Regionales | Justicia | Violencia | pueblo

Marcha en Santa Eufemia: "El pueblo se despierta y la Justicia se calienta"

Se realizó una masiva movilización en apoyo de Jessica Benítez, víctima de violencia familiar. En medio, los vecinos apuntaron a la inacción de la policía. Otra madre pidió se esclarezca la muerte de su hijo en un confuso accidente.

Ayer no fue un día más en Santa Eufemia. Será recordado por muchos como el momento en que una gran porción de la comunidad, conformada por unos 3.000 habitantes, salió a las calles a reclamar justicia y contra la violencia de género.

Fue el crudo relato de vida de Jessica Benítez, quien sufrió violencia por años, y su clamor nunca fue escuchado, que terminó con el silencio de años. Y que además develó otras situaciones expuestas por los vecinos donde señalaron falta de justicia, inacción policial, y reclamaron a las autoridades municipales por la protección de las víctimas y el esclarecimiento de hechos ocurridos en la población.

“El pueblo se despierta y la Justicia se calienta”, fue el grito que se escuchaba, en medio de los continuos aplausos de los participantes en la movilización. En este grito se expone un fuerte reclamo por años de espera para que el clamor de Jessica fuera escuchado. Pero además la comunidad se unió en un pedido de mayor accionar de la Justicia, la policía y las autoridades locales por otros casos ocurridos en la comunidad.

Fue en la marcha que también se escuchó el pedido de justicia de Marcela Gil, la mamá de Joel, un joven que 15 días atrás sufrió un accidente en motocicleta y falleció.

Tal lo previsto, ayer se hizo la movilización. Una gran columna de vecinos acompañaron a Jessica, quien junto a familiares encabezó la marcha, que llegó a las puertas de la subcomisaría de Santa Eufemia, donde dejaron pancartas con pedido de justicia. Luego la columna se dirigió hasta la plaza central y frente a la Municipalidad se concentraron.

Su victimario sigue libre, y Jessica pide protección para ella y su pequeña hija. Asegura sufrir amenazas constantes y a pesar de haber existido una orden de restricción, el hombre siguió hostigándola.

La marcha de ayer fue organizada por un grupo de vecinas, encabezadas por Fernanda Peirone. La joven indicó que tras la convocatoria recibieron amenazas de muerte. “Hicimos una denuncia y al hombre este (expareja de Jessica) le encontraron balas de uso militar. Nos dijo que iba a matar a todos los que participemos de esta marcha”, aseguró Peirone a Puntal.

Portando pancartas, donde explicitaban el pedido de justicia, el esclarecimiento de hechos, los vecinos visibilizaron su malestar.

El caso que detonó otros reclamos

Sobre la movilización, dijo que el caso Jessica fue el detonante de una serie de situaciones que ocurren en el pueblo. Apuntó a la inacción o falta de atención de la policía y de la Justicia de La Carlota.

“Si vas a denunciar, la policía te maltrata. Te toman una exposición y dicen que no sirven las denuncias porque se encajonan. La Fiscalía de La Carlota actuó por la movida que hicimos por redes, si no Jessica recién tenía turno para declarar el jueves. En todos estos días podría haberle pasado cualquier cosa”, advirtió Peirone.

Cabe recordar que tras su cruento relato público, Jessica fue entrevistada por funcionarios de la Justicia carlotense, quienes el sábado llegaron a Santa Eufemia para tomarle la declaración.

“Somos un pueblo de cinco por ocho cuadras, nos conocemos todos. Y tenemos que hacer una marcha para que se haga justicia. Es el pueblo de la nada”, sentenció Fernanda Peirone, una de las mujeres organizadoras.

Una vida de violencia

En diálogo con Puntal, Jessica relató su historia. Con sólo 13 años comenzó a sufrir la violencia de parte de su pareja. Y por años calló. Fue la pérdida de un hijo, quien se quitó la vida, que la decidió a terminar con el miedo y contar su historia. Hoy su objetivo es proteger a su hija. También a otras dos jóvehes, hijas de su expareja, yquienes también habrían sido víctimas de su padre.

Cerca de las 21 de anoche finalizó la movilización. Durante la concentración en la plaza se leyó un petitorio que se entregará a las autoridades municipales y policiales, en el cual se expone el pedido por justicia, protecció, y acciones concretas para evitar que se sigan sucediendo casos de violencia.

La localidad cerró el lunes conmovida, y desde su hogar Jessica agradeció el acompañamiento de los vecinos. En diálogo con Puntal anoche dijo: “Tengo la tranquilidad y la paz de que tan mal no he hecho las cosas porque todo el pueblo nos acompañó. No puedo olvidar que estuvo el pedido de justicia de otra mamá que perdió a su hijo en un accidente de moto. Fue chocado por otra persona”.