Río Cuarto | NIños | fiscal | mujer

Por corromper a niños, pedirían cárcel para una maestra jardinera

La declaración de los padres en los Tribunales de Río Cuarto y el testimonio de los niños en cámara Gesell son las pruebas de peso que llevarían al fiscal Julio Rivero a solicitar una pena de prisión efectiva para Mariela Ríos.

En el mediodía de hoy arrancarán los alegatos de una de las causas más aberrantes que llegaron este año a los Tribunales riocuartenses. Se trata del juicio a Mariela Ríos, la maestra jardinera de Viamonte que está detenida acusada de haber corrompido a sus alumnos de 5 y 6 años de edad.

Será en la Cámara Segunda del Crimen, a cargo del juez Emilio Andruet, y, teniendo en cuenta el desarrollo de las primeras jornadas del juicio, es altamente probable que el fiscal de Cámara Julio Rivero solicite una condena de prisión efectiva para la mujer de 43 años nacida en La Carlota.

En 2018 Ríos se desempeñaba como maestra suplente en el jardín de infantes Domingo Faustino Sarmiento, de Viamonte. De acuerdo con la acusación que formulara el entonces fiscal de La Carlota, Daniel Vaudagna, la mujer tenía contacto con los niños los días lunes, miércoles y viernes y, cuando la directora se ausentaba de la institución, promovía actos de corrupción entre niños y niñas de 5 y 6 años edad.

La descripción del hecho que hizo el fiscal de Instrucción señaló que la mujer hacía desnudar a sus alumnos y los alentaba a que bailaran o desfilaran sin ropas, mientras les tomaba fotografías y los filmaba con un teléfono celular. Esa rutina se habría reiterado entre los meses de marzo y noviembre de 2018, hasta que la Justicia finalmente la descubrió y la detuvo.

Desde entonces, Ríos está alojada en una celda del Servicio Penitenciario número 6 y, en caso de que sea condenada, continuará detenida allí.

En el inicio del juicio el grupo de padres de las víctimas viajó desde Viamonte a Río Cuarto para prestar declaración sobre la grave denuncia. Todos ellos fueron coincidentes en señalar a la exdocente como la responsable de promover conductas desviadas entre sus hijos. No es la única prueba que compromete a Ríos. El tribunal también cuenta con la declaración que los niños hicieron oportunamente en cámara Gesell.

Ríos está imputada de abuso sexual agravado, exhibiciones obscenas agravadas y producción de imágenes de pornografía infantil en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada.