Río Cuarto | Online | comercios | actividades

Negocios online y largas colas en bancos, la postal de la nueva Fase 1

Hubo extensas filas de jubilados y beneficiarios del IFE esperando ser atendidos en las entidades financieras. Los comercios vendieron virtualmente pero algunos abrieron. Muchos inspectores y móviles del Edecom

Largas colas en bancos, comercios online e inspectores y móviles haciendo los controles de rigor fueron la postal de ayer en Río Cuarto, en el primer día de la prórroga de la Fase 1, dispuesta por el gobierno municipal.

En efecto, extensas filas de jubilados y beneficiarios del IFE pudo observar Puntal en el Banco Córdoba de General Paz y Pedernera y en el Supervielle de la avenida Sabattini, tras una recorrida realizada por distintos puntos de la ciudad, para constatar el pulso de la jornada, tras el aplazamiento por 4 días de la etapa de aislamiento, que durará hasta el viernes inclusive.

En general, hubo un alto cumplimiento a la medida de no abrir los comercios y hacer sólo venta online con delivery, según lo establecido por el Ejecutivo. Sólo algunos negocios, pertenecientes a los comerciantes autoconvocados, abrieron sus puertas, pero fueron obligados a cerrarlas por parte del Edecom.

Como informó Puntal, la apertura gradual de actividades comenzó en la víspera con los bancos y los comercios, sin atención al público, y seguirá hoy con la habilitación de las obras privadas y las industrias que no son esenciales.

Hasta el momento, estuvieron habilitadas las fábricas que se enmarcan dentro de las actividades esenciales, como las alimenticias y las vinculadas con la salud.

En tanto, el sábado próximo se volverá a la normalidad con los comercios atendiendo en forma presencial, el regreso de los bares y restaurantes y de las peluquerías y estéticas y la reapertura de los gimnasios y natatorios.

Se podrán hacer salidas recreativas pero no reuniones familiares ni sociales.

El centro amaneció ayer con un mayor movimiento de personas y vehículos habida cuenta de la apertura parcial relacionada con las entidades financieras y los lugares de ventas.

“Vine a cobrar la jubilación de mi mamá”, comentó una señora que estaba haciendo la cola bancaria. “Yo vengo para que me paguen mi propia jubilación”, agregó una integrante de la tercera edad.

Agentes municipales y móviles del Edecom recorrían las calles céntricas para evitar aglomeraciones en los puntos de mayor concentración de riocuartenses que tuvo la mañana.

“Con la venta online algo se puede vender pero no alcanza para cubrir los gastos”, testimonió un comerciante de la ciudad, quien acotó: “No podemos vivir del online. Hay que ponerle mucha pila para que rinda”.

El horario de atención virtual es de 9 a 14.

Mientras tanto, tras previo aviso a las autoridades, comerciantes autoconvocados abrieron sus negocios: “Abrimos con mesas en las puertas y el cartel de únicamente delivery”.

Y argumentaron: “No estamos en rebeldía. Necesitamos trabajar porque la situación se ha tornado insostenible”.

Sin embargo, fueron obligados a cerrar sus locales.

A la espera del sábado

La evaluación de la jornada de la víspera hecha por el gobierno municipal fue “positiva”, al tiempo que los comerciantes esperan a que llegue el sábado para arrancar con todo.