Deportes |

Mustafá, el bellvillense que juega para la selección de Palestina

El defensor, de 34 años, tuvo la posibilidad de representar al país de sus bisabuelos en un torneo internacional

Surgió de Talleres y pasó por 16 equipos de Sudamérica y Europa hasta llegar a Sarmiento de Leones. Tiene 34 años y una oportunidad histórica: representar al país de sus bisabuelos en un torneo internacional.

Cuatro chilenos, un sueco, un esloveno, un estadounidense y un argentino… sí, un argentino. Así se conforma la selección de Palestina, la más global de la Copa de Asia. Habría que sumar también a Noureddine Ould Ali, el técnico argelino, que después de un lustro volvió a confiar en Daniel Kabir Mustafá, este zaguero de 34 años que jugó en 16 equipos de seis países y que en 2017 recaló en Sarmiento de Leones, el club que en la última temporada fue bicampeón de la Liga Bellvillense. 

“Esta oportunidad es comparable con haber jugado en Europa”, cuenta Kabir Mustafá desde la concentración en Emiratos Árabes. Reconoce, además, que la experiencia adquirida en su carrera le permitió asimilar el salto de categoría: “No me conmueve tanto como cuando era chico; yo pasé del Nacional B a la Primera de Portugal, a marcar a jugadores como Hulk y Falcao… ahora lo tomo de otra manera y trato de sacarme la presión y disfrutarlo, porque me queda poco tiempo en el fútbol”, explicó a TyC Sport.

Ese primer gran cambio fue 2008, de Ben Hur de Rafaela a Estrela da Amadora. Antes había jugado en Talleres, Racing de Córdoba y en Alumni de Villa María; después comenzó su travesía por el mundo, que incluyó Huesca de España, Independiente José Terán de Ecuador, Ñublense de Chile y Monagas de Venezuela, entre otros.

La primera convocatoria a Palestina le llegó en 2013, cuando estaba en Boca Unidos de Corrientes. El vínculo: sus bisabuelos. “Emigraron por el problema de siempre, por la guerra -cuenta-, por eso es especial estar acá, también es mi sangre”. Pero él no es el único “extranjero” de los Leones de Canaan. El lazo con los chilenos es especial y lleva más de medio siglo, debido a que allí se instaló la diáspora palestina más numerosa fuera del mundo árabe. Por eso no son casualidad las presencias en el plantel de apellidos como Norambuena, Islame Pinto, Cantillana o Tamburrini.

Reconocida por FIFA en 1998, la Federación de Palestina atraviesa un desarrollo lento pero sostenido. El año pasado llegó al puesto 80 del ranking y ahora está en el 99, entre Islas Feroe y Vietnam. Según Kabir Mustafá, “algunos jugadores tienen incluso más obstáculos por ser de la selección, pero a pesar de todos las adversidades el fútbol sigue creciendo”. Uno de los casos más resonantes fue la detención administrativa -sin juicio ni cargos- de Mahmoud Sarsak por supuestos vínculos terroristas y su posterior liberación tras una huelga de hambre y la presión internacional, entre ellas de la FIFA.

“Cada vez que vengo me siento muy identificado con mis compañeros, el árabe es muy sanguíneo, muy pasional, y mucho más ahora con el fútbol”, reconoce Kabir Mustafá. El debut en la Copa de Asia ante Siria fue a estadio lleno, con más de 11 mil almas, en su mayoría palestinas: “Éramos locales, el fanatismo que tienen es difícil de explicar”, agrega.

Kabir Mustafá, tan ilusionado como todo el pueblo palestino.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas