madre | mamá | casa

No hay nadie como vos Mamá

El día de la madre siempre es una ocasión especial para recordarles cuanto las amamos y lo mucho que tuvieron que ver en el desarrollo de nuestras vidas. Hoy quisimos agasajarlas preguntándoles cómo se sienten ellas en ese rol

No hace falta decir que las madres son únicas, especiales e irremplazables. Son esas personas incondicionales, que nos acompañan desde nuestra gestación y en cada momento de nuestras vidas. Su sonrisa es un faro que nos indica que todo estará bien. Sus abrazos son un bálsamo que cura cualquier herida y sin dudas su comida es la más deliciosa.

Sin embargo, ser madre es un desafío diario en donde se debe equilibrar, la vida familiar, hijos, hogar, distribución de tareas, el trabajo y el tiempo de ocio. Muchas veces nos preguntamos cómo son capaces de balancearse entre tantas actividades y no morir en el intento. En la actualidad y al igual que a lo largo de la historia, existen diferentes modelos de madres. Cada una con su impronta y sus características que las hace únicas e irrepetible. Ellas tienen esa magia de hacer que todo sea posible.

En Rostros y Rastros buscamos a varios modelos de madre y las entrevistamos. Esto fue lo que nos contaron sobre esta tarea tan compleja pero que es redituada con mucho amor.

Virginia Trucchi, 47 años. Lic. Comunicación – Docente. Mamá de Paloma (17) y Delfina (14)

1 Virginia Trucchi.jpg

“Intento cada día ser un buen ejemplo de mujer para ellas, con aciertos y desaciertos, pero siempre valorando la dignidad.”

Cómo madre de hijas adolescentes, ¿qué les aconsejas sobre el mundo en el que les toca crecer?

Les aconsejo el respeto por sobre todas las cosas. El respeto a las personas, al trabajo, al estudio, a los compromisos asumidos. Les aconsejo ser transparentes, ser auténticas. Disfrutar de los pequeños y grandes momentos. Les aconsejo informarse, conocer sobre la realidad para tener opinión propia. Y suena paradójico, pero ellas me aconsejan a mí a cuidar el planeta, me incitan a hacer acciones para un mundo mejor. Es increíble la conciencia sobre el medio ambiente que tienen. Mi mayor fortaleza como mamá es el acompañamiento que les hago a mis hijas en todos los aspectos de su vida.

Celebrar el día de la madre

Celebrar el día de la madre es celebrar la vida de mis hijas, es celebrar el milagro más lindo que Dios me regaló. Disfruto de ser mamá de Paloma y de Delfina, siento orgullo de ser la madre de ellas. Por otro lado, como hija, celebro la madre que tengo, una mujer buena, noble, optimista, abuela todo terreno. Sin lugar a dudas es mi modelo.

Ser madre es cobijar, es abrazar, es velar por sus sueños, por sus ideales, es acompañar, es hacer silencio y escuchar, es aconsejar, es hablar sobre los errores, es reír y llorar por los logros y fracasos de tus hijos. Ser madre es una parte de tu alma caminado por el mundo en libertad.

Micaela Domínguez, 35 años. Comerciante. Mamá de Mateo (9) y Dante (1 mes)

2 Micaela Dominguez.jpg

“Ser madre es acompañar, poner el cuerpo, criar a tus hijos con amor, en buenos valores para que sean buenas personas.”

¿Cómo fue tu experiencia de ser madre por segunda vez en cuarentena?

Toda la experiencia vivida en este contexto de pandemia generó en mí sentimientos encontrados. Por un lado, cómo positivo tuve la posibilidad de quedarme en mi casa, resguardada con la compañía de mi familia, no cumplir el horario de un trabajo, poder descansar y compartir con mi otro hijo ese tiempo de espera. En ese sentido fue positivo, porque disfrute mucho más el proceso de embarazo.

Sin embargo, el aspecto negativo, más allá de los obvios y de los motivos que nos aquejan a todos, me sentí muy coartada en mi libertada. Los controles médicos fueron muy estrictos, en donde debía asistir sola y no pude compartir, por ejemplo, las ecografías con mi marido y mi hijo. No poder compartir esos momentos, lo sufrí.

En cuanto al parto, Dante nació el 9 de septiembre, fue una cesárea programada en donde salió todo bien. Yo estuve internada solo 24hs, aislada y sin visitas. Solo me permitían un acompañante, este podía quedarse solo registrándose previamente, indicando el horario en que iba a estar y los datos personales de esa persona. Por supuesto la fiesta de esos primeros días no se vivió como tal. Cuando llegamos a casa, nadie pudo conocerlo inmediatamente. Tenemos mucha familia y amigos, que viven en otras ciudades y que por el aislamiento no pudieron aun conocerlo. Me angustió no poder compartir el nacimiento de Dante como la verdadera fiesta que es para nosotros, con nuestros seres queridos.

¿Qué significa para vos celebrar el día de la madre?

Para mí el día de la madre es un día muy especial. Mi mama es una figura muy fuerte en mi vida y mi referente. Yo perdí a mi papá con apenas 2 años, lo que ha hecho que mi mamá cumpla el rol de ambos. Para mí es sinónimo de lucha, poder, valor, es una guerrera, mi gran ejemplo a seguir. Ella me ha inculcado todos esos valores a lo largo de mi vida. La fortaleza de conseguir las cosas con esfuerzo y trabajo. Me enseña a diario que siempre se puede lograr eso que deseamos. El día de la madre es todos los días, es un festejo que viene a recordarme que con amor y perseverancia todo se puede lograr y que el vínculo madre e hijo es lo más preciado que puede tener un ser humano.

Ser madre es…

La posibilidad de ser madre es el mejor título al que uno puede aspirar y en mi caso particular es lo que mas me enorgullece de mi vida, es mi mayor logro y el más feliz.

Eugenia Martina – Contadora pública – Emprendedora gastronómica. 44 años. Ignacio (23) Lautaro (12)

3 Eugenia Martina.jpg

“Nuestros hijos son nuestra responsabilidad y necesitan de nosotros, como referentes y guías. Lo que nosotros hagamos, los va a marcar a lo largo de su crecimiento.”

¿Como fue el cambio de rutina en tu familia con la cuarentena?

A partir del aislamiento mi casa cambio drásticamente. Comenzó a ser una nueva vida para mí, para todos. Al comienzo del año tenía muchos proyectos diagramados que debieron pararse y cambiar a partir de este contexto. Como mamá, al igual que mi trabajo, necesité repensar nuevas estrategias en casa para la nueva realidad que se nos presentó.

A partir del aislamiento, mi hijo Ignacio, estudiante universitario, volvió a casa ya que las clases presenciales ya no eran posibles. Fue algo lindo en medio de esta situación. Disfruto a diario el tenerlo en casa nuevamente y durante tanto tiempo de corrido. Por otro lado, Lautaro, empezó este año primer año del secundario y fue un gran cambio para él, no poder ver a sus amigos ni realizar sus actividades.

Esta nueva modalidad nos sorprendió de un día para el otro. Hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos fue mi premisa. Empecé a aplicar estrategias para las actividades y quehaceres en casa, en donde era necesario crear una rutina nueva en este contexto. Empezamos a resignar cosas y asignar tareas entre todos los integrantes. No solo por la nueva realidad, sino porque fue una oportunidad para que mis hijos tomen otras responsabilidades. No fue fácil al principio que cada uno cumpla con su obligación y sus tareas, pero dialogo mediante, lo fuimos logrando. Estos momentos son propios de la vida y debemos tomarlos para aprender y seguir avanzando.

Como algo positivo, la cuarentena nos ha fortalecido como familia. Ha creado un vínculo más fuerte entre nosotros. Estar todos en casa, fomento a conversar más, mirarnos, discutir y acordar. Hablar de lo importante de la vida. Estos tiempos en donde la vida se ve amenazada, aprendemos a darle valor a lo importante de la vida. A mí me sirvió para observar la vida de mis hijos. La pandemia me dio ese tiempo, de observarlos y disfrutarlos.

Lo malo, resignar la sociabilización, el abrazo, las reuniones, el afecto, pero a pesar de eso encontrar estrategias para acercarnos a pesar de lo lejos que estamos.

Ser mamá en estos tiempos

Nuestros hijos son nuestra responsabilidad y necesitan de nosotros, como referentes y guías. Lo que nosotros hagamos, los va a marcar a lo largo de su crecimiento y van a buscar imitar. Las mamas hacemos lo que podemos, siempre pensando si lo que hacemos es lo correcto y pensando en lo mejor para ellos.

En la tarea de mamá me apoyo al 100% en mi marido. Conversamos mucho, aunque a veces no coincidimos, nos escuchamos, nos acompañamos. Nos apoyamos los cuatro, entre todos, ellos me ayudan a mí y yo a ellos, por eso somos una familia.

Carolina Cornejo 49 años. Ama de casa. Mamá de trillizos Bautista, Simón y Pilar (8)

4 Carolina Cornejo.jpg

“Son una gran bendición. Lo mejor que me pudo pasar en la vida son ellos. Son lo mejor de mí y los amo con locura.”

¿Fortalezas y debilidades cómo mamá?

Mi fortaleza como mamá de trillizos, es hacer varias cosas al mismo tiempo. Estoy acostumbrada a cocinar, mientras hacemos las tareas de la escuela. Ordenar la casa, mientras voy juntando la ropa y les preparo el desayuno.

Mi debilidad es siempre estar pendiente de ellos, sobre todo en este contexto. Mi prioridad es ellos, siempre. Saber cómo están, que sienten. Si los reto y los pongo en penitencia, al ratito me arrepiento. No soy muy estricta, ellos me pueden.

Ser mamá de trillizos en cuarentena

Lo bueno de estar en cuarentena y que ellos sean trillizos, es que, al tener la misma edad, juegan juntos y se entretienen bastante entre ellos. Lo negativo es que, al estar encerrados, les ha cambiado el carácter. Están más sensibles, demandantes, extrañan a sus compañeros y familiares. Están mas pendiente de la atención que yo les brindo. Todos me demandan y buscan llamar mi atención. Me reclaman si paso mas tiempo con uno y no con el otro.

¿Qué significa para vos celebrar el día de la madre?

Para mí el día de la madre es n día de festejo. Es un día maravilloso. Gracias a Dios tengo a mi mamá que la amo con mi alma y ya el tenerla es una felicidad inmensa.

Por otro lado, durante muchos años pensé que nunca iba a tener a nadie que me dijera feliz día. Y hoy tengo tres hijos hermosos que ya me celebran desde una semana antes. Todos los días están pendientes de mí y están ansiosos por querer festejármelo

Para mi ser madre es lo mejor que Dios pudo darme. Los busque tanto tiempo que a veces me quedo mirándolos y no puedo creer que sean míos. Son una gran bendición. Lo mejor que me pudo pasar en la vida son ellos. Son lo mejor de mí y los amo con locura.

Eliana Lucarelli 38 años. Corredora Inmobiliaria. Mamá de Emma (8) y Gino (4)

5 Eliana Lucarelli.jpg

“Ellos son mi fortaleza. Verlos crecer día a día sanos, fuertes y felices, es mi fortaleza diaria.”

¿Fortalezas y debilidades cómo mamá?

Ellos son mi fortaleza. Verlos crecer día a día sanos, fuertes y felices, es mi fortaleza diaria. Así como también mi mayor debilidad son ellos. Pensar en el mundo en el que les toca crecer, que les pase algo y yo no estar cerca para protegerlos.

¿Como medias entre tu rol de mamá y tu trabajo?

Es un día a día. Algunas veces es más fácil y otras se complica bastante, pero siempre es un aprendizaje, sobre todo en este contexto de pandemia en que los chicos no tienen sus actividades ni asisten a la escuela, están conmigo todo el día. Debo ir buscando el equilibrio entre cumplir con mis obligaciones laborales, y mi tarea de mamá.

Ser mamá es…

Me enorgullece tener el título de mamá. Es la mayor satisfacción de mi vida y trato cada día de ser mejor, superarme por y para ellos. Quiero que Emma y Gino se sientan orgullosos de mí.

POR JULIETA VARRONI