Espectáculos | libro | Hija | amor

"Amor incondicional", un camino de sanación a través de la escritura

En diálogo con Puntal AM, la escritora local Laura Sánchez de Ravetta adelanta el profundo contenido de su segundo libro que presentará este viernes por Instagram Live de El Emporio Ediciones.

Tras la edición de su primer libro, Florencia, la voz de la mirada, la escritura riocuartense Laura Sánchez de Ravetta, presentará este viernes a las 19hs. por Instagram Live de El Emporio Ediciones, su segundo libro, Amor incondicional.

En diálogo con Puntal AM, Laura adelanta el profundo contenido del flamante ejemplar que, aclara, “en ninguno de los dos libros hay nada negativo, al contrario, todo es positivo, reflexivo, esperanzador y creo que la fe es el bastón que nos sostiene, que nos ayuda mucho”.

LA PERMANENTE PRESENCIA DE LA AUSENCIA.- “El primer libro fue un poco la vida de Florencia, una niña que murió a los 26 años, con capacidades diferentes. Yo siempre lo resumo y digo que Florcita era un bebé de 26 años. Y todo lo que eso significó, todos los aprendizajes, toda la enseñanza. Yo siempre seguí escribiendo y la escritura para mí se transformó en un viaje hacia lo más profundo de uno. Después de 5 años del libro anterior, yo realmente puedo hablar de otra manera y me doy cuenta de la evolución en mí. Yo llamo a este libro Amor incondicional, porque es el amor sin apegos, sin la presencia física, es todo un aprendizaje, no es fácil. Por más que un hijo muera físicamente, la conexión no se pierde nunca, se redefinen los vínculos y hay otras maneras de conectarse. Por eso el subtítulo del libro es ‘La permanente presencia de la ausencia’, porque es una presencia mucho más compleja, mucho más intensa y mucho más presente que nunca, es una presencia que nos acompaña permanentemente, es un vínculo muy diferente que se crea y la verdad que es hasta muy difícil de explicar, a mí me costó mucho explicarlo en el libro. Todos somos seres sensoriales y aprendemos a captar todas esas señales, a través de los sueños, a través de imágenes, de fotos. Yo digo que Florencia nunca se va, siempre está en un perfume, en un olor, en una calle, en un lugar, en una persona. Todo es recuerdo, el recuerdo es el presente del pasado y permanentemente nos acompaña”.

En ninguno de los dos libros hay nada negativo, al contrario, todo es positivo, reflexivo, esperanzador y creo que la fe es el bastón que nos sostiene, que nos ayuda mucho En ninguno de los dos libros hay nada negativo, al contrario, todo es positivo, reflexivo, esperanzador y creo que la fe es el bastón que nos sostiene, que nos ayuda mucho

LA TRANSFORMACIÓN DE LA ORUGA EN MARIPOSA.- “Transformar el dolor en amor, aprendizaje y crecimiento, ese es el objetivo fundamental. No es fácil, nadie tiene recetas mágicas y yo narro lo que yo viví, pero todos somos seres únicos, diferentes y el proceso es de cada uno, entonces al principio por supuesto que es inevitable no tener los recuerdos dolorosos. Soy una persona de mucha fe y cuando yo hablo de fe no hablo de mí de religión ni de nombres, ni Dios, ni Alá, es cuestión de fe y a mí me sostiene, me ayuda. Reconozco que la muerte de mi hija tanto como las capacidades diferentes de mi hija, porque su lesión era muy grande, fueron un gran desafío a mi fe, pero gracias a Dios lo pude superar, creo que gracias a Dios que me envía fortaleza día a día, lo agradezco cada día de mi vida, pero creo que ella también de alguna manera nos guía. Tenemos que aprender que nosotros aquí nos quedamos doliéndonos por nosotros, pero no pensamos en ello, mi hija sufrió mucho, sufrió muchas internaciones, muchas dolencias y yo recuerdo que una vez cuando ella tenía 9 años que tuvo una meningitis y la verdad siempre salía, evidentemente que todavía tenía algo para enseñarnos y yo recuerdo que esa vez estaba ella tan mal, tan enojada y era una criatura totalmente feliz, porque si hay algo que también agradezco en la vida es que mi hija fue feliz, por su inconsciencia, pero las agresiones las sufría y ese día recuerdo que le prometí que cuando ella decidiera irse, yo lo iba a aceptar y es que yo lo percibí enseguida cuando a mi hija empezó con su neumonía y en dos días se fue, desde el primer segundo yo percibí que ella se iba, yo la solté porque en realidad esto es como una transformación. Por eso la tapa del libro de Amor incondicional son todas mariposas y hay una mariposa que resalta que es ella, pero resalta en mi corazón, yo digo que mi hija no murió, mi hija se mudó en mi corazón y me acompaña permanentemente. Es el proceso de la transformación que Kübler Ross, una médica suiza, lo expresa muy bien, habla de la transformación de la oruga en mariposa, pero no solamente para el que se va, sino para los que quedamos. Yo digo que nosotros somos esas mamás que gracias a ese proceso resiliente nos transformamos de mama oruga a mamá mariposa, seguimos viviendo, seguimos encontrando motivaciones, sentido en la vida porque el sentido en la vida que me manejaba antes, no el que me motiva en este momento y todo eso se encuentra en el entorno, en el presente y también en las personas que quedan. La muerte es parte de la vida”.

image.png

Reseña

Laura escribió para la reseña del libro:

“Amor Incondicional es un camino de sanación a través de la escritura. Cuando muere un ser amado nos sentimos vacíos, el dolor nos invade y nos quedamos sin base bajo nuestros pies. El duelo por un hijo no se cierra, la herida cicatriza, se vuelve a sonreír, y a vivir de otra manera. Solo el amor puede re-conectarnos nuevamente con la vida.

El Amor Incondicional es lo único que nos sostiene, porque no es posible dejar atrás el dolor, si no miramos en silencio en nuestro interior, para luego salir del egocentrismo, ya que encerrados en el capullo nunca nos re-construiremos.

Elaborar un duelo resiliente significa, optar por una actitud positiva, aceptar la realidad, re-significar la vida y lograr un proceso de sanación. Nunca se vuelve al estado anterior, ya que es un desafío existencial y esencial, que nos conduce a una profunda transformación interior. Mi mayor desafío ha sido aprender a amar sin condiciones, vivir con la presencia permanente de la ausencia y transformar el dolor en amor.

Se puede volver a vivir de una manera diferente, con una re-significación de valores, con un proyecto significativo de vida, y con el amor de nuestra hija en el corazón. Deseo que estas palabras ayuden a trascender el dolor, a vivir con ilusión, y sentir que la vida vuelve a tener sentido, porque el Amor Incondicional por un hijo nunca muere. Lo trasciende todo, incluso la muerte. Mi Niña adorada, no importa la distancia que nos separe, siempre habrá un cielo que nos una… Nos volveremos a encontrar cuando el cielo me invite a volar…”

image.png

Contratapa

La editorial expresa en la contratapa del libro:

“Este libro nos invita a reflexionar sobre la paradoja entre el duelo que no se cierra y de volver a sonreír a medida que la herida cicatriza. Luego que en su anterior obra nos brindara su testimonio sobre las capacidades diferentes de su hija y del duelo por la pérdida a los 26 años, Laura nos plantea ahora, el después de esa experiencia. El texto llevará al lector a transitar un camino, que lo transportará desde un sentimiento de vacío, hacia un proyecto de vida basado en el amor. De la desesperanza y la impotencia, a la transformación del dolor en amor. Metas alcanzables para la autora, que sin negar la imposibilidad de volver al estado anterior, acepta la realidad y se reconecta con la vida, intentando sanar la herida. Un texto que interpela acerca del amor incondicional. ¿Puede amarse de tal forma a quien ya no está presente?. Pleno de interrogantes, paradojas y de aparentes contradicciones. Reflexivo, positivo, y esperanzador, con el Amor incondicional como bandera y con la presencia permanente de Florencia, dentro de una ausencia que no es tal”.