Río Cuarto | karina | Homicidio | crimen

Perpetua al primo de Karina Abba: la mató para tapar el intento de abuso

Mario Ruiz Díaz (42) recibió la pena máxima por el delito de homicidio criminis causae. El 5 de noviembre de 2018 asesinó a su prima hermana, de 17 años, luego de intentar abusar sexualmente de ella. Ayer, admitió el hecho

Mario Ruiz Díaz (42) fue condenado anoche a la pena máxima, luego de que el tribunal integrado por 8 jurados populares y por los jueces técnicos de la Cámara Primera del Crimen de Río Cuarto decidiera en forma mayoritaria que fue el responsable de la muerte de su prima, Karina Abba.

Nunca hubo dudas de quién había matado a la chica de 17 años que apareció en un campo de chañares, en Huinca Renancó, con el cuerpo tapado por las ramas.

Desde el primer momento, desde aquellas afiebradas horas de noviembre de 2018 cuando Karina no regresaba de una noche de boliche en Rancul, La Pampa, su primo, Mario Ruiz Díaz, quedó en el centro de todas las sospechas.

Él había sido quien la llevó en su auto -una camioneta Chevrolet- la noche del 4 de noviembre, junto a dos amigas. Pero nunca la trajo de regreso a su casa la madrugada siguiente.

Ruiz Díaz intentó primero desorientar a la madre de la joven con evasivas y con respuestas confusas sobre el sitio donde supuestamente la había bajado. Le dijo que la había dejado cerca del club Talleres, porque le había dicho que iba a verse con “un amorcito”.

Cuando advirtió que la Policía ya estaba tras sus pasos, se dio a la fuga. Pero lo hallaron rápidamente y, en el destacamento policial, dijo dónde había abandonado el cuerpo. El tribunal concluyó que Ruiz Díaz mató a su prima hermana para ocultar que momentos antes había intentado abusar sexualmente de ella.

Homicidio criminis causae y abuso sexual en grado de tentativa fue la figura lapidaria con la que Ruiz Díaz, un hombre apático de aspecto fornido, empezó a ser juzgado este lunes en la Cámara Primera del Crimen de Río Cuarto.

Y esa misma figura fue propiciada por el fiscal de Cámara Marcelo Saragusti y por José Abrile, el abogado de la madre de Karina, María Lucero, que actuó en el rol de querellante. Sus alegatos estuvieron en sintonía. El fiscal Saragusti, el mismo que tuvo a su cargo la investigación penal preparatoria, fue el encargado de sostener la acusación en el juicio.

Ayudado de un proyector, fue anudando uno a uno los indicios que comprometían a Ruiz Díaz.

Si alguna duda había quedado de la responsabilidad del hombre detenido en Bouwer, el propio acusado la despejó cuando reconoció ayer que era el autor del crimen.

Intentó explicar que esa noche se encontraba bajo los efectos de las drogas y que mató a Karina porque su prima sabía algo que a él lo comprometía seriamente.

Su abogada defensora, la asesora letrada Ivana Niesutta, intentó en su alegato aliviar la situación de Ruiz Díaz. Pidió la nulidad de lo actuado por la Policía, porque dijo que habrían utilizado la violencia para obtener información sobre el caso. Sobre el hecho en sí, sostuvo que no podía ser considerado un homicidio criminis causae, sino que la figura legal que a su criterio correspondía aplicar era la de homicidio simple.

Antes de que los jurados populares pasaran a deliberar en un sector de tribunales y los jueces técnicos Natacha García, Virginia Emma y Daniel Vaudagna lo hicieran en otro sitio, la madre de Karina tuvo la oportunidad de expresar unas palabras: al igual que lo hiciera cuando tuvo la ocasión de declarar como testigo, María Lucero mostró entereza y se limitó a perdir Justicia por su familia y, sobre todo, por su nieto, el hijo de Karina que hoy tiene 5 años y sigue esperando el regreso de su madre.

Ya entrada la noche del jueves, llegó la hora del veredicto y no hubo sorpresa: confirmada la perpetua, el padre de Karina dijo: “Ahora mi hija va a descansar en paz”.

las más leídas