se encontraba en el interior del comercio, mientras que Oliva deja la bicicleta tirada en la vereda del local, saca un cuchillo de la manga e ingresa para darle puntazos, primero en la cabeza y luego en el piso, donde le hiere el cuerpo y emprende la fuga.

La brutal agresión quedó registrada por las cámaras de seguridad del lugar. Se puede ver cómo la mujer no pudo defenderse ni oponer resistencia al ser atacada brutalmente.

Alfosina Becerra recibió múltiples lesiones superficiales en el lateral izquierdo de la cara, cuello, hemitorax izquierdo, brazo y antebrazo izquierdo.

Horas más tarde de ocurrido el hecho, el sujeto fue capturado y detenido por la policía de la provincia de Córdoba, se encontraba oculto en una zona de descampado.

En la causa intervino la fiscal Juliana Companys, quien dispuso la imputación por "homicidio calificado en grado de tentativa, por el vínculo y género" de Oliva, quien "tenía una orden de restricción de contacto dispuesta desde el mes de octubre de ese año, y había una denuncia previa por amenazas que el victimario incumplió”.