Deportes |

Pacto de líderes en “La Casa Blanca”

Sportivo Playosa y Argentino igualaron sin abrir el marcador y continúan en la cima. Era el partido que no debían perder. El “lobo” manejó el primer tiempo; y “albo” estuvo más cerca del triunfo en el complemento

Los dos habían ganado todo lo que habían jugado en el torneo Clausura, y el partido prometía...

Sin embargo, el duelo de líderes se transformó en “el partido que no debían perder”. Como lógica consecuencia, empataron sin abrir el marcador.

El “amargo” 0-0 entre Sportivo Playosa y Argentino, como lo describió Mauricio Morales, se sintetiza en la ausencia de riesgos de ambos para apoderarse del triunfo. Son dos buenos equipos. 

Se tuvieron ganas, metieron, hubo jugadas polémicas, y hasta un manojo de situaciones de gol, pero no tenían la necesidad imperiosa de ganar. No regalaron nada.

Por ello, se respetaron demasiado, y no arriesgaron lo que habitualmente se requiere para ganar cuando “no queda otra”.

Argentino manejó el trámite en el primer tiempo, pero sin profundidad para abrir el marcador.

Sportivo Playosa fue más en el complemento, y estuvo más cerca de ganar el “partido de un gol” que protagonizaron en “La Casa Blanca”, donde los líderes pactaron un 0-0 que los mantiene en la cima de la zona “A”.

El “lobo” se retiró con el invicto y la punta de un reducto complicado. No se fue satisfecho el “Chopo” Morales, porque siente que a su equipo sólo le sirve ser campeón, y para ello deberá saber negociar puntos valiosos como el de ayer, pero no sufrir sin la pelota como en el complemento.

Eso no se pacta. Por eso si el 0-0 del primer tiempo le dejó la impresión de ser “amargo”, el segundo no puede haberlo conformado, porque Sportivo Playosa estuvo claramente más cerca del triunfo.

En la etapa inicial Argentino se paró con decisión de protagonismo, y aunque Ñáñez (la figura del partido) invitó con Rosales a instalar el juego en campo rival, Playosa cerró los espacios, y a partir de los 15’ le dividió la tenencia.

En esos 15’ iniciales, el “lobo” no tuvo punch, y aunque “Ojito” Páez bajó varias pelotas cerca del área, sólo Rosales logró terminar las jugadas, pero nadie la empujó, ni pudo ganar en el juego aéreo con las pelotas detenidas.

El “albo” se acomodó, Servetti empezó a mandar sobre el balón, pero sólo Piva sintonizó su juego. Precisamente un centro de Piva al segundo palo le permitió a “Quico” definir. Ronco contuvo.

También el “1” se quedó con un tiro libre de Servetti promediando la etapa inicial, pero la más clara estuvo en los pies de Gagliese, quien tras una pared corta con Piva, elevó el puntazo (35’).

Poco para ganar, pero suficiente para atreverse a más ante un “lobo” que se cansó de chocar, y sólo hizo actuar a Garetto para descolgar un centro de Molina, y volar para negarle el gol a Ñáñez (20’).

Si era poco para ganar con mayor tenencia de balón, menos haría el “lobo” para llevarse los 3 puntos.

En cambio, el “albo” fue al frente en el inicio del complemento. A los 2’ Ronco le tapó en dos tiempos un intento a Servetti. 

El local jugaba con “10”, y el “lobo” extraña a “Lana” Díaz, pero también extraña a Jacobi (se desgarró Cortez) y debió reagruparse defensivamente para seguir siendo sólido. Por ello Morales apeló al 4-4-2, y aunque no es lo que mejor le sienta, es lo que tiene a mano hasta recuperar a Moreno o Ramiro Cortez (o apostar por los pibes) para jugar con 3 puntas. 

Velasco leyó bien el partido en el entretiempo. Argentino no lo hirió y por ello apostó por coparle el mediocampo adelantando por pasajes Genre, y así García logró que Ñáñez debiera mostrar su faceta defensiva, especialmente cuando Morales apeló a Diego Carrera (un delantero que está derrochando entrega como volante derecho) en lugar de Vieyra (lesionado); y otra carta ofensiva que no se guardó fue Gustavo Martínez (por el lesionado Piovano), con quien logró disimular el dominio del “albo” en 15’ iniciales en los que fue muy superado. Se la jugó para no perder.

Quizás como nunca antes (ni Alem, ni Alumni lo lograron), el “albo” puso en aprietos al “lobo”. Con la pelota detenida de Servetti, forzó a Ronco a tapar un cabezazo de Troxler (6’); con otro tiro libre de Velasco (empujó a su equipo para ganar, pero no alcanzó con su temperamento) que tras rebotar en un defensor visitante se fue pegado al poste izquierdo (10’); y con un frentazo con pique al piso de Velasco, que Ronco contuvo (11’).

La más clara la tuvo Gagliese quien recibió de Servetti y definió con la punta del pie apenas desviado, mientras Ronco lo chocaba en una acción en la que el joven juez Federico Urunde (22 años) obvió cobrar penal del “1”.

El árbitro mostró las tarjetas amarillas que obvió en el primer tiempo (sólo Genre fue amonestado), y Galíndez pudo ser expulsado por una mano, cuando tenía amarilla. Urunde no fue decisivo en el marcador, pero también quedó duda cuando Garetto evitó la caída de su arco al taparle a Fuente (luego lo chocó) en el área, donde Troxler pifió, el “1” se jugó la vida para salvar, y Velasco cerró y selló el pacto en La Casa Blanca.

Edgar Scauso.  Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas