Opinión | marcelo-irastorza |

Schiaretti busca salvar las dos bancas del PJ

Schiaretti buscará mantener las dos bancas que el PJ de Córdoba tiene en Diputados. Para ello, apuesta a la boleta corta que estará conformada por candidatos propios. Por Marcelo Irastorza

La tercera vía se desplomó como un castillo de naipes. Alternativa Federal, el espacio político que había sido creado para ser una opción superadora a la grieta entre el macrismo y el kirchnerismo, terminó desapareciendo. Primero se produjo el alejamiento de Roberto Lavagna, luego el coqueteo y posterior acercamiento de Sergio Massa a la fórmula entre Alberto Fernández y Cristina Fernández, después el anuncio de Miguel Pichetto como vice de Mauricio Macri y finalmente la irrupción del binomio entre Lavagna y Juan Manuel Urtubey en el marco de la fuerza Consenso Federal 2030. En menos de un santiamén el espacio electoral se esfumó así como también la posibilidad del armado de una tercera alternativa de cara a las elecciones presidenciales. Al regreso de sus vacaciones, Juan Schiaretti buscó hacer un nuevo encuentro con Pichetto y Urtubey antes del cierre de las alianzas, pero todo se precipitó y obligó al gobernador cordobés a barajar y dar de nuevo. Frente a la nueva realidad que impuso la volatilidad de la política, Schiaretti se reunió con su mesa chica y decidió ir con candidatos propios a través de la alianza Hacemos por Córdoba. Se trata de la llamada boleta corta, es decir aquella que no lleva postulante a presidente. La posición de Schiaretti en el plano nacional motivó la discrepancia del titular del PJ de Córdoba, Carlos Caserio.



La estrategia electoral adoptada por el mandatario provincial busca mantener por lo menos las dos bancas que hoy tiene el PJ de Córdoba en la Cámara de Diputados. En efecto, el 10 de diciembre próximo dejarán sus escaños la delasotista Adriana Nazario y el democristiano Juan Brügge. Ambos diputados nacionales suenan como candidatos a su reelección. Pero recién la lista será oficializada el jueves 20 en el congreso partidario que se llevará a cabo en Córdoba capital. En la danza de postulantes también se menciona a dos hombres de estrecha confianza del gobernador, como lo son el legislador riocuartense Carlos Gutiérrez y el ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, además del presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González, y el titular de la cartera educativa, Walter Grahovac. Y en cuanto al cupo femenino, además de Nazario, se habla también de Claudia Martínez, Tania Kyshakevych y Laura Labat. De Natalia de la Sota trascendió que podría ser la vice de Sergio Massa en una eventual Paso con Fernández-Fernández  o tal vez encabezar la nómina del Frente de Todos. Pero ambas versiones fueron desmentidas por  fuentes vinculadas con la legisladora electa. La determinación de ir con boleta corta fue comunicada por el ministro Massei a los intendentes a los fines de dejarlos tranquilos frente a la sublevación de la militancia que quiere jugar con el binomio F-F.



En el 2015 Macri ganó con el 70 por ciento de los votos en la provincia de Córdoba. Pero esta vez no será igual. El escenario electoral se vislumbra distinto dado que muchos militantes y dirigentes peronistas votarán por el Frente de Todos. No obstante, el Presidente confía en que Córdoba lo volverá a elegir. Por su lado, Schiaretti toma distancia de la puja nacional. El mandatario cordobés apuesta a su lista y da libertad de acción para presidente a su tropa. Su eje de campaña será la defensa de los intereses de la provincia de Córdoba. En la Casa Rosada esperan que la boleta corta coadyuve a la reelección de Macri. El objetivo central es que el cristinismo no vuelva al gobierno.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas