Opinión | mariana-corradini |

La hora de las urnas

El próximo domingo será el tiempo de la verdad, cuando a la palabra la tendrán las urnas. En una semana sabremos quién ocupará el Sillón de Viñas desde diciembre de este año a diciembre 2023. Por Mariana Corradini

La campaña por la Intendencia entra en la etapa final. El próximo domingo será el tiempo de la verdad, cuando a la palabra la tendrán las urnas. En una semana sabremos quién ocupará el Sillón de Viñas desde diciembre de este año a diciembre de 2023, quiénes se sentarán en una banca en el Concejo Deliberante, quiénes asumirán el rol de oficialistas y quiénes de oposición, cómo se conformará el Tribunal de Cuentas y quién regirá los destinos de la Auditoría General.

Si las encuestas no se equivocan, el actual jefe comunal logrará la reelección, mientras que una de las disputas más relevantes se dirimirá para el Legislativo local, por la definición de la integración de la oposición, si es en un único bloque o en dos.

Con la Intendencia como objetivo, estos son tiempos de disputas territoriales, mediáticas y también en redes sociales. 

Así, en estas últimas semanas aparecieron las propuestas, algunas más verosímiles que otras. Porque, también hay que decirlo, fácil es prometer un mundo ideal y después desdecirse. Sobran ejemplos de eso.

Pero volvamos a la ciudad para centrar la mirada en los tres candidatos principales.

Gustavo Bustamante de Juntos es Posible centró sus compromisos de campaña en construir viviendas y generar trabajo. Para hacer viviendas propone organizar un banco de arena municipal como puntapié para las bloqueras, confiando en programas del gobierno nacional para acceder a la compra de herramientas, y también a través de un formato de construcción colaborativa. Y para generar “500 puestos de trabajo” su idea es la del coworking.

Juan Carlos Zazzetti, de Vamos Villa María, repite su preocupación por “lo social”, afirma que hay que profundizar acciones ya existentes, como la ampliación de horarios en los CAPS, pero también se compromete a concretar propuestas que ya existen, como la creación de un centro de atención de adicciones. Sí apunta a dos de los talones de Aquiles que esta gestión no pudo terminar de resolver, como son el tránsito y el estacionamiento medido.

El intendente Martín Gill, que va por la reelección, al enumerar propuestas se ocupa de clarificar que son posibles a partir de que articulan con otras acciones ya concretadas, marcando un devenir en clave de continuidad: la apertura del bulevar Alvear pero ahora del lado de barrio Las Playas, facilitar el acceso al suelo urbano porque se adquirieron 23 hectáreas y se gestionan fondos para lotearlas, sumar cámaras porque ya se pusieron 200, mejorar los diez espacios verdes más importantes como se hizo con el Parque Pereira y Domínguez. Y así se podría seguir.

La campaña se desanda en el territorio que son los barrios y el centro, con recorridos domiciliarios, reuniones sectoriales y encuentros con representantes institucionales. También con visitas casi particularizadas, como si los candidatos tuvieran en este lapso el tiempo y la oportunidad de llegar a cada uno de los villamarienses. 

En contrapartida, hay pocas acciones con pretensión de alguna masividad, y son las que mayormente organiza el peronismo, que también espera al gobernador Juan Schiaretti la semana que viene.

Esta disputa territorial replica en las redes sociales que son utilizadas como amplificadoras. Son un elemento más de una campaña que se desarrolla en el terreno habitual de la política de la última década, pero que ahora encuentra en estos soportes de fácil acceso desde el celular la forma de replicarse.

En este contexto los protagonistas casi exclusivos son los candidatos a intendente, con poca participación del resto de los postulantes. Hay una personalización marcada en el impulso de las propuestas y, sobre todo del lado de Gill y de Zazzetti, ellos son protagonistas excluyentes de sus espacios, mientras que en estas últimas semanas el sector de Bustamante se preocupa más por mostrarse como equipo. 

Y son el actual jefe comunal y el actual concejal los que en la campaña “perdieron” el apellido para ser Martín y Gustavo, en una construcción de cercanía con el votante.

Sí hay que destacar que se está ante una campaña de pocos sobresaltos, en la que prácticamente no se dieron enfrentamientos ni chicanas entre candidatos, y en la que cada uno viene desandando su propio camino casi sin ocuparse del contrincante. 

En este tiempo, los postulantes dijeron que sí a distintas convocatorias que recibieron para exponer ideas, y también participarán, los nueve, de un hecho histórico que se concretará el martes en el Leonardo Favio, con un debate que sigue la senda trazada por la ley nacional. Precisamente, el mote de histórico también se lo da que estarán todos y que esta instancia es producto del acuerdo de más de 20 medios de comunicación locales que transmitirán al unísono el encuentro (este matutino lo hará a través de su página web).

Este encuentro se transformará así en un gran aporte para el fortalecimiento de la democracia, porque permitirá a los vecinos escuchar a todos en igualdad de condiciones. 

Mientras tanto, los distintos sectores organizan el cierre de campaña para el jueves, en coincidencia con el feriado por el Día de la Bandera, a la par que esperan con ansias el domingo cuando, a eso de las 20, ya no habrá espacio para las especulaciones y se sabrá con certeza a quien eligieron los villamarienses.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas