Río Cuarto | Ley | Salud | obras

Aborto legal: ya preparan el protocolo para su instrumentación práctica

Con la aprobación de la Ley IVE, el país trabaja para aplicar los criterios correspondientes a la atención de las mujeres embarazadas que se sometan a un aborto. Río Cuarto también dispone en la materia.

La IVE (interrupción voluntaria del embarazo) fue aprobada en las últimas horas y ahora la situación central se posiciona en ver cuáles serán los procedimientos y cómo se aplicarán los mismos en los institutos médicos de todo el país.

En Río Cuarto se empieza a despejar el panorama y ya se trabaja en los protocolos que se van a utilizar para su correcto tratamiento.

La Ley 27610, que cuenta con 22 artículos, establece en su apartado número 12, titulado “Cobertura y calidad de las prestaciones”, cómo actuarán las instituciones de la salud ante esta nueva legislación: “El sector público de la salud, las obras sociales enmarcadas en la leyes 23660 y 23661, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, las entidades y agentes de salud, de marco regulatorio de medicina prepaga, las entidades que brinden atención dentro de la reglamentación del decreto 1993/11, las obras sociales de las fuerzas armadas y de seguridad, las obras sociales del Poder Legislativo y Judicial y las comprendidas en la ley 24741, de obras sociales universitarias, y todos aquellos agentes y organizaciones que brinden servicios médico-asistenciales a las personas afiliadas o beneficiarias, independientemente de la figura jurídica que posean, deben incorporar la cobertura integral y gratuita de la interrupción voluntaria del embarazo prevista en la presente ley en todas las formas que la Organización Mundial de la Salud recomienda”.

Estas prestaciones van a quedar incluidas en el Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica y en el PMO con cobertura total, junto con las prestaciones de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo.

Una cuestión a tener en consideración es la objeción de conciencia (manifestada en el artículo 10 de la presente ley). Ésta toma fuerza al hablar de aborto y el dilema que enfrenta a los médicos que acuden a un caso de esta importante magnitud.

Para el máximo portal de definiciones en la web, objeción de conciencia “se define como un derecho subjetivo a resistir los mandatos de la autoridad cuando contradicen los propios principios morales”.

Una fuente del área de salud local consultada indicó: “Al ya existir la ley, nosotros estamos organizando a los profesionales para que hagan su procedimiento y la constancia de objeción de conciencia”.

“Las instituciones no pueden hacer esta constancia como era en la antigua ley, pero en esta nueva legislación, si bien los centros médicos siguen sin poder tomar cartas en el asunto, si el 100% de sus profesionales han hecho la objeción lo que queda hacer es cumplir con el protocolo de derivación del paciente a instituciones donde tengan activado el protocolo del IVE”, resaltó la fuente consultada.

“En el caso de no existir ni un solo profesional de la salud que haya aplicado en este reparo, tengo que derivar a la paciente al Hospital Público o a algún grupo de referencia que lo haga”, destacó el entrevistado y agregó: “Si tengo al menos un profesional que sí lo haga será ese individuo al que yo referenciaré a los pacientes”.

Por último, es menester hacer referencia a una cuestión de tiempos: “A partir del pedido de las mujeres, que debe ser dentro de las 14 semanas de embarazo, tenemos 10 días para resolverlo”.