Río Cuarto | Justicia | Municipio | personas

Desactivaron 20 fiestas clandestinas e inician causas en la Justicia local

Fueron en viviendas particulares, en diferentes puntos de la ciudad. En una de ellas habían convocado a más de 60 personas, cobraban entrada y querían impedir el ingreso de la Policía. El Municipio realizará denuncias penales

Durante el sábado y las primeras horas de ayer, el Municipio desactivó 20 reuniones clandestinas que se desarrollaban en diferentes sectores de la ciudad. Los procedimientos se realizaron en juntadas informales y fiestas con mayor organización, que incluían el pago de entrada. En una de ellas, se habían reunido más de 60 personas, cobraban entrada y los funcionarios debieron conseguir una orden de allanamiento porque no dejaban ingresar a la Policía. El secretario Natali indicó que, además de las multas de hasta 500 mil pesos, promoverán acciones en la Justicia.

Justo en el período más complejo para la ciudad en relación al coronavirus, la organización de fiestas y reuniones sociales prohibidas parece llegar a su auge. En lo que va del fin de semana, se multiplicaron los operativos y se desactivaron alrededor de 20 encuentros de este tipo.

En la mayoría de los casos, las intervenciones fueron sobre reuniones sociales de entre 10 y 20 personas, que se desarrollaban durante la noche del sábado y la madrugada de ayer domingo, en diferentes viviendas de la ciudad.

En todos los casos, se labraron las actas correspondientes, para la aplicación de las multas que prevé la ley provincial, y que llegan hasta los 500 mil pesos para las faltas más graves.

La fiesta clandestina más grande que se desalojó entre sábado y domingo se desarrollaba en una vivienda de barrio Alberdi, ubicada en Manuel Noroña 1.247, donde las autoridades encontraron un total de 62 personas. No informaron la presencia de menores de edad.

Además, se pudo establecer que había una organización y se les cobraba entrada a los asistentes, según precisó el secretario de Control y Prevención Ciudadana del Municipio.

Natali indicó que no tuvieron ningún tipo de colaboración para desarrollar el operativo en el lugar. Por el contrario, detalló que, para poder ingresar a la casa donde se desarrollaba la fiesta clandestina, debieron presentar una orden de allanamiento. “Se negaban a abrir la puerta”, relató.

El funcionario detalló además, a modo de ejemplo, que se hicieron otros cuatro procedimientos por fiestas clandestinas en diferentes sectores:

-En Trejo y Sanabria 1.385, en la zona del Cementerio, encontraron reunidas a 13 personas en una casa particular.

-En una casa de Villavicencio 983, en el extremo Oeste, cerca del Golf, constataron la presencia de 22 personas en un festejo clandestino.

-En una vivienda de Laprida 1.571, había 22 personas; se cobraba entrada y no es la primera vez que se detecta allí un evento de esas características, pese a estar prohibidos.

-En Río Negro al 500, en barrio San José de Calasanz, otra vivienda particular era el escenario de una juntada en la que había 10 personas.

Por otro lado, en un plano más general, Natali reconoció que, en la gran mayoría de los casos, los protagonistas de estos eventos –tanto organizadores como asistentes- son gente joven. Sobre este punto, advirtió que, detrás de este tipo de reuniones, hay una idea de subestimación de la enfermedad del Covid-19.

“Hay personas jóvenes y de mediana edad que creen que lo van a pasar sin inconvenientes, que van a sobrevivir al virus. Pero tienen que saber que, después, cuando vuelven a su casa, pueden contagiar a sus seres queridos y que ellos pueden morir. Y van a tener que cargar con eso por el resto de sus vidas”.

Finalmente, el secretario de Control y Prevención Ciudadana quiso dejar en claro que el Municipio perseguirá las juntadas y fiestas clandestinas.

“Estamos controlando este tipo de actividades, y vamos a ir hasta las últimas consecuencias. No vamos a permitir desde el Municipio que se lleven a cabo estas actividades que no están permitidas y que no paguen las consecuencias que deben pagar. No hay nadie que ignore que esto está prohibido”.

“La decisión del Gobierno es ir hasta las últimas consecuencias, para que caiga sobre los organizadores y participantes todo el peso de la ley. Vamos a obrar para que no sólo paguen las multas, sino que también se atengan a las consecuencias legales. Por eso, elevaremos actuaciones a la fiscalía de turno, para que sean imputados en el marco del artículo 205 del Código Penal”, agregó el funcionario del Gobierno local.

E insistió: “Como Municipio, no estamos dispuestos a que, cuando la mayoría está acatando las normas sanitarias y las medidas vigentes para evitar que el virus se siga propagando, unos grupos minoritarios no se quieran adaptar a la emergencia que estamos viviendo o no les importe que la gente se contagie o se muera”.