Deportes | Maradona | Río Cuarto | Estudiantes

Ricardo Acevedo: "Todavía no puedo creer que lo tuvimos al lado"

El Indio fue uno de los centrales titulares de Estudiantes en el amistoso que Diego Maradona jugó en el estadio Ciudad de Río Cuarto -hoy Antonio Candini- con la camiseta de Argentinos Juniors, el 20 de marzo de 1977

El 20 de marzo de 1977, Diego Armando Maradona jugó por primera y única vez en Río Cuarto. Fue con la camiseta de Argentinos Juniors, en un partido amistoso que el Bicho igualó sin goles con Estudiantes. Uno de los once titulares del Celeste, que en ese entonces conducía tácticamente Antonio Ubaldo Rattín, fue Ricardo Acevedo. En diálogo con Puntal, el Indio recordó algunos detalles de aquella jornada otoñal en el estadio Ciudad de Río Cuarto.

#ElDeportivo con Ricardo Acevedo

-¿Qué recuerda de aquel partido con Maradona?

-Cuando se jugó ese partido ninguno de nosotros nos imaginábamos que Maradona iba a llegar a ser lo que fue. Casualmente, ayer (por el miércoles) estaba viendo diarios de aquella época. Muchos no me creen que antes de entrar a la cancha, el técnico de Estudiantes que era Antonio Rattín, nos dijo: “Va a jugar un chico en Argentinos, que recién está empezando, traten de no pegarle, porque ese va a ser el que nos va a salvar, va a ser un monstruo”. Era muy chico cuando vino a Río Cuarto. Era un chico con muchas condiciones, pero no nos podíamos imaginar lo que iba a pasar. Todavía no puedo creer que lo tuvimos al lado.

-Fue en una época en la que Estudiantes tenía muchos enfrentamientos con equipos grandes de Buenos Aires…

-De la mano de Antonio Candini llegaron varios buenos equipos y también Estudiantes se reforzaba bien. Bueno, nuestro técnico era Rattín.

-¿Fue el mejor jugador que vio?

-Yo creo que sí. Hace un tiempo, al Flaco César Menotti le preguntaron quién era mejor, si Messi o Maradona, y el respondió que había que fijarse en la cuna. Hay que mirar de dónde viene cada uno. Quién va a discutir a Messi, pero Maradona hizo todo viniendo desde muy abajo. Maradona hizo cosas extraordinarias.

-¿Por dónde pasa la diferencia que hacen esos personajes?

-En lo que transmiten. Uno mira los partidos de aquel tiempo y al tipo lo mataban a patadas, él se levantaba y los volvía a encarar. Maradona tenía un temperamento espectacular. Era fuerte de la cabeza. Se levantaba siempre. Algo fuera de lo común. Era superior a todos.

-¿Con Diego es como dice el tango “No habrá ninguno igual”?

-Yo creo que no. Tenía todas las condiciones. Sabía jugar, era muy inteligente, tenía temperamento y carácter. Te ganaba los partidos él solo.